Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática

Acelerando la ciencia a 314.000 billones de operaciones por segundo

El Barcelona Supercomputing Center, consolidado como una referencia internacional en supercomputación, se prepara para recibir su nuevo ordenador, MareNostrum 5. Multiplica por 22 la potencia máxima de cálculo de MareNostrum 4.

“A la calle de Roger de Llúria número tal, por favor”. El taxista, de origen paquistaní, le dice la dirección a su teléfono y el teléfono lo manda a una calle de Estados Unidos. Repite la dirección. Lo manda a Asia. Lo intenta el cliente, de origen gallego, y el aparato los dirige a Roger de Llúria número tal.

Al día siguiente la anécdota sirve de ejemplo de uno de los retos que debe afrontar un sistema de inteligencia artificial ideado para que las personas hablen con las máquinas: “Tiene que ser lo suficientemente robusto para entender al hablante no nativo”, afirma Marta Villegas, en una sala del Barcelona Supercomputing Center (BSC) – Centro Nacional de Supercomputación. Es colíder de la Unidad de Minería de Texto, que se dedica a la tecnología del lenguaje.

El año pasado pusieron en marcha el proyecto MarIA, el primer modelo masivo de inteligencia artificial de la lengua española de acceso abierto, alimentado con una base de datos —provista por la Biblioteca Nacional— con 135.000 millones de palabras. “Nuestro cometido es obtener datos suficientes y entrenar modelos que sirvan como infraestructura base para que la industria cree aplicaciones”, explica. MarIA está a disposición de científicos y empresas que quieran servicios de lenguaje en español y reducir la brecha de recursos con respecto al inglés.

“Ahora mismo puedes decirle a un teléfono: ‘Quiero una mesa para cinco junto a la ventana; y uno es vegano’ en inglés, pero no en español”, ilustra. Para que un día una empresa pueda plantearse hacer una aplicación que permita dar esta orden en español es necesario que exista un lugar como el BSC, un consorcio público creado entre el Gobierno de España, la Generalitat y la Universitat Politècnica de Catalunya, con investigadores de élite y un superordenador llamado MareNostrum 4.

Para crear y entrenar a MarIA se ha requerido de una potencia de cálculo de 9,7 trillones de operaciones por segundo. MareNostrum 4 tiene una potencia máxima de 13.900 billones de operaciones por segundo. Pero el desarrollo científico-técnico exige cada vez más capacidad de cómputo y en 2023 el BSC estrenará el MareNostrum 5, que llegará a 314.000 billones de operaciones por segundo.

Otro salto de gigante del centro líder de la supercomputación en España, consolidado como una referencia internacional en el revolucionario terreno donde se funden el análisis de grandes cantidades de datos (big data) y la inteligencia artificial.

Noticia completa: https://elpais.com/eps/2022-06-25/acelerando-la-ciencia-a-314000-billones-de-operaciones-por-segundo.html

Suscríbete a nuestro boletín semanal