Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática

Mensajes etiquetados Investigación

Los retos de la ingeniería informática a debate tras cuatro décadas de estudios universitarios 

coddii investidura UPM Barbara Liskov
La CODDII reflexiona en torno al papel clave de los estudios de informática en la transformación digital de la sociedad.

Cuatro décadas de estudios universitarios de informática en España consolidan una disciplina en permanente evolución, en el centro de la revolución social, industrial y económica de la actual realidad conectada.

Los decanos y directores de los centros universitarios de ingeniería informática de España se reunieron recientemente para debatir sobre las áreas que deben potenciar en los ámbitos de la formación, la investigación, la innovación y la transferencia de conocimientos. Esta es su declaración:

DECLARACIÓN

La Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática (CODDII), que representa a más de 70 centros universitarios ofertando títulos de grado y máster en Ingeniería Informática, ha celebrado durante los días 8 y 9 de junio su Asamblea General anual, coincidiendo con diversos actos que han culminado un curso en el que se ha conmemorado el 40º aniversario de los estudios universitarios de Informática en España.

Se ha celebrado, por tanto, la consolidación y madurez plena que confieren estas cuatro décadas, en las que la disciplina ha ido adecuándose a las necesidades del sector, a los avances de las tecnologías y a la evolución de la profesión.

Los centros universitarios responsables de organizar la oferta en España en el ámbito de la Ingeniería Informática han tenido que realizar un enorme esfuerzo para mantener los planes de estudio alineados con las exigencias de cada momento; con toda seguridad, en mayor medida que en otros campos, por el dinamismo intrínseco que caracteriza a las Tecnologías de la Información.

Muchos han sido los estudiantes que desde entonces se han formado en las escuelas y facultades que componen nuestra Conferencia. Nos congratulamos de haber contribuido a la formación de los profesionales que han sido, son y serán protagonistas directos de la revolución social, industrial y económica que supone la digitalización de nuestra sociedad.

La historia de los estudios universitarios de Informática, sus orígenes y su evolución, le han conferido a la disciplina unas características únicas que hacen a los profesionales formados en ella especialmente competitivos, a la vez que versátiles, en un entorno cada vez más necesitado de especialistas en dominios  como la ciencia y la ingeniería de datos, la ciberseguridad, la internet de las cosas, la robótica o la inteligencia artificial.

En efecto, los orígenes de los estudios de Informática, asentados en las Ciencias Matemáticas y las Ciencias Físicas, así como su posterior y natural evolución al ámbito de la Ingeniería, hacen a los ingenieros e ingenieras en Informática específicamente preparados para afrontar los retos que hoy se presentan en una sociedad que está sufriendo una transformación digital. Un ejemplo de esta evolución se muestra en la carrera de la Profesora Barbara Liskov que es investida Doctora Honoris Causa por la Universidad Politécnica de Madrid, precisamente coincidiendo con la celebración de estos cuarenta años de estudios universitarios de Informática en España, con el décimo aniversario del premio A.M. Turing de la profesora, considerado el Nobel de la informática, y el cincuenta aniversario de su doctorado pionero en informática (Computer Science).

Lamentablemente, es tal la demanda de ingenieros e ingenieros técnicos en Informática que la industria ha de nutrirse de profesionales sin una preparación específica. Por ello, desde la CODDII consideramos de trascendental importancia potenciar los estudios de Ingeniería Informática, a nivel de grado, pero también a nivel de máster, promoviendo las vocaciones a edades tempranas (preuniversitarias) e incidiendo en la enorme importancia de que las mujeres aumenten sustancialmente su presencia en estas actividades profesionales. Todos estos temas fueron objeto de reflexión durante las sesiones de esta Asamblea General.

Con el compromiso demostrado en estos cuarenta años, los centros que constituyen la CODDII seguirán apostando por la formación, la investigación, la innovación y la transferencia en los temas que hoy, más que nunca, resultan cruciales para seguir avanzando en la transformación digital de nuestra sociedad, gracias a la que, sin duda, será una de las profesiones más importantes e influyentes y que más vocaciones científicas y tecnológicas despertará en los próximos cuarenta años: la Ingeniería Informática.

Incluimos a continuación, otras de las imágenes de la jornada:

Investigación | La UVigo y el CHUO se alían contra los pólipos de colon

El proyecto, desarrollado íntegro en Ourense, busca detectar en tiempo real las lesiones colorrectales.

El Grupo de Investigación SING (Sistemas Informáticos de Nova Xeración) de la Escuela Superior de Ingeniería Informática, coordinado por el catedrático Florentino Fernández, y el Grupo de Investigación en Oncología Digestiva del Hospital Universitario de Ourense (Giodo), coordinado por el doctor Joaquín Cubiella, desarrollan el proyecto Polydeep, un sistema inteligente de detección y clasificación en tiempo real de lesiones colorrectales “mediante deep learning o aprendizaje profundo”, según explicó Daniel González Peña.

Julio García, gerente del EOXI en Ourense, hizo hincapié en como Polydeep “é un proxecto realmente innovador” que, afirmó, “vai supor seguro un impulso importante no ámbito da endoscopia oncolóxica”. Por su parte, el vicerrector del Campus de Ourense, Virxilio Rodríguez, explicó que este proyecto se desarrolla dentro de la línea de trabajo que el Campus de Ourense viene llevando a cabo “en colaboración con entidades da contorna”.

Uno de los aspectos que quiso resaltar Joaquín Cubiella es que “se trata de un proyecto desarrollado íntegramente en Ourense y con personal de este Campus y del servicio de oncología del Hospital de Ourense”.

El proyecto, que cuenta con un presupuesto de 127.171 euros aportados por la convocatoria Retos de la Sociedad del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, tiene por objetivo crear “un sistema inteligente de detección y clasificación en tiempo real de lesiones colorrectales mediante deep learning”, apuntó Cubiella.

Para este cometido “es especialmente importante la aportación de miles de muestras de pólipos benignos o malignos, que ayuden al sistema que elaboraremos a discriminar sobre cuáles hay que actuar por ser potencialmente cancerígenos y cuáles no requieren de esa intervención”, señaló Miguel Reboiro, uno de los miembros del equipo de la Universidad.
La intención es crear una base de datos y clasificación de imágenes de estos pólipos, que servirán para que el prototipo del módulo de diagnóstico asistido por ordenador que crearán sepa determinar la malignidad de cada pólipo.

“Este sistema nos permitirá seleccionar aquellos pólipos de los que nos tenemos que preocupar más”, señala Eloy Sánchez, jefe del Servicio de Digestivo del CHUO.

Con el sistema que pretende desarrollarse en el marco de Polydeep, y que se quiere tener listo para diciembre de 2020,se abrirían escenarios como evitar la extirpación innecesaria de pólipos, costes asociados al diagnóstico histológico y riesgos asociados a la extirpación, se apuntó entre otros en la presentación.

Fte.: La Región

Algoritmos para mejorar la conducción

El grupo NEO de la UMA apuesta por la movilidad inteligente a para reducir atascos y contaminación.
Una de las cosas más tediosas que tienen que soportar cada día millones de conductores en todo el mundo son los atascos. De hecho, es de lo que más se suelen quejar. Por eso, los investigadores del grupo NEO de la Universidad de Málaga se han propuesto optimizar la movilidad vial, para evitar esa pérdida de tiempo, con el consiguiente ahorro de emisiones de contaminantes a la atmósfera.

«Realizamos estudios de movilidad sobre aspectos de la conducción que parecen normales, pero que la gente no tiene en cuenta y que podrían mejorarse. Se trata de análisis científicos para comprobar qué pasa en la ciudad cuando vamos en coche para crear rutas que permitan llegar antes a un destino con el menor consumo posible», explica Enrique Alba Torres, director del grupo NEO y profesor en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la UMA.

Pero, ¿cómo realizan el trabajo de campo estos investigadores de la Universidad de Málaga? «Analizamos multitud de variables al detalle, a través del microanálisis de datos, detectamos un problema y definimos metodológicamente un sistema inteligente para resolverlo», explica Torres. «Integramos el núcleo urbano como concepto dentro del ordenador, en su conjunto, y obtenemos patrones de tráfico a partir de sensores distribuidos por el entorno, además de datos de ruidos, de contaminación e, incluso, de multas, entre otros muchos», explica el investigador.
El grupo de investigación trabaja con coches que tienen cámaras, sensores y wifi para tomar datos Los sistemas bioinspirados toman como base el comportamiento de los animales.

«El objetivo es llevar la eficiencia a la ciudad», asegura el profesor Alba Torres, quien señala que para conseguirlo trasladan el comportamiento de la naturaleza al ordenador. Inteligencia de enjambre, como la que utilizan las hormigas o las aves en sus desplazamientos, para desarrollar algoritmos complejos que hagan la vida más fácil. «Los sistemas de tecnología avanzada bioinspirados con los que trabajamos llegan adonde las técnicas tradicionales no pueden, resolviendo problemas que de otra forma sería imposible», asegura.

Observar la naturaleza
«En el año 1993, empezamos a trabajar en la resolución de problemas complejos basando la dichos cálculos en sistemas naturales, como por ejemplo en la resolución que hacen diferentes animales para encontrar comida o en el movimiento de las aves», explica Enrique Alba. «Los algoritmos se introducen en el ordenador y ofrecen soluciones a problemas. Son técnicas que pasan por encima de las técnicas habituales, que son las usadas por la mayoría de los investigadores todavía», añade.
Las iniciativas del grupo NEO buscan mejorar el tráfico, ahorrar tiempo y sobre todo disminuir emisiones contaminantes a la atmósfera. Quizás ahora parece una utopía, pero en pocos años la movilidad vial estará completamente informatizada y permitirá a los conductores ser más responsables con el medio ambiente.

Fte.: Diario Sur. Crónica Universitaria. Carlos J. Martínez

Inteligencia artificial en el proceso de diagnóstico del cáncer de próstata

Investigadores de la UMU colaboran en este estudio sobre una enfermedad cuyo diagnóstico, hasta ahora, solo se alcanzaba mediante una biopsia
Investigadores del Departamento de Ingeniería y Tecnología de Computadores y de Anatomía Patológica de la Universidad de Murcia (UMU) han iniciado una colaboración para aplicar los avances de la inteligencia artificial (IA) al diagnóstico de posibles casos de cáncer de próstata, uno de los más extendidos en la población masculina, según informaron fuentes de la institución docente en un comunicado.

En el campo de la informática, la inteligencia computacional permanece en auge constante. La aplicación de redes neuronales en los ordenadores, inspiradas en el funcionamiento del cerebro, están siendo aplicadas para ser capaces de reconocer y aprender determinados patrones. Grandes empresas como Google las integran en sus servicios para el reconocimiento de voz, la traducción de voz, el reconocimiento de texto y, desde sus inicios, han sido aplicadas a la identificación de imágenes.

Su campo de actuación ha seguido ampliándose en los últimos años, extendiéndose al mundo de la salud, donde se estudia su implantación como herramienta de diagnóstico por imagen. Ante este hecho, los profesores de la UMU, José Manuel García Carrasco y Enrique Poblet, han encontrado un hueco para aplicar sus estudios a la ciudadanía, a través del Hospital General Universitario Reina Sofía.

Hasta este momento, tal y como recalca el doctor Enrique Poblet, el diagnóstico actual en Medicina se ha basado en la observación de imágenes analógicas a través de microscopio. Así, los expertos analizan a base de técnicas microscópicas si en el paciente sufre cáncer. Hasta ahora, la única forma de llegar a un diagnóstico certero era a través de la biopsia, es decir, del análisis de un pequeño fragmento de tejido dañado.

“Las muestras las analizamos por métodos visuales estándares, con los parámetros que podemos emplear para reconocer personas o distinguir una cara de otra. Al aplicar el nuevo sistema queremos ganar precisión, tiempo y efectividad mediante métodos más cuantitativos, porque cualitativamente nos podemos equivocar, podemos creer que dos personas son idénticas, pero si incorporamos métodos técnicos, y aquí entra la informática, el reconocimiento será más rápido y mejor”, confirma el patólogo.

Para comenzar esta investigación se analizarán aproximadamente 500 biopsias, que tal y como confirma Poblet, “hoy por hoy son la única forma de estar seguros que una persona tiene la enfermedad”. A partir de las digitalización de estas imágenes analógicas el reto está en procesarlas mediante esta técnica novedosa. Una vez digitalizadas, entra en juego el papel de García Carrasco.

Es el momento de que el ordenador a través de una red neuronal artificial sea capaz de aprender a detectar los tumores, es decir, mediante técnicas de deep learning o ‘aprendizaje profundo’ sea capaz de reconocer las características significativas que determinan la enfermedad.

A través de esta técnica, relacionada con la inteligencia artificial, no se le proporcionará al ordenador qué particularidades se distinguen, sino que “a base de introducir un gran número de muestras”, la propia máquina alcanza un proceso de abstracción, al igual que los humanos, para determinar el diagnóstico de la enfermedad.

“Dejamos que lo aprenda por sí mismo. El ordenador no está cansado, no le duele la cabeza y es mucho más rápido. Es cierto que el proceso de aprendizaje es mucho más lento, puede tardar a veces una semana o quince días, pero podemos llegar a obtener una precisión de un 90 o un 95%” resalta José Manuel García. Actualmente en el campo médico se han alcanzado resultados por encima del 80%, y en otro tipos de imágenes no médicas se ha superado la capacidad de los humanos, con un ratio del 95%.

“Es necesario tener primero un diagnóstico correcto y exacto, de esa forma los tratamientos siempre son más efectivos. Es decir, aumentar la precisión en el diagnóstico es fundamental. A partir de esta innovación se podrá incluso buscar tratamientos personalizados, adaptados a cada persona según el tamaño o tipo de tumor. En nuestro caso concreto, a través de esta colaboración inicial, estamos analizando el cáncer de próstata, con la idea de mejorar nuestra capacidad diagnóstica” explica Poblet.

El primer objetivo de esta simbiosis es la creación de un grupo de investigación interesado en el diagnóstico de la imagen, unido en el esfuerzo para seguir avanzando en este camino. Por ahora, el trabajo, que se ha iniciado este último año, ha comenzado con la colaboración a través de los alumnos de ambas facultades que van a realizar sus Trabajos de Fin de Grado (TFG) mediante esta colaboración. Durante los próximos meses obtendrá los primeros resultados que ya se encuentran puliendo y depurando.

Fte.: La opinión de Murcia