Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática

Escrito por M_admin

JENUI 2020 se celebran esta semana en formato virtual

La XXVI edición de las Jornadas de Enseñanza Universitaria de la Informática (JENUI 2020) se celebrarán en formato virtual el 8 y 9 de julio, organizadas por la Escola Tècnica Superior d’Enginyeria de la Universitat de València (ETSE-UV).

El objetivo de las XXVI Jornadas sobre la Enseñanza Universitaria de la Informática (JENUI 2020), promovidas por la Asociación de Enseñantes Universitarios de la Informática (AENUI) y organizadas por la ETSE-UV, es promover el contacto, el intercambio y la discusión de conocimientos y experiencias entre profesores universitarios de Informática y grupos de investigación; debatir sobre el contenido de los programas y los métodos pedagógicos empleados; así como materializar un foro de debate en el que presentar temas y enfoques innovadores orientados a mejorar la docencia de la Informática en las universidades. La Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática, CODDII, colabora en la promoción de las JENUI y habitualmente programa una reunión de la Directiva en el marco de las Jornadas. En esta ocasión la reunión también se realizará en remoto, el próximo jueves 9 de julio a las 13h coincidiendo con las jornadas, sin solapar su programación.

Programa

Programa virtual

Actividades asíncronas:

Los vídeos con las presentaciones de los trabajos aceptados estan disponibles  desde el 1 de julio de 2020 organizados en sesiones temáticas.

JENUI 2020

Fallados los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España (SCIE) – Fundación BBVA 2020

El jurado de los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España (SCIE) – Fundación BBVA 2020, reunido por videoconferencia el día 26 de mayo de 2020, ha decidido conceder los galardones a:

Premios Nacionales de Informática

Senén Barro Ameneiro, catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial en la Universidad de Santiago de Compostela y director científico de CiTIUS (Centro Singular de Investigación en Tecnologías Inteligentes de la Universidad de Santiago de Compostela), ha obtenido el Premio José García Santesmases por sus aportaciones de gran calidad en la investigación en inteligencia artificial, así como en la transferencia del conocimiento, áreas en las que no sólo posee un brillante currículum investigador, sino que también ha sido fundador de un grupo de investigación de referencia y de startups tecnológicas. Sus contribuciones a la promoción del emprendimiento innovador y a la divulgación científica son reconocidas internacionalmente. Ha sido también un promotor muy activo de los estudios de la Informática desde los diferentes cargos relevantes que ha ostentado.

Ignacio Martín Llorente, catedrático de Arquitectura y Tecnología de Ordenadores en la Universidad Complutense de Madridha obtenido el Premio Aritmel por sus contribuciones científicas y de estandarización en las áreas de grid y cloud computing, por el impacto de los proyectos de código abierto GridWay y OpenNebula, por su transferencia tecnológica a la empresa, por sus actividades de colaboración en proyectos europeos y por su proyección internacional.

TORUSWARE (Torus Software Solutions, S. L), ha obtenido el Premio Ramón Llull por su actividad en el ámbito de la computación de altas prestaciones y su aplicación al procesamiento de grandes volúmenes de datos, su dinamismo y apuesta por el I+D+i, y por su impacto nacional e internacional.

El Premio Ángeles Ruiz Robles ha quedado desierto.

Investigadores Jóvenes Informáticos

Silvina Caíno-Lores, investigadora postdoctoral asociada en el departamento de Ingeniería Eléctrica e Informática de la Universidad de Tennessee-Knoxville (Estados Unidos), por sus contribuciones en el campo de la convergencia entre análisis de grandes volúmenes de datos y computación de altas prestaciones, y por el impacto de sus trabajos en la comunidad científica internacional.

Antonio Manuel Durán Rosal, profesor adjunto en el departamento de Métodos Cuantitativos de la Universidad Loyola en Córdoba, por sus aportaciones significativas en el campo de machine learning y metaheurísticas aplicadas a datos temporales desde el inicio de su trayectoria, reconocida a través de algunos premios tanto a nivel de grado como de máster.

Adrián Pérez DiéguezDigital Marketing Data Head en Zara.com (Inditex), por sus aportaciones a la computación de altas prestaciones (HPC) que permiten procesar grandes volúmenes de datos (Big Data) mediante la adaptación de algoritmos para su ejecución en arquitecturas heterogéneas.

Jordi Pons PuigSenior Research Scientist en Dolby Laboratories, por sus aportaciones significativas dentro de la disciplina conocida como music information retrieval, con énfasis especial en la utilización de arquitecturas de aprendizaje profundo en el etiquetado de señales de sonido y música, que han obtenido un gran número de citas.

Mikel Sesma Sara, profesor ayudante doctor de Ciencia de la Computación e Ingeniería Artificial en la Universidad Pública de Navarra, por sus contribuciones en la teoría de las funciones de agregación, herramientas fundamentales para tareas de fusión de información, con importantes aplicaciones prácticas en detección de bordes, en el campo de la visión por computador, y los sistemas de reglas para la clasificación automática.

Daniel Valcarce SilvaSoftware Engineer en Google, por sus aportaciones en el campo de la recuperación de información y los sistemas de recomendación, que se reflejan en sus publicaciones de primer nivel, y que le han llevado a formar parte de un equipo internacional que trabaja en la mejora de asistentes personales utilizando técnicas de lenguaje natural y aprendizaje automático.

Jurado

El jurado ha estado presidido por Antonio Bahamonde, catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial en la Universidad de Oviedo, y presidente de la SCIE; e integrado por Amparo Alonso Betanzos, catedrática de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial en la Universidade da Coruña, y presidenta de la Asociación Española para la Inteligencia Artificial (AEPIA); Rosa María Badía, líder del grupo Workflows and Distributed Computing del Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación; Inmaculada García Fernández, catedrática de Arquitectura y Tecnología de Computadores en la Universidad de Málaga y presidenta de la Sociedad de Arquitectura y Tecnología de Computadores (SARTECO); Manuel Hermenegildo, director científico del IMDEA Software Institute; Juan Hernández, catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos en la Universidad de Extremadura; Mario Piattini, catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos en la Universidad de Castilla La Mancha; Francisco Quiles, catedrático de Arquitectura y Tecnología de Computadores de la Universidad de Castilla-La Mancha; y Alicia Troncoso, catedrática de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad Pablo de Olavide.

Fte.: FBBVA

 

ETSINF UPV lleva a cabo dos sesiones sobre ciberseguridad e inteligencia artificial en tiempos del coronavirus

Los especialistas Ángel Gómez de Ágreda, Alberto Rodríguez Romero, Lourdes Herrero, Vicent Botti, María de la Iglesia Vayá y Jon Ander Gómez analizan el estado de la cuestión y responden consultas en dos sesiones digitales abiertas al público.

festinFor nace en l’Escola Tècnica Superior ‘Enginyeria Informàtica (ETSINF) de la UPV en Valencia, con dos mesas de debate centradas en la seguridad de los datos y el uso de la inteligencia artificial a partir de la COVID19.  

Ada Byron, precursora de la programación, concibió el potencial de la computación y en su idea original no lo limitó al cálculo, para ella las máquinas podrían entender símbolos y se usarían también para crear música o arte.

El  festinFor nace con esa mirada abierta en torno a la ingeniería informática y sus posibilidades. Un festival polifacético como los ámbitos en los que la ingeniería informática desempeña su papel, como nexo de unión de las inquietudes de quienes la estudian y de la sociedad. La situación excepcional actual ha reconvertido el proyecto original y ha arrancado en mayo con dos sesiones en formato digital y en abierto, a través de plataformas digitales.

La iniciativa parte de un comité formado por alumnado y equipo directivo de la ETSINF de la Universitat Politècnica de València que celebró el pasado 8 de mayo el día del centro en honor a Ada Byron.

La primera sesión se celebró el miércoles, 6 de mayo y contó con la participación del analista geopolítico del Ministerio de defensa, Ángel Gómez de Agreda, la directora de CSIRT-CV, Lourdes Herrero y el experto en ciberseguridad Alberto Rodríguez Romero junto al profesor Manuel Esteve, moderador de esta sesión. Durante esta mesa redonda, se analizó el tratamiento de datos de carácter personal desde el punto de vista de la ciberseguridad, con especial énfasis en cómo estos datos se han utilizado en las diferentes regiones del mundo a partir de la crisis sanitaria de la COVID-19.

La segunda sesión se ha celebrado hoy, 8 de mayo, centrada en inteligencia artificial, sus áreas de trabajo, sus retos, y su papel estratégico como incipiente motor científico y económico en España y en la Comunitat Valenciana. También su uso como herramienta de adaptación y anticipación de crisis sanitarias, como la que nos afecta. Para ello ha intervenido el director del Instituto Valenciano de Investigación en Inteligencia Artificial (VRAIN), Vicent Botti, la Directora de la Unidad Mixta de Imagen Biomédica FISABIO-CIPF, María de la Iglesia Vayá y el experto en modelos predictivos y análisis de datos, el profesor Jon Ander Gómez,  moderados por Antoni Mestre, Vicepresidente ACM Chapter UPV y Rafa Sánchez, director de contenidos del festinFor.

SOBRE LOS PARTICIPANTES

CIBERSEGURIDAD

Ángel Gómez de Ágreda es coronel del Ejército del Aire, ha sido jefe de cooperación del Mando Conjunto de Ciberdefensa y representante español en el Centro de Excelencia de Cooperación en Ciberseguridad de la OTAN. En 2019 publicó “Mundo Orwell: Manual de supervivencia para un mundo hiperconectado”. Actualmente es el jefe del Área de Análisis Geopolítico de la División de Coordinación y Estudios de Seguridad y Defensa de la Secretaría General de Política de Defensa (SEGENPOL).

Alberto Rodríguez Romero es granadino, valenciano de adopción, ITIL Expert, Consultant Manager de ISO/IEC 20000, Certificado en Gestión de Proyectos con PRINCE2 y certificado en COBIT5. Ha trabajado en proyectos con la administración pública como desarrollador y analista de procesos de IT, con operadores de comunicaciones a nivel nacional y en diversos proyectos de concienciación en ciberseguridad. Es miembro de la organización de RootedCON. Voluntario en emergencias.

Lourdes Herrero es Ingeniera Superior en Informática por la Universidad Politécnica de Valencia y actualmente Directora de CSIRT-CV.

Funcionaria de carrera desde hace más de 30 años, la mayor parte de su actividad profesional se ha desarrollado en la Generalitat Valenciana, donde ha ejercido distintas responsabilidades, y ha dirigido diversos proyectos de implantación de las TIC en la Administración. En su puesto actual, como Directora del CSIRT-CV, dirige y coordina la estrategia y las actividades de dicho Centro, desde su creación en el año 2007.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

María De la Iglesia Vayá es investigadora de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana. Su trabajo se centra en el análisis de imágenes médicas. Es Directora de la unidad mixta de imagen biomédica entre FISABIO y el Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF).

Vicent Botti Navarro es catedrático del Departamento de Sistemas Informáticos y Computación y director del Instituto Valenciano de Investigación en Inteligencia Artificial (VRAIN) de la UPV. Forma parte del grupo de expertos que seleccionó la Generalitat Valenciana para la elaboración de la Estrategia de Inteligencia Artificial. Premio nacional de informática 2018 por su dilatada y brillante trayectoria en inteligencia artificial.

Jon Ander Gómez Adrián es profesor de Programación, director del Máster en Big Data Analytics UPV, Investigador del centro Pattern Recognition and Human Language Technology (PHRLT) y cofundador de la Spin off Solver Machine Learning, empresa de base tecnológica especializada en el desarrollo de modelos descriptivos y predictivos aplicados al análisis de datos.

SOBRE LOS MODERADORES

CIBERSEGURIDAD

Manuel Esteve Domingo es Dr. Ingeniero de Telecomunicación, Ingeniero Informático. Catedrático de Universidad de Ingeniería Telemática en la Escuela de Ingenieros de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV). Director del Máster de Ciberseguridad de la ETSINF y autor de más de 250 publicaciones en los campos de la Defensa y la gestión de emergencias y de la ciberseguridad y la ciberdefensa.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Rafa Sánchez Romero es graduado en Ingeniería Informática por la Universitat Politècnica de València. Ha colaborado en tareas de reconocimiento de imagen médica en el Banco de Imágenes Médicas de la Comunitat Valenciana y, actualmente colabora como investigador externo en el centro de investigación PRHLT. Premio del Consejo Social UPV al mejor estudiante de la ETSINF en el año 2020.

Antoni Mestre Gascón es alumno de tercer curso del grado en Ingeniería Informática en la Universitat Politècnica de València. Actualmente disfruta de una beca de colaboración a la investigación en el centro de investigación de Métodos de Producción del Software. Además, es Vicepresidente de ACM UPV Chapter

Fuente: ETSINF UPV

Concluye la Olimpiada informática de España 2020 y ya tenemos ganadores

Javier Nistal, Víctor Conchello, Blanca Huergo y Oscar Balcells consiguen el oro en la Olimpiada informática de España 2020.

El pasado sábado 18 de abril tuvo lugar la última de las pruebas de la Olimpiada Informática Española 2020, un concurso de programación algorítmica para alumnos y alumnas de educación secundaria (ESO, bachillerato o grado medio) que se viene celebrando anualmente desde 1997, en la que CODDII ha participado este año como  coorganizadora.

El cuadro recoge los estudiantes galardonados, tanto finalistas como medallistas:

Como premio principal los ganadores son invitados a participar en la Olimpiada Informática Internacional.

Podéis acceder a información actualizada de la Olimpiada Internacional aquí: https://www.olimpiada-informatica.org/

En línea con esta iniciativa, el periodista Manuel Noval ha publicado en La Nueva España una entrevista a  Blanca Huergo, la ovetense que se impuso en en la Olimpiada Informática que se disputó online por el estado de alarma.

La ovetense de 17 años Blanca Huergo consiguió el sábado la medalla de oro en la olimpiada informática nacional, marcada marcada por las restricciones impuestas a causa del COVID-19. La joven se impuso a sus rivales desde casa. En un principio, la sede de la prueba iba a ser Barcelona, pero el estado de alarma obligó a realizarla online, cada uno desde su domicilio. Ella era la única mujer de las veinte personas que disputaron entre el viernes y ayer la fase final.

Huergo fue la ganadora el año pasado de la olimpiada asturiana, una prueba que este año se canceló como consecuencia del COVID-19. A la final de 2020 llegó gracias a una prueba clasificatoria online.

La final consistía en resolver varios problemas algorítmicos desarrollando un programa para ello, teniendo en cuenta diversos factores como el tiempo que tarda en funcionar o la memoria que usa.

Para resolverlos hacía falta no solo capacidad y conocimientos, sino también intuición. Blanca Huergo ha estado durante el año haciendo problemas prácticos y leyendo mucho por su cuenta. «Al requerir intuición los problemas, si no practicas mucho es difícil que se te ocurran ideas en el momento», asegura Huergo. Fueron cuatro horas y media de intensa actividad cada uno de los días que para ella fueron muy fructíferas, pero también «bastante estresantes, porque realmente son pocos problemas y dependes mucho de que en el momento se te ocurra la idea ganadora, y darte cuenta de qué es lo que te están pidiendo; el problema, por decirlo de algún modo, te cuenta una historia y tú tienes que darte cuenta de qué algoritmo es el que realmente resuelve la situación».

Por eso ayuda haber leído antes mucho y haber hecho muchos problemas. «Al final, cuantos más problemas hagas más fácil es que se te ocurran ideas, y leer sobre algoritmos y ver problemas de otros años ayuda siempre», señala.

Blanca Huergo descubrió muy pronto su vocación por las matemáticas y la computación. «De pequeña me gustaban mucho las matemáticas, y con 11 o 12 años empecé a hacer cursos online, y fue cuando empecé a ver su aplicación en el terreno de la programación», explica.

Su formación y su facilidad son tales que la adelantaron un curso y está acabando segundo de Bachillerato con un año menos del que le correspondería. Se graduará este año, y ya ha sido admitida para cursar, a partir de octubre, un doble grado de Matemáticas y Ciencias de la Computación en la prestigiosa Universidad de Oxford, en Inglaterra, a la que es muy difícil acceder. Además de tener notas muy altas, para entrar en Oxford es necesario superar un examen de acceso de matemáticas y, a continuación, varias entrevistas que son exámenes orales. La ratio de admitidos es muy baja, incluso para los aspirantes que superan el corte del examen y pasan a las entrevistas.

Tiene ya muchas ganas de ir a la ciudad inglesa y empezar la carrera. Hizo las entrevistas en diciembre de 2019, y allí estuvo varios días con estudiantes y profesores. Vio que es un lugar donde hay un buen ambiente de estudio y de trabajo.

Su campo favorito es la inteligencia artificial, a la que le ha dedicado mucho tiempo. Ha hecho ya bastantes cursos de esta disciplina. Además, el verano pasado trabajó como científica de datos. «Es el campo que realmente me gusta», asegura.

Es algo que le viene de muy atrás, y que tiene claro que será a lo que se dedique: «Todo lo que está relacionado con las matemáticas siempre me ha gustado mucho, procuraba dedicarle tiempo al llegar a casa o en el colegio cuando tenía ratos libres. Y estos últimos años, sobre todo, en cosas relacionadas con programación o algoritmia», dice.

El primer puesto en la olimpiada en España le permitirá viajar, junto con los tres participantes que se clasificaron tras ella, a la fase final mundial, que se disputará en Singapur. Esta olimpiada internacional estará condicionada, también, por el COVID-19. Por el momento, lo único que se sabe es que será a partir del mes de septiembre.

Blanca Huergo espera que esta medalla de oro le abra puertas, que le sirva para conocer a gente y empresas. «Es una oportunidad para darte a conocer, porque si no, estás simplemente haciendo cursos en casa pero nadie sabe lo que haces ni sabes qué hace otra gente para poder compararte y mejorar, que eso siempre sirve; es una buena forma de ver que tu dedicación ha servido para algo», concluye.

Fuente: La Nueva España y elaboración propia

Recomendación de Informátics Europe sobre el uso de tecnología para la mitigación de la infección por COVID-19

En vista de los desarrollos actuales con respecto al uso de la tecnología de seguimiento y vigilancia para el control de la propagación de la infección por COVID-19, Informatics Europe ha publicado una Declaración con recomendaciones, con el objetivo de que sea distribuida entre Universidades y Departamentos vinculados con la Ingeniería Informática, así como entre la comunidad científica.

Puedes acceder aquí a la Declaración original: https://www.informatics-europe.org/news/541-policy-recommendation-covid19.html 

Tal y como incluye esta Declaración:

El Consejo de Administración de Informatics Europe ha emitido las siguientes recomendaciones  respecto al uso de la tecnología de seguimiento en los esfuerzos para controlar la propagación de la infección por COVID-19.

“La actual pandemia de COVID-19 ha obligado a muchos países a tomar medidas drásticas para prevenir y controlar la transmisión del virus de individuo a individuo. Estas medidas van desde detener todas las actividades que implican interacción directa de persona a persona y el «distanciamiento social», hasta rastrear los movimientos de las personas para mantener bajo control las posibles infecciones.

En este contexto, las tecnologías de la información desempeñan un papel facilitador en varias áreas. Como ejemplo, las herramientas para apoyar el trabajo inteligente desde el hogar y la educación a distancia son facilitadores importantes para que sea posible una larga cuarentena en muchos países. De hecho, el trabajo inteligente solo es posible gracias a las tecnologías y, si bien no es aplicable en todos los sectores, aún así garantiza la continuidad del trabajo para una fracción significativa de la población, garantizando así al menos la estabilidad de algunas áreas de negocio.

Además, por primera vez en la historia, en Europa, las escuelas de todos los grados utilizan de manera intensiva sistemas de teleconferencia y herramientas para compartir contenido para permitir que maestros y estudiantes se comuniquen entre ellos y continúen la experiencia de aprendizaje. Por supuesto, la situación no siempre es fácil con algunos estudiantes que no pueden acceder a contenidos digitales y teleconferencias, pero sin estos sistemas, que muestran una robustez y confiabilidad significativas, varias generaciones de alumnos  habrían agotado el activo más importante en su vida, la educación.

En general, la sociedad depende en gran medida de las tecnologías de la información y la sociedad no podría sobrevivir a este período sin ella. Finalmente, la tecnología también apoya la investigación en el análisis del ARN del virus y  la identificación de los medicamentos que podrían ser adecuados en la lucha contra este enemigo invisible.

Sin embargo, hay un área particular en la que el uso de tecnologías debe aplicarse con la máxima precaución. Esa es el área de seguimiento individual. Por un lado, la posibilidad de seguimiento individual es técnicamente viable y podría, en principio, adoptarse tanto para limitar la posibilidad de situaciones contagiosas como para garantizar la seguridad de una parte significativa de la población. Por otro lado, el seguimiento de la población en general, incluso solo un subconjunto de la misma, puede verse como una violación significativa de la privacidad personal que, especialmente en Europa, la mayoría de las personas ve como un derecho básico. Por lo tanto, necesitamos analizar cuidadosamente el dilema entre las necesidades y los intereses de toda la sociedad en esta contingencia específica y la necesidad de garantizar la libertad y los derechos de privacidad de cada individuo.

Como europeos y personas competentes en tecnologías de la información, creemos que es posible garantizar la privacidad de los datos de las personas y al mismo tiempo habilitar algunas formas útiles de seguimiento individual. Tanto el Convenio Europeo de Derechos Humanos como el GDPR deberían ser los cimientos y la fuerza impulsora de cualquier acción en esta ámbito. El primero, de hecho, solicita que cualquier infracción de los derechos debe ser «temporal, limitada y supervisada», mientras que el segundo autoriza excepciones en el procesamiento de datos personales solo si constituyen «medidas necesarias, apropiadas y proporcionadas».

Nos preocupa sinceramente que las medidas extraordinarias tomadas para gestionar una crisis sin precedentes puedan convertirse en una herramienta permanente para que los gobiernos limiten las libertades civiles y la libertad digital. El éxito real de cualquier sistema de rastreo de ubicación depende más de las políticas de salud pública y las medidas operativas que de la solución técnica en sí. Por lo tanto, es de suma importancia asegurarse de tener todos los componentes necesarios en su lugar antes de adoptar una solución que de lo contrario podría resultar ineficaz. Por lo tanto, nuestra recomendación para los encargados de formular políticas y los expertos técnicos es que, en caso de que el seguimiento individual resulte esencial por razones de contención y monitoreo, dicho seguimiento debe realizarse teniendo en cuenta los siguientes principios:

  • Rastree a las personas con su consentimiento y bajo su control directo, permitiéndoles  activar y desactivar el seguimiento de forma libre y fácil incluso durante el mismo día. Para lograr este objetivo, recomendamos a los expertos técnicos que desarrollen software que no solo esté preparado para GDPR, sino que también sea reconfigurable dinámicamente por los usuarios finales dentro de los límites definidos por la jurisdicción actual.
  • Rastree solo datos agregados que no puedan rastrear a individuos particulares si no han dado su consentimiento explícito.
  • Mantenga el proceso de seguimiento de manera transparente y abierta al escrutinio de la opinión pública desde el comienzo de su uso y confíe en la evaluación de asesores científicos independientes para evaluar el impacto de las medidas de seguridad tomadas.
  • Haga que cualquier software y hardware utilizado esté abierto al examen de la sociedad civil.
  • Especifique el límite de tiempo para el seguimiento sin permitir ninguna extensión en ausencia de una evaluación independiente de las motivaciones.

Al adherirse a estos principios, las necesidades legítimas de la sociedad en medio de la crisis COVID-19 estarán equilibradas con las necesidades y los derechos de los ciudadanos afectados por la crisis «.

Entrevista a Juan Luis Pavón «Canadá nos ha pedido un modelo de IA para gestionar los recursos contra el coronavirus»

Entrevista de Juan Luis Pavón en El Correo de Andalucía a José Luis Salmerón Silvera. Catedrático de Data Science de la Universidad Pablo de Olavide.

Por sus logros en inteligencia artificial aplicada a la salud ha sido elegido para formar parte de un grupo internacional de expertos que elabore un modelo con el fin de afrontar mejor la gestión de los recursos en la lucha contra el coronavirus durante los próximos años.

El teletrabajo forma parte desde hace muchos años de la vida cotidiana de José Luis Salmerón, por la dimensión nacional e internacional de sus investigaciones en inteligencia artificial aplicada. En relación, por ejemplo, con universidades de Estados Unidos, Canadá, Chile o República Checa, bancos como el BBVA o empresas como Tessella, que desde hace escasas fechas cuenta con él como Asesor Principal de su World Class Center Analytics desde España. El Instituto Canadiense de Investigación en Salud, organismo del Ministerio de Sanidad de Canadá, lo ha seleccionado para formar parte de un grupo de expertos que trabaje en aportar un modelo de sistema de inteligencia artificial como soporte a afrontar mejor la gestión de los recursos en la lucha contra el coronavirus. “Ahora estamos en una fase preliminar pidiendo muchos datos a la Organización Mundial de la Salud y a otros organismos y entidades, y recopilándolos, siendo conscientes de que es una situación cambiante. Si conseguimos mucha información de calidad, podremos ampliar ese objetivo”, nos comenta durante la videoentrevista a través de ordenador.

José Luis Salmerón nació en Huelva hace 52 años y reside desde el año 2000 en Sevilla, en el barrio de Los Remedios, desde que empezó a trabajar en la Universidad Pablo de Olavide, primero profesor y después catedrático en el área de Sistemas de Información e Informática de Gestión. Es vicepresidente de la Asociación Internacional de Sistemas Grises y Análisis Incierto.

¿Cuándo le ofrecieron participar en esa investigación aplicada a la crisis del coronavirus?

Me llamaron hace mes y medio desde el Canadian Health Research Institute, por entonces el coronavirus empezaba a extenderse fuera de China. Han elegido a investigadores de Canadá, de Estados Unidos y de otros países. Creo que soy el único español. Estaba previsto que trabajáramos juntos en Ginebra (Suiza) durante el mes de junio, allí está la sede principal de la Organización Mundial de la Salud. Pero, viendo la creciente restricción del tráfico aéreo entre Norteamérica y Europa, creo que lo haremos por videoconferencia conjunta.

¿Por qué le han elegido?

He colaborado bastante con investigadores de Canadá en proyectos de inteligencia artificial aplicada a la medicina. Unos de inteligencia artificial explicativa, otros para medicina de urgencias, etc. Por ejemplo, la aplicación de inteligencia artificial en la evaluación de diagnósticos de patologías como la artritis reumatoide, para que los sistemas informáticos agilicen y hagan más eficiente la atención primaria. El mundo de la inteligencia artificial en el campo de la medicina es prácticamente infinito, porque cada enfermedad, también el coronavirus, tiene muchas fases, de contagio, de tratamiento,… y cada una de las fases tiene sus problemas. Y cada problema es susceptible de una solución o varias con inteligencia artificial. Sobre todo han contado conmigo desde la McGill University, de Montreal, y desde la Laval University, de Quebec. Otro ejemplo: Con una doctoranda de la Olavide, Irina Arévalo, hemos terminado un trabajo, que está a la espera de publicarse en una revista científica, sobre cómo generar un modelo de inteligencia artificial más eficiente para el diagnóstico en cáncer. Se ha hecho usando bases de datos de diversos hospitales, pero sin disponer ni difundir la identidad de los pacientes.

¿Echa en falta en España lo que ha hecho Corea del Sur para que toda su población afronte la prevención del coronavirus teniendo aplicaciones en sus teléfonos móviles?

He visto algo al respecto y es muy interesante lo que han logrado. La información es poder. Cuando el ciudadano tiene información buena sobre lo que realmente ocurre a su alrededor, puede actuar en consecuencia. En España, y no quiero señalar a nadie en concreto, hay poderes públicos que no confían demasiado en el ciudadano. Consideran que hay que protegerlo de la información. Y yo creo que cuanto más sepamos, más racionalmente y más coherentemente podemos funcionar individual y colectivamente.

¿El impacto de la catastrófica crisis sanitaria y económica del coronavirus va a cambiar las prioridades en España y por fin lo serán la ciencia y la innovación?

¡Ojalá!. Que seamos una sociedad y un país organizado para ser fuertes en los factores más estratégicos. La crisis del coronavirus también va a evidenciar la debilidad de nuestra economía al basarse en industrias como el turismo. Y España tiene mucho que dar al mundo en investigación y ciencia, porque hay muchísimos profesionales muy buenos. Cuanto más contacto tengo con empresas, más lo voy viendo. Hay españoles buenísimos a los que numerosas veces no se les valora. Grandes profesionales a los que se podría aprovechar. En España tenemos gente brillante, de genialidad, a la que no se cuida, mientras que en otros países tienen mucha gente muy bien organizada y basan sus logros en su capacidad organizativa.

Un ejemplo que le gustaría ver materializado en España.

Alemania es una gran potencia porque tiene entidades como el Instituto Fraunhofer que solo se dedica a investigación aplicada, no a formación, y cuenta con tales medios que puede dedicar mil investigadores a una sola temática.

¿Cuáles son sus orígenes personales?

Mis raíces están en Huelva. Mi padre ya está jubilado, era un empleado de la Empresa Nacional de Celulosas (ENCE) y, gracias a su gran capacidad de trabajo y aprendizaje, aunque no tenía una carrera superior llegó a ser el encargado del mantenimiento mecánico de toda la fábrica de Huelva. Mi madre siempre ha ejercido de ama de casa, se encargaba de mi hermano y de mí, yo soy el mayor de los dos. Estudié en el Colegio Funcadia, de los jesuitas. Algunos de mis amigos fueron compañeros de clase allí desde los cinco años de edad.

¿Qué le encaminó hacia la informática?

Tengo dos carreras y dos doctorados porque inicialmente elegí hacer Económicas, pensaba que era lo mejor a nivel profesional. Y en quinto curso estaba la asignatura de Informática de Gestión. Ahí descubrí el mundo de la informática y me apasionó. Con los ahorros de mis primeros trabajos temporales me compré un ordenador y empecé a participar en proyectos de investigación. Y al acabar Económicas decidí matricularme en la carrera de Ingeniería Informática. Saqué muchas mejores notas en la segunda que en la primera, lo viví con más espíritu vocacional.

¿Cuál fue su primera experiencia laboral?

En Caja Huelva, haciendo una sustitución de verano como cajero en una de sus sucursales bancarias. Tiempo después trabajé como gerente en el Colegio de Economistas en Huelva. Hasta que me centré en plantearme retos mayores en mi desarrollo profesional, dejé ese empleo para dedicarme a fondo al segundo doctorado y aspirar a una plaza de profesor universitario. La primera a tiempo parcial la conseguí en Sevilla. Recuerdo el sueldo, 45.000 pesetas al mes. Después estuve tres años en la Universidad de Huelva y en el año 2000 pude promocionar a una plaza mejor en la Universidad Pablo de Olavide, donde sigo trabajando como catedrático a tiempo completo, además de mis colaboraciones con empresas a través de convenios de transferencia tecnológica que se articulan con mi universidad.

¿Y su primera actividad internacional?

En la Texas Tech University, en la ciudad tejana de Lubbock. Nunca podré olvidar que el 11 de septiembre de 2001, a las tres de la tarde, estaba tramitando mi visado en Madrid, dentro de la Embajada de EEUU en España, cuando vi en un televisor los atentados contra las Torres Gemelas en Nueva York. Tenía los billetes de avión para volar al día siguiente. Tras una semana de cancelación, pude viajar en avión a EEUU el 20 de septiembre. Mi periodo de tres meses como investigador en su Departamento de Sistemas de Información y Ciencias Cuantitativas fue muy interesante aunque el momento no era el idóneo. Descubrí una forma diferente de trabajar, más colaborativa, más abierta, y también más competitiva.

¿Siempre ha tenido predisposición por la colaboración Universidad-Empresa?

Sí, porque, como ingeniero, me gusta solucionar problemas. Siempre enfoco mis investigaciones y proyectos a su aplicación efectiva en el mundo real. Además, esa transferencia le reporta ingresos a mi universidad. Por ejemplo, con la empresa GEA21, y a través de la Corporación Tecnológica de Andalucía, elaboré un modelo de inteligencia artificial para gestionar los datos y, mediante lógica difusa, mejorar la estimación de impacto ambiental en los estudios que se hacen para la realización de cualquier gran obra de ingeniería civil (carreteras, embalses,…). Para Endesa Ingeniería participé en elaborar un modelo de eficiencia energética para la construcción de edificios. Para una empresa de tiendas diseñé un algoritmo que les permitiera comprar de modo más equilibrado qué productos debían tener para abastecer a sus establecimientos comerciales, al ser productos cuya venta depende mucho de las tendencias, y teniendo en cuenta los diversos factores que influyen de modo distinto en el rendimiento de cada tienda.

¿Qué es Tessella, donde ha empezado a colaborar?

Es una empresa centrada en analítica avanzada e inteligencia artificial. Fue fundada desde la Universidad de Oxford. La compró Altran, multinacional tecnológica francesa. Tessella forma parte de lo que llaman los World Class Center Analytics, yo estoy vinculado al que tienen en España y lidero como asesor senior la vertiente científico-técnica de algunos proyectos, mediante acuerdo de transferencia tecnológica desde la Universidad Olavide con ellos. Y hace escasos días se ha confirmado que Capgemini ha adquirido Altran, por lo que ahora mi vinculación es con un grupo empresarial francés aún mayor. Desde Altran, contactaron conmigo para que trabajara con ellos en un proyecto de investigación y desarrollo en inteligencia artificial para Airbus que es técnicamente bastante complejo.

Cuando se integra en equipos de trabajo para proyectos en temáticas tan distintas como la obra civil, la medicina, la aeronáutica, el comercio, ¿cómo adquiere los conocimientos sobre un sector o actividad en concreto?

Cuando yo afronto un problema, normalmente no soy el experto en ese sector. Yo no soy médico, ni ingeniero de caminos, ni lo pretendo. Siempre trabajo a fondo con un interlocutor, de esa empresa, o de ese hospital, para llegar a entender la parte del problema que necesito saber para darle una solución desde el ámbito de la inteligencia artificial. Además, busco publicaciones de expertos de mi propio campo que hayan trabajado en algo similar. Busco qué soluciones se le han dado a problemas similares, si los hay.

¿Todo va a estar organizado mediante modelos de inteligencia artificial?

Es una pregunta que se hace mucha gente. Un sistema de inteligencia artificial bien entrenado es capaz de decirte inmediatamente haz esto o haz aquello. Y vamos a estar relacionándonos con máquinas que no sabemos por qué hacen lo que hacen, porque muchos algoritmos son ‘cajas negras’ cuyo funcionamiento solo es entendible por un científico de datos. De ahí nace un proyecto de inteligencia artificial explicable que he hecho recientemente para una entidad financiera. Con el fin de cumplir la normativa europea que impide denegar un préstamo a una persona si no es capaz de explicarle por qué. Es decir, un algoritmo, que no te da ninguna explicación, no puede denegar un servicio financiero.

¿Y cómo se resuelve?

He desarrollado un algoritmo para que a cada persona se le pueda explicar objetivamente por qué no le dan el préstamo, y comparándolo con una especie de gemelo artificial conformado solo por datos, que fuera el conjunto de datos más parecido posible, al que sí se le concede el préstamo. Y que eso permita mostrar la diferencia en variables como renta, gastos, etc.. Es un avance que permite orientar al cliente para señalar qué debe hacer en cada variable para conseguir sus metas.

¿Cómo se introduce la ética en la inteligencia artificial para evitar sesgos de género, raciales, ideológicos, socioecónomicos,…?

Es una tendencia actual muy importante, respaldada por la normativa europea de protección de datos. Además del proyecto de inteligencia artificial explicable que he comentado, también participé en uno sobre sesgo y justicia. Porque existen sesgos en los modelos y los datos que no generan injusticia, pero causan que las métricas no funcionen bien. Para anticiparnos a cuestiones como la siguiente: Si a un porcentaje de hombres se les deniega el préstamo, ¿debería negarse o no en la misma proporción a mujeres del mismo nivel económico y que tienen condiciones similares? Se establece un algoritmo para evitar que haya discriminación por ese factor.

¿Qué nos aguarda en la transformación digital de la banca?

El sector bancario está introduciendo la tecnología a niveles impresionantes. Cada banco va a tener un corazón de inteligencia artificial y es el que va a decidir, obviamente con la dirección de técnicos, pero va a hacer toda la operativa. Por eso es constante la reestructuración de sus servicios tradicionales, la red de sucursales ya no produce apenas negocio bancario. El Instituto de Empresa ha contado conmigo para que este verano imparta un curso internacional online, en inglés, sobre la revolución tecnológica en las finanzas.

Acostumbrarnos a que otros piensen y decidan por nosotros siempre ha sido un gran riesgo. ¿Cómo va a influir en las capacidades mentales de los seres humanos que deleguemos mucho en la inteligencia artificial?

El peligro es que deleguemos parte de nuestra capacidad cognitiva a los sistemas. Todo lo que no se usa, se atrofia. Y que nos volvamos dependientes, en cierto grado, de las máquinas, e incurramos en el futuro en una especie de minusvalía cognitiva. Por eso hay un enfoque en boga, lo que se llama inteligencia artificial aumentada. Te da una capacidad para llegar más allá de lo que el humano puede hacer físicamente. Por ejemplo, con realidad aumentada. Ese enfoque es interesante. Pero todo lo que sea volvernos perezosos en las capacidades que ya tenemos, a corto plazo no se notará, pero a medio o largo plazo puede significar que nos relajemos tanto que dejemos de tener esas capacidades y que nos volvamos dependientes de las máquinas.

Muchos informes señalan que hay gran escasez de expertos en ciencia de datos, el ‘data science’, y están muy demandados. ¿Le llegan muchas propuestas para ficharle?

Es frecuente encontrar en mi buzón digital ofertas de trabajo, desde Berlín, Londres, etc., Me agrada ese interés. Mi intención es seguir en la Olavide y concretar algunos de esos ofrecimientos en proyectos de colaboración. Porque la mayoría de las propuestas son para irme a trabajar y vivir fuera de modo permanente. En la ley española de universidades la opción de conseguir una excedencia es una porquería, y solo para dos años. Y para solo dos años, no me cambio. Si fuera para diez años, sí me lo plantearía.

¿También le llegan propuestas desde el sector empresarial andaluz?

Cuando empecé en Sevilla no encontraba interés en investigaciones aplicadas, y decidí buscar sobre todo en Madrid, donde hay muchísimas empresas y, aunque haya competencia, son mayores las posibilidades de acordar a través de la universidad proyectos de transferencia de tecnología.

A su juicio, ¿cómo ha evolucionado la sociedad sevillana durante los veinte años que forma parte de ella?

Poco a poco se está convirtiendo en una sociedad con identidad más abierta, internacional y cosmopolita, y eso es bueno. Cuando llegué en el año 2000 era demasiado tradicional. Ahora su juventud tiene más interés en entender el mundo y en participar en él. Eso es compatible con tener muy presentes sus fiestas. A mí me encanta la Feria.

Fte: El Correo de Sevilla

Asturias impulsa la fabricación de respiradores en 3D para las UCI de toda España

El equipo que trabaja en este proyecto está liderado por el ingeniero informático Marcos Castillo, el ingeniero mecánico Juan María Piñera Parrilla, el ingeniero electrónico Carlos Moreno-Luque Suárez y el especialista en 3D Bartolomé López Medina.

Con la coordinación de la Consejería de Ciencia, la Universidad de Oviedo y el grupo de voluntarios Reesistencia Team, Asturias ultima la validación clínica de los respiradores fabricados con impresoras 3D para hacer frente a las necesidades masivas de la atención sanitaria a los enfermos de coronavirus. El Principado confirmó que «en los próximos días será probado clínicamente en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)». Los respiradores son una herramienta vital en estos momentos en el sistema sanitario para combatir el coronavirus. La falta de estos aparatos en Italia y China fue clave en la expansión de la pandemia y el colapso de los centros de asistencia.

El Gobierno asturiano destacó además que, una vez se tenga la validación sanitaria, «habilitará el procedimiento para financiar la fabricación de los respiradores». El Principado señaló que este proyecto ha captado el interés de la fundación COTEC, «que ha pedido apoyo al Gobierno de Asturias para tratar de validar lo antes posible el prototipo y ponerlo al servicio de las autoridades sanitarias. El HUCA está prestando su apoyo y colaboración para que estos respiradores para UCI, críticos en este momento, sean fabricados lo más rápido posible».

La Guardia Civil entregó ayer al equipo de ingenieros en Asturias un lote de boquillas de las pruebas de alcoholemia de los controles de tráfico ya que se trata de una pieza muy similar la necesaria para la fabricación del prototipo.  El Gobierno asturiano recalcó que el prototipo «se ha desarrollado siguiendo los aspectos técnicos requeridos para este tipo de respiradores. No obstante, queda la parte más importante, la valoración clínica por parte del HUCA para comprobar que este dispositivo es viable y puede aplicarse en las UCIs».

El equipo que trabaja en este proyecto está liderado por el ingeniero informático Marcos Castillo, el ingeniero mecánico Juan María Piñera Parrilla, el ingeniero electrónico Carlos Moreno-Luque Suárez y el especialista en 3D Bartolomé López Medina. Reesistencia Team lleva investigando y trabajando desde que fue decretado el estado de alarma en el desarrollo de este respirador. Han generado documentación en código abierto para que cualquier persona con impresora 3D pueda imprimir las piezas desde cualquier lugar y se desarrollen respiradores automáticos que puedan donar a los servicios sanitarios locales.

La Consejería de Ciencia ha destacado que dado que están recibiendo numerosas propuestas en relación a la pandemia causada por el nuevo coronavirus, de cara a identificar aquellas cuya aplicación pueda ser inmediata para el sistema sanitario, ha habilitado un correo: cienciacovid19@asturias.org para que se pueda hacer llegar proyectos o productos que ayuden a combatir la COVID-19.

Fte.: La Voz de Asturias

Entrevista a Joaquín Peña: «La crisis actual ha supuesto un «salto cuántico» en lo que a digitalización laboral se refiere»

El diario Ciber Sur entrevista Joaquín Peña, Doctor en Ingeniería Informática y profesor en la Universidad de Sevilla  e investigador en productividad personal.

Gracias a sus conocimientos en esta última materia, Joaquín Peña ha dado forma a la Metodología FAST, una serie de consejos y herramientas con las que sacar el máximo rendimiento a la experiencia de trabajar desde casa.

El periodista José Muros recoge sus reflexiones:

En estas semanas en las que muchos trabajadores han tenido que reconvertir sus hábitos para realizar sus labores desde casa, muchos han empezado a hablar de FAST como herramienta para ser más productivo pero, ¿qué es esta metodología?

FAST es el mejor sistema para organizar el trabajo, individual y grupal, adaptado a los tiempos que corren. Lo hemos diseñado en base a estadísticas, trabajo con empresas y resultados de divulgación científica, y ya está siendo utilizado en muchas empresas del Ibex 35. Además, se han realizado más de 300 talleres en los últimos años y hay miles de personas que se están formando actualmente para poner en práctica este método.

¿Cuáles son las claves principales de la Metodología FAST?

Este sistema está estructurado en torno a cuatro grandes bloques: pautas para priorizar el trabajo, en un contexto en el que hay muchas opciones y hay que priorizar qué es prioritario y qué no; otra serie de normas para organizar las tareas individuales y coordinar el trabajo en equipo; pautas para mantener el control de la información que recibimos, a la vez que mantenemos ordenado nuestro estilo de vida (por ejemplo, haciendo deporte o durmiendo bien); y un último bloque para centrar esfuerzos en resolver los objetivos más importantes en un mundo plagado de interrupciones.

A su juicio, ¿cuáles son las ventajas y los inconvenientes que tiene el teletrabajo?

¿Ventajas? Hay muchísimas. En las oficinas abiertas hay muchas interrupciones, que alcanzar hasta el 85% del día si sumas las interacciones con otras personas, de manera física o virtual. Cuando estás en casa es más fácil concentrarse y priorizar mejor las tareas.

También al nivel de reuniones, cuando se celebra una reunión por videoconferencia se tiende a ir más al grano y a ser más eficaces. Por otra parte, estas reuniones obligan a sus participantes a tomar notas y, al disponer de todo por escrito, son capaces de organizarse mejor.

El principal inconveniente que tiene el teletrabajo está relacionado con esta última ventaja: hay que saber autoorganizarse. Es necesario ser estricto con los horarios ya que, al mezclar la parte personal con la profesional, se puede difuminar la frontera entre ocio y trabajo.

¿Qué sectores son los que permiten trabajar desde casa con mayor facilidad?

Todos los que tienen que ver con trabajo de conocimiento. Sectores en los que se trabaja con información y donde existe el nivel de digitalización adecuado. Todo se puede hacer ya digitalmente: reuniones, documentos conjuntos, organización del trabajo, etc.

Incluso sectores en los que es necesaria una interacción directa entre personas se pueden digitalizar: es el caso de los psicólogos o médicos, por ejemplo.

Los ámbitos en los que es más difícil teletrabajar son los relacionados con trabajos manuales, en los que entran en juego bienes físicos.

¿Cuáles son las principales herramientas informáticas que se utilizan para teletrabajar? ¿Son muy específicas o un usuario de a pie ya cuenta con ellas … aunque no lo sepa?

Hay muchas herramientas, pero las más destacadas se pueden aglutinar en tres grupos: las que permite compartir documentos, como Google, Excel, etc; los canales de comunicación para chatear y hacer videoconferencias, al estilo de WhatsApp, Teams o Hangout; y las herramientas de gestión de tareas tipo Microsoft Planner o Trello. Algunas de estas herramientas son gratuitas, o han empezado a ofrecerse de manera gratuita a raíz de la crisis del coronavirus.

La mayor parte de ellas ya las tiene el usuario de a pie y son muy fáciles de utilizar.

¿Qué acogida están teniendo las pautas sobre productividad que difunde por redes sociales y que, incluso, le han llevado a realizar diferentes Masterclasses en YouTube?

Pues la acogida está siendo bastante positiva. Los vídeo en YouTube ya están llegando a las mil visualizaciones, está habiendo bastante difusión en Twitter, y son muchas las personas que me mandan mensajes para darme las gracias.

Visto el recibimiento, tengo claro que esto no puede quedar aquí. Vamos a seguir organizando masterclasses sobre cómo priorizar tareas en momentos de crisis como el actual, o sobre cómo organizar una jornada para mantener el equilibrio emocional y físico a la vez que se sigue siendo productivo.

En esta reconversión forzosa hacia el teletrabajo motivada por la crisis del coronavirus, ¿qué situaciones se está encontrando entre los teletrabajadores?

Me encuentro de todo: desde personas con un bajo nivel tecnológico que tienen que arrancar con herramientas básicas, hasta otras con muchos conocimientos que empiezan a usar aplicaciones y plataformas de lo más novedosas. Llevamos tiempo hablando de la necesidad de digitalizarlo todo, y esto está siendo una digitalización forzosa; hemos dado un “salto cuántico”. Ideas que se planteaban para el futuro se han empezado a implementar en apenas un fin de semana.

Denos algún consejo para trabajar desde casa … y no morir en el intento

Un consejo muy básico es hacer un listado de los proyectos y objetivos que tenemos en marcha, junto con otro de los asuntos personales de los que nos debemos encargar. Hay que saber ordenar estas tareas en base a su importancia , y no dejar nunca de lado la formación.

Cada día, a primera hora, debemos revisar esos proyectos, dedicar un 20% a los más importantes, y un 80% a los restantes. Esos mismos porcentajes los tenemos que mantener a nivel personal de manera que, por la tarde, tengamos un 20% para nosotros (ocio, hobbies, estar en compañía de otras personas, etc) y un 80% para responsabilidades.

También es muy importante realizar actividad física. Es recomendable dedicar entre 10 y 30 minutos, ya que el ejercicio físico aumenta tanto el estado inmune del organismo como el ánimo de quien lo practica.

¿Qué opinión tiene sobre el actual auge del teletrabajo en nuestro país?

Lo que veo, ilusiona. Supone un salto adelante en la forma de trabajar, que va a aumentar la productividad de manera importante, y creo que en España somos muy innovadores y somos capaces de aprovechar las situaciones difíciles para crear; por algo hace 500 años éramos la principal potencia mundial en innovación; yo pienso que, en la actualidad, esa cultura sigue estando ahí.

Puedes acceder aquí al canal donde el profesor difunde sus sesiones sobre productividad: https://www.youtube.com/user/joaquinpena34

Autor: José Muros

Fte.: Cibersur

Varios ordenadores de la ETSII URJC luchan contra el COVID-19 en una red internacional

El grupo de investigación de Computación Avanzada, Percepción y Optimización (CAPO) de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática (ETSII) de la Universidad Rey Juan Carlos ha puesto en funcionamiento sus 2 máquinas de experimentación más potentes a disposición del programa Folding@home de la Stanford University.

Escrito por Raúl García Hémonnet en URCJ

El proyecto, que lleva varios años en funcionamiento dedicado a diversos fines científicos, permite a cualquier persona que disponga de un PC o una videoconsola participar en esta red, con la instalación de un pequeño programa en su equipo. Estos dispositivos, una vez conectados a la red, realizarán cálculos para obtener más datos sobre el funcionamiento del Covid-19 y cómo descubrir y probar proteínas capaces de impedir que el virus se instale en los pulmones. El programa opera en los ‘tiempos muertos’ del equipo, es decir, cuando esté conectado a Internet y a la red eléctrica, pero no esté ejecutando ningún programa.

El primer equipo que la ETSII ha puesto a disposición de Folding@Home está compuesto por un procesador Intel Xeon E5-2698v4 de 22 cores con 256GB RAM, refrigeración líquida y 4 GPUs NVIDIA Tesla V100 de 32GB de memoria de video que normalmente se utiliza para entrenar redes neuronales profundas aplicadas a problemas de visión computacional. La segunda máquina es un servidor más antiguo, con procesador Intel Xeon E3-1260v3, 16 GB RAM y GPUs NVIDIA Titan Black y NVIDIA Titan X.

Según explica Antonio Sanz, director del grupo y profesor del Área de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial de la ETSII, “decidimos participar aprovechando que no estábamos ejecutando ningún experimento en las máquinas, nos pareció que podía ser una contribución que podíamos hacer desde nuestro campo a la lucha contra el Covid-19”. La participación de miles de equipos por todo el mundo ya ha conseguido alcanzar una capacidad computacional comparable a la de uno de los grandes superordenadores mundiales.

Cualquier usuario puede aportar su granito de arena informático al combate contra el coronavirus poniendo su PC o vídeoconsola a disposición de la red Folding@Home siguiendo las instrucciones que se explican en este enlace.

El laboratorio de la Stanford University responsable de la red ya ha trabajado ante de esta manera en la investigación de enfermedades como cáncer, Alzhéimer, diabetes y malaria.

Fte.: URCJ

La Generalitat Valenciana elige a la directora de ETSINF UPV como una de las mujeres referentes en #Vullsercom

La nueva campaña del Consell para el 8M ensalza a cinco mujeres referentes, entre ellas a Silvia Terrasa, doctora en ingeniería informática, vicepresidenta de CODDII y directora de ETSINF UPV.

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha presentado la campaña de su departamento para el próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, que, por tercer año consecutivo, y bajo el lema «Vull ser com» se centra en la búsqueda de mujeres referentes, que en esta edición son: la soprano Mónica Bueno Muñoz; la informática Silvia Terrasa Barrena; la fiscal Susana Gisbert Grifo; la medallista paralímpica Ariadna Edo Beltrán y la bombera forestal Belén Bueño Antón.

La ingeniería informática sigue siendo una de las carreras con menor proporción de alumnas.  Según datos del Instituto de la Mujer, solo el 25% de los estudiantes matriculados en grados de Ingeniería y Arquitectura en España son mujeres. En carreras como Informática, ese porcentaje se reduce a un 12%. Con la elección de Silvia Terrasa  se da visibilidad a un perfil clave, por la incidencia que la tecnología tiene en nuestras vidas y su aportación estratégica y trasversal.

Puedes acceder aquí al video de la campaña: