Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática

Informática Oviedo distingue a sus mejores alumnos en la despedida a 97 egresados

Publicado el sábado, 19/1/19 por Laura Mayordomo en el Comercio Digital.

El acto académico de entrega de diplomas de la Escuela de Ingeniería Informática de Oviedo tuvo lugar en Paraninfo del Edificio Histórico y estuvo presidido por la vicerrectora de Recursos Materiales y Tecnológicos de la Universidad de Oviedo. Además de a los mejores expedientes, la escuela premia a Rubén García por su trabajo de fin de grado y a Laura Menéndez por su excelencia académica

El curso pasado, 97 estudiantes completaron sus estudios en la Escuela de Ingeniería Informática de Oviedo. 86 de ellos integran la quinta promoción de graduados en Ingeniería Informática del Software. Los otros once, la decimoprimera del máster en Ingeniería Web. Ayer, apenas la mitad estuvo presente en el acto oficial de entrega de diplomas que estuvo presidido por el alcalde de Oviedo en el Paraninfo del Edificio Histórico. Las obligaciones laborales, en muchos casos fuera de la región, mermaron la asistencia.

Durante la ceremonia, la escuela -que el año pasado cumplió 35 años- entregó sus insignias de plata a los mejores expedientes del grado y del máster: Gonzalo Menéndez Borge y José Antonio Cabañeros Blanco, respectivamente. Laura Menéndez Pérez recibió el premio Ada Byron a la excelencia académica femenina y Rubén García Ruiz, el premio al mejor trabajo de fin de grado, patrocinado por CapGemini.

Precisamente a las empresas que este curso facilitaron la implantación de la asignatura de prácticas externas quiso agradecer su colaboración el jefe de estudios, Fernando Álvarez -quien intervino en nombre del director de la escuela-. También por su participación en todo tipo de actividades del centro, «en la propuesta de becas extracurriculares, la olimpiada informática, concursos o jornadas».

Fte.: Elcomercio.es

El 14% de las ofertas de empleo son para trabajos que no existían hace 15 años

Ingeniería informática sigue siendo la carrera más demandada.

La tecnología no destruye trabajo, crea nuevos puestos, ese podría ser el lema del estudio publicado por Adecco. En el informe se muestra cómo el 14% de las ofertas de empleo actuales corresponden a puestos de trabajo que no existían hace 15 años. Una figura muy demandada en la actualidad, como la de Community Manager, no tenía cabida en 2004.

Esto se debe al aumento de la tecnología. Las empresas dedicadas a este sector han crecido un 4,2% en este periodo y las que ya estaban se han hecho más grandes. Además, del total de las ofertas de trabajo publicadas en 2018, un 12,8% eran del sector de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), lo que quiere decir que los nuevos puestos de trabajo han nacido a raíz de la creación de nuevas tecnologías y de la expansión de internet.

Dentro del sector TIC, la informática es la que realiza una mayor aportación al conjunto de ofertas de empleo, con el 42,3%; le siguen las telecomunicaciones, que aportan el 29,5%; la consultoría informática o de telecomunicaciones, con un 15,9%; e internet, con un 10,2%. Todos ellos, sectores con poca cabida en el primer lustro de este siglo.

Las empresas ofrecen para los profesionales especializados en las TIC puestos técnicos en el 74,6% de las ofertas de empleo. En el 20% buscan mandos intermedios y en el 3,3%, directivos. En cambio, son pocas las que ofrecen puestos de empleados, tan solo un 2,1%.

Los puestos más solicitados entre los perfiles TIC son los de programador (16,3%), técnico de mantenimiento electrónico (16,3%), analista programador (9,7%), técnico instalador (9,7%), técnico de soporte (9,1%), operador de sistemas y redes (9,1%), jefe de proyecto (7,6%) y consultor ERP. Perfiles que hace 15 años no existían en su mayoría o que han cambiado mucho.

Por otro lado, las carreras más demandadas son las de Ingeniería Informática (16,3%), Ingeniería de Telecomunicaciones (4,1%) y Administración y Dirección de Empresas (2,1%). Las FP más requeridas son las de Informática y Comunicaciones (19,8% de las ofertas del sector), Electricidad y Electrónica (2,5%), y Administración y Gestión (1,9%).

Este dato demuestra que las nuevas tecnologías no suponen que haya menos trabajos, sino que los puestos de trabajo evolucionan. Un ejemplo claro puede ser el de las cajas automáticas de los supermercados, ya que pueden eliminar empleos dentro del propio establecimiento, pero, a su vez, crean nuevos puestos que tienen que ver con los técnicos de mantenimiento de estas máquinas o con los propios creadores de las máquinas.

Fte.: Libremercado.com

JENUI 2019

La XXV edición de las Jornadas de Enseñanza Universitaria de la Informática (JENUI 2019) se celebrarán en Murcia del 3 al 5 de julio, organizadas por la Facultad de Informática de la Universidad de Murcia.

El objetivo de las XXV Jornadas sobre la Enseñanza Universitaria de la Informática (JENUI 2019), promovidas por la Asociación de Enseñantes Universitarios de la Informática (AENUI) y organizadas por la Facultad de Informática de la Universidad de Murcia, es promover el contacto, el intercambio y la discusión de conocimientos y experiencias entre profesores universitarios de Informática y grupos de investigación; debatir sobre el contenido de los programas y los métodos pedagógicos empleados; así como materializar un foro de debate en el que presentar temas y enfoques innovadores orientados a mejorar la docencia de la Informática en las universidades.

Descargar el póster de llamada a la participación

FECHAS DE INTERÉS

  • 21/01/2019: Fecha límite para envío de resúmenes.
  • 11/02/2019: Fecha límite para envío de trabajos.
  • 11/04/2019: Notificación del resultado del proceso de revisión.
  • 06/05/2019: Fecha límite para envío de trabajos definitivos.
  • 11/04/2019 al 03/06/2019: Inscripción temprana.
  • 04/06/2019 al 02/07/2019: Inscripción normal.
  • 02/07/2019: Taller JENUI 2019.
  • 03/07/2019 al 05/07/2019: JENUI 2019.

http://jenui2019.inf.um.es

Big Data, IA, blockchain, ciberseguridad y realidad digital mejorarán los servicios públicos, según Minsait

(Europa Press) Las elevadas capacidades analíticas que proporciona el Big Data, la revolución de la Inteligencia Artificial (IA), las oportunidades que brinda la realidad digital, la necesaria e imprescindible ciberseguridad o el prometedor blockchain constituyen la base del proceso innovador que están afrontado las administraciones públicas para mejorar la prestación de sus servicios y la calidad de vida de los ciudadanos, según un estudio de Minsait, una compañía de Indra.

El informe ‘Innovación Pública: las tecnologías disruptivas que transformarán las Administraciones’ de Minsait analiza las posibilidades de uso y beneficios de estas tecnologías disruptivas, que ya están impactando en los modelos de negocio actuales y en la forma en que las administraciones públicas van a tener que ofrecer sus servicios a la sociedad.

Para Minsait, la innovación de los servicios públicos depende de la voluntad y motivación de los gobernantes, que deben elegir las soluciones digitales que contribuyan a aumentar la equidad de la sociedad y generen confianza gracias a la transparencia de sus políticas públicas. Es por ello que una correcta elección de las inversiones en tecnologías disruptivas de los gobiernos en los próximos años es “clave” para el futuro del estado de bienestar.

“Nos encontramos en un momento de intenso cambio de la economía y la sociedad, en el que se ha pasado de un entorno en el que prima lo físico a otro en el que prima lo digital y en el que las administraciones públicas deben dar una respuesta integral a los retos y oportunidades que se les presenta en un contexto de cambio acelerado”, destacan desde Minsait.

En el ámbito del Big Data, los nuevos modelos y métodos algorítmicos como la analítica predictiva y prescriptiva permitirán crear escenarios para la definición de las mejores políticas públicas en ámbitos como la sanidad, la justicia, la educación o la lucha contra el fraude. Así, detalla que la analítica predictiva emplea datos históricos para identificar patrones y tendencias que ayuden a anticipar lo que puede suceder en el futuro.

APOYO DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

En el caso de la Inteligencia Artificial, Minsait resalta que complementará el trabajo de los empleados públicos y ayudará a prestar servicios de mayor valor añadido y a crear una ciudad más segura. Por ejemplo, gracias a las tecnologías de ‘machine learning’, las plataformas conversacionales o chatbots permiten dar respuesta “de forma inmediata y en cualquier momento” a demandas de información del ciudadano que, de otra forma, podrían exigir múltiples contactos con la administración.

El informe elaborado por Minsait también remarca que la realidad digital, término que engloba a la realidad aumentada, virtual y mixta, contribuye a impulsar el turismo de calidad “atrayendo a los visitantes a espacios físicos y haciéndoles partícipes de experiencias satisfactorias”.

Por otro lado, incide en que las administraciones públicas requieren de soluciones de seguridad integral que permitan proteger la huella digital y los datos en un mundo híper conectado en el que el cibercrimen tiene un impacto global de cerca del 1% del PIB mundial. El informe también hace alusión a la necesidad de invertir en concienciación social para que los usuarios tengan suficiente información y usen los dispositivos con acceso a una red de la forma más segura.

Por último, apunta que la utilización de tecnologías basadas en blockchain permitirá optimizar la forma en que se relacionan las administraciones públicas con los ciudadanos y empresas. Así, afirma que aporta grandes beneficios como dotar a los servicios de mayor transparencia y seguridad, reducir los costes de las transacciones e impulsar una participación más activa en las decisiones de las autoridades garantizando la identidad digital y el anonimato.

Ver noticia original en La Vanguardia

Mujer y STEM ¿una batalla de género?

La caída de vocaciones femeninas en las carreras tecnológicas se agrava pese a sus índices de inserción laboral. La educación es la clave, pero estereotipos como la imagen tecnofóbica impiden normalizar una relación más que próspera cuando se materializa

AMPARO ALONSO BETANZOS Y BERTHA GUIJARRO BERDIÑAS 
CATEDRÁTICA DE COMPUTACIÓN E IA DE LA UDC Y PROFESORA TITULAR DE COMPUTACIÓN E IA DE LA UDC 

Publicado el pasado 02/12/18 en LA VOZ DE GALICIA

Decía Leibniz que «la casualidad no es más que la ignorancia de las causas físicas», y, más recientemente, Joseph Mazur explicaba en un artículo científico que solo creemos en las casualidades porque no entendemos cómo funciona la ley de la probabilidad. Señalaba Mazur de esta forma que acabamos llamando coincidencias a hechos que son meras probabilidades matemáticas. No es ni una casualidad ni una coincidencia que hoy en día, precisamente cuando las competencias relacionadas con la tecnología y la ciencia resultan imprescindibles para el mundo actual y el futuro, la caída de vocaciones femeninas en las disciplinas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés) sea cada vez más acusada. ¿Qué ocurre? Según algunas opiniones autorizadas, no ocurre nada destacable, las niñas hoy en día pueden elegir lo que quieran. No hay nada que les impida tener un futuro en cualquier carrera en la que podamos pensar. Es una verdad casi irrefutable.

¿De verdad esto es así? ¿De verdad las mujeres no tenemos interés en las carreras STEM? Las carreras que, especialmente las relacionadas con la Tecnología y la Informática, van a definir cómo será nuestro mundo en el futuro. ¿Por qué? ¿Por qué, además, hace unos años había más vocaciones femeninas que ahora mismo? Esta es una situación especialmente acusada y fácilmente comprobable en la Ingeniería Informática. La matrícula femenina en las universidades públicas españolas ha pasado de un 30 % en el curso 1985/86 a estar por debajo del 13 % en el curso 2018/19, curiosamente cuando ha crecido a un ritmo importante la inserción laboral. Según el Consejo de Colegios de Ingenieros en Informática, esta alcanza el 95,6 %, es decir, prácticamente pleno empleo y, ya solo en Europa, el número de egresados no es suficiente para cubrir la creciente demanda. Las cifras indican que menos del 20 % de la plantilla de las grandes empresas tecnológicas son mujeres, pero la brecha de género en el sector TIC encuentra parte de sus raíces en los colegios y universidades. Sigamos con algunas cifras, a ver si podemos trabajar en la dirección que indica el profesor Mazur. Y para ello hagamos lo que dice Alicia en el País de las Maravillas: empecemos por el principio.

¿Qué pasa con las niñas en el colegio? ¿Por qué no eligen las modalidades tecnológicas? Hay numerosos estudios que demuestran que aproximadamente 9 de cada 10 niñas entre 6 y 8 años asocian la ingeniería con afinidades y destrezas masculinas. Milagros Sainz, directora del grupo de investigación GenTIC de la Universitat Oberta de Catalunya y coordinadora del libro Se buscan ingenieras, físicas y tecnólogas, comentaba que «hasta hace no tanto se pensaba que las mujeres tenían que dedicarse a los cuidados, que no podían trabajar o estudiar, hasta tenían que pedir permiso para abrir una cuenta bancaria. Ahora se piensa que pueden estudiar, pero disciplinas asociadas al rol femenino como Enfermería o Medicina, no carreras técnicas». Ya hemos comentado que tan solo el 13 % de las mujeres jóvenes están interesadas en el sector TIC, frente a un 36 % de hombres del mismo rango de edad. Varios estudios e investigaciones explican esta diferencia a través de la imagen tecnofóbica asociada históricamente a las mujeres, una imagen que se mantiene y que refuerza la resistencia de las mujeres al uso de las tecnologías, que nos lleva a asumir y perpetuar una distinción de roles masculinos y femeninos absurda incluso en la vida cotidiana que inevitablemente acaba influyendo en las niñas.

Parte de la solución debería pasar por fomentar el estudio de materias de tecnología desde la infancia. Tal como afirmaba en las jornadas Women in Tech Fuencisla Clemares, la directora general de Google en España y Portugal, la barrera inconsciente que crea la imagen de que este sector es «solo para chicos» solo se rompería acercando la tecnología a las chicas mucho antes, introduciendo desde la educación Primaria disciplinas tecnológicas como la programación, para que las niñas comprueben que también puede ser atractiva para ellas.

Y volviendo a casa… ¿Qué ocurre? Aproximadamente el 50 % de los padres creen que los niños tienen mejor rendimiento en Tecnología e Informática que las niñas, a pesar de que la gran mayoría de esos mismos padres (más del 70 %) apoyaría a sus hijas si tuviesen vocaciones STEM.

El papel de los estereotipos

Uno de los motivos que podría estar detrás de estas cifras son los estereotipos mencionados, la forma en la que educamos a los hijos y a las hijas y las distintas expectativas que se les generan: los niños deben tomar riesgos, las niñas sienten que deben ser perfectas, y tienen una presión social enfatizada también por los medios de comunicación, mucho más alta en cuanto no solo a cánones de comportamiento, sino también de estética y aspecto físico. Las niñas que son motivadas por los padres son dos veces más propensas a mantenerse en STEM, y en algunas áreas como ciencias de la computación con mayoría de hombres, los padres pueden tener una mayor influencia en sus hijas que las madres. Esta batalla necesita guerreros de ambos géneros, no solo es un problema de mujeres.

La necesidad de referentes femeninos en la tecnología también es un aspecto importante en el que hacer hincapié. Los ejemplos de exitosos informáticos y tecnólogos que muestran los libros de texto son invariablemente masculinos. Un estudio de la Universidad de Valencia revela que solo un 7 % de los personajes que aparecen en estos libros son mujeres. Pero no solo los grandes referentes son necesarios, sino también la creación de un contexto cercano a las niñas en el que se visualicen las mujeres que se dedican a la tecnología y que tienen éxito en su profesión. Cuantas más jóvenes ingenieras tengamos, mayor será la inspiración para que otras niñas y mujeres consideren las carreras tecnológicas como una opción más, con la misma normalidad con la que hasta ahora han considerado otras carreras con mayor presencia femenina.

Es innegable la relación entre el desarrollo tecnológico y el económico de un país. El ámbito digital entra en este espectro pero para impulsar esta capacidad tan solo estamos disponiendo del 50 % de la población. Por tanto, y sin entrar en otras cuestiones ideológicas igualmente importantes, es vital aumentar el talento femenino en este sector central en los nuevos empleos que están por aparecer.

Ciencia transversal

El estereotipo ligado a la profesión de Ingeniería Informática tampoco ayuda. De los informáticos se suele transmitir la imagen de ser personas peculiares en su comportamiento e incluso en su aspecto, aisladas del mundo real y con pocas relaciones en él. Nada más lejos de la realidad: la informática también es una ciencia aplicada y muy transversal, por lo que resulta fundamental el trabajo en equipo, muchas veces multidisciplinar. Además, hay estudios que concluyen que las mujeres buscamos más la utilidad práctica y nos gusta que nuestro trabajo reporte un beneficio a la sociedad. ¡Esta podría ser la definición de la Ingeniería Informática! La informática contribuye al desarrollo de técnicas que permiten poder caminar de nuevo a lesionados medulares, ha sido clave en la secuenciación del genoma humano o en la creación del catálogo de estrellas más importante jamás registrado, por poner algunos ejemplos recientes.

Si estás leyendo esto con una niña a tu lado, pregúntale ¿no te gustaría formar parte de este futuro tan apasionante?

Ir a la noticia en la fuente original

Abierta la convocatoria de Premios de Investigación SCIE – BBVA 2019

La Sociedad Científica Informática de España (SCIE) y la Fundación BBVA anuncian la tercera edición de los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España – Fundación BBVA, que estará integrada por dos modalidades de premios de periodicidad anual y ámbito estatal.

La modalidad de Premios Nacionales de Informática dirigida a reconocer la labor de investigadores, entidades públicas y privadas en el área de la Informática que han dedicado su carrera profesional y su esfuerzo al estudio, fortalecimiento y divulgación de esta disciplina, con cuatro categorías de premios:

  • Premio José García Santesmases
  • Premio Aritmel
  • Premio Ramón Llull
  • Premio Ángela Ruiz Robles

La modalidad Jóvenes Investigadores Informáticos destinada a distinguir trabajos doctorales innovadores y relevantes. Se busca con ella reconocer a aquellos investigadores que contribuyen al relevo generacional en esta disciplina científico-técnica y a su estudio, fortalecimiento y divulgación. Premia la creatividad, originalidad y y excelencia de estos investigadores en los primeros años de la profesión y pretende servir de estímulo para que continúen con su labor investigadora.

En esta modalidad se concederá un máximo de seis premios, cada uno con la dotación bruta de 5.000 euros. El plazo de presentación se extiende hasta el jueves 28 de febrero de 2019 a las 14.00 horas (hora peninsular española). Bases de la convocatoria disponibles en la web de la Fundación BBVA.

DOCUMENTACIÓN DE DESCARGA:

Impreso de solicitud Premios Nacionales de Informática
Impreso de solicitud Jóvenes Investigadores Informáticos

CODDII se suma a STEM_for_Teens junto a Google y 13 entidades españolas

Nace #STEM_for_Teens un proyecto de Google y 13 academias y sociedades españolas -entre las que se encuentra CODDII-, que se han unido para fomentar las carreras STEM.

#STEM_for_Teens es un concurso a nivel nacional en el que jóvenes de 3º y 4º de ESO se convertirán en creadores de YouTube por un día para motivar a otras y otros estudiantes a formarse en carreras STEM (del acrónimo en inglés Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Las y los estudiantes, en equipos de 3 a 5 personas, deberán grabar un vídeo de 3 minutos en el que reflexionarán sobre las ventajas de estudiar estas carreras, en concreto de especializarse en ingeniería, matemáticas, física, química o informática. El concurso está abierto a todo el alumnado, pero pone especial atención en las chicas adolescentes, cuya presencia en estas profesiones es notablemente inferior a la de los hombres. De hecho, en algunas áreas como Tecnologías de la Información y la Comunicación representan únicamente el 12% del alumnado, según la OCDE.

El objetivo de #STEM_for_Teens es fomentar las vocaciones STEM a través de los propios jóvenes para que puedan reflexionar sobre las oportunidades laborales que ofrecen estas carreras.

Según un estudio del CEDEFOP, se prevé que la demanda de estos perfiles se incremente en un 14% en Europa para 2020. Las y los estudiantes tendrán hasta el próximo 15 de marzo para grabar sus vídeos e inscribirse en la página web www.stemforteens.org.

Los proyectos mejor valorados por el Jurado, que estará formado por miembros de las reales sociedades y academias, recibirán como premio dispositivos tecnológicos de Google, que serán entregados en un evento que se celebrará en Madrid durante la segunda semana de abril.

Con el apoyo de Google nace #STEM_for_Teens, una iniciativa de la Sociedad Científica Informática de España (SCIE) compartida con la Real Academia de Ingeniería, Real Sociedad Española de Matemáticas, Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas (FESPM), Real Sociedad Española de Física, Real Sociedad Española de Química. Colaboran así mismo la Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática (CODDII), Consejo General de Colegios Profesionales de Ingeniería Informática (CCII), Asociación Andaluza de Profesores de Informática (AAPRI), Asociación de Profesores de Informática de la Comunidad Valenciana (APICV), Asociación de Profesores de Informática de Madrid (APIMadrid), Asociación de Profesores de Informática de Cantabria (APIC), Asociación de Profesores de Informática de Castilla-La Mancha (ARPICM), y la Fundación Junior Achievement.

David Benavides Cuevas: Reflexiones en torno a la ingeniería informática

David Benavides Cuevas. Profesor de la Escuela Superior de Ingeniería Informática de la Universidad de Sevilla y Presidente del Comité Permanente de la Conferencia Mundial de Líneas de Producto Software. Es el primer español elegido para coordinar a la comunidad de investigadores en la innovación que favorece la personalización de los dispositivos digitales. Y alerta sobre la falta de planificación en España para dotar cuanto antes a todas las carreras y todas las profesiones de amplios conocimientos en programación y en pensamiento computacional.

Las siglas SPLC definen al Software Product Line Conference, la conferencia anual más importante a nivel mundial en el área del conocimiento para el desarrollo de producto software. Impulsa cada año tres convenciones de expertos: una global, que en 2019 se celebrará en París; otra de ámbito americano, y otra del área asiática. Quien preside durante los próximos tres años el comité permanente del SPLC no vive en Silicon Valley, como indicaría el tópico sobre el quién es quién en la informática. Es un vecino del barrio Pedro Salvador, al sur de Sevilla. Una persona que se considera activista social. Implicado en ámbitos vecinales, sociales, universitarios y académicos. David Benavides, sevillano de 42 años, ahí reside con su esposa, abogada especializada en mediación. Tienen dos hijos.

David Benavides forma parte de un grupo de investigación compuesto por miembros del Departamento de Lenguajes y Sistemas Informáticos, en la Escuela Superior de Ingeniería Informática de la Universidad de Sevilla, en el que están otros expertos como Antonio Ruiz Cortés y Pablo Trinidad, que en 2017 recibieron con él un galardón muy relevante: el premio al artículo de investigación más relevante e influyente en el campo de la ingeniería de líneas de producto software. Y dicho grupo ya está preparando la organización, en 2020 en Sevilla, de la conferencia internacional sobre gestión de procesos de negocio.

Háblenos de sus raíces.

Mis padres, ambos jubilados, han sido profesores. Mi padre dio clases en la universidad y ejerció como arquitecto urbanista. Mi madre, de Bellas Artes, lo hacía en Bachillerato y además es pintora. Mis raíces están en Sevilla y en Ecuador. De los dos a los diez años de edad vivimos en Ecuador. Me siento muy unido, voy con frecuencia, y ello me ha llevado a tener una gran ligazón con Latinoamérica. Tengo alianzas profesionales con personas de muchos países, pero pongo todo el énfasis que puedo en estrechar lazos en México, Colombia, Ecuador, Cuba… Me parece estratégico para España.

¿De niño le apasionaba la informática?

No. Lo que más me gustaba era el deporte. Tenía primos y amigos que estaban siempre desmontando ordenadores, poniéndose juegos… Yo jugaba a veces a eso. De niño, por Reyes pedía una bicicleta o un balón de fútbol, no una consola Atari. Cuando regresé de Ecuador vivimos en Sanlúcar la Mayor, estudie en el Colegio Público San Eustaquio y en el IES Aljarafe. Pensaba hacer la carrera de Educación Física, pero mi padre me convenció para que me dedicara al deporte en mi tiempo libre y que para tener más opciones profesionales hiciera Ingeniería Informática, veía que me gustaban las ciencias y se me daban bien las matemáticas.

¿Cuándo encontró en la informática una vertiente que le apasionara?

Con la asignatura de Programación. Ver cómo podía darle órdenes a la máquina y que hiciese lo que yo programaba. Y en segundo de carrera nos encargaron como práctica hacer un grafo, que es como una red con la que conectar los nodos. Como la pedían en cada curso, me dio que pensar por qué no hacerla de otra manera para que no se perdiera tanto tiempo y que los alumnos del curso siguiente no empezaran la práctica desde cero. Esa experiencia para mí fue importante porque empecé a pensar y a plantearme preguntas con las que me estaba anticipando a lo que investigo: cómo producir software personalizado para determinados contextos, cómo buscar soluciones más eficientes.

¿Ha trabajado en empresas?

En 2001 estuve cuatro meses en Dublín, sobre todo mi objetivo era mejorar mi inglés. Y de 2002 a 2004 trabajé en Sevilla en Telvent, filial de Abengoa. Fue trascendente porque formé parte de un proyecto de investigacion en el que participaban grandes empresas como Siemens, Philips y Nokia, para desarrollar lo que entonces se conocía como familias de sistemas. Para aplicarlo a sistemas informáticos médicos, o a crear la domótica para las casas, ¡hacíamos en 2002 prototipos de cómo gestionar desde el teléfono móvil las cámaras de una casa! Y vi que tenía sentido aquella pregunta que me hacía en segundo de carrera, para participar en la evolución de la informática, con nuevas soluciones. En 2003 empecé a dar clases en mi facultad y decidí investigar y hacer la tesis sobre lo que ahora se denominan líneas de producto software.

Explíquelo de modo sencillo.

Es un paradigma de construcción de software para poder proveer soluciones personalizadas a los usuarios. Eso lo vemos ya como usuarios todos los días. Quien se compra un teléfono móvil y se instala el sistema Android. Y empieza a configurarlo añadiéndole o quitándole opciones. Lo está personalizando. Igual hace quien se compra un portátil, quien instala una televisión inteligente,… Se trata de lograr desde el software con poco esfuerzo una personalización en masa. Que pueda transmutarse y clonarse para servir a un determinado cliente, entorno o dominio.

¿Encontró pronto receptividad para su investigación?

Descubrí, cuando empecé en 2003, que nadie en España estaba investigando estos temas. Al segundo intento para que me publicaran fuera de España un artículo, descubrí en un congreso internacional los llamados modelos de características. Se me ocurrió investigar cómo automatizar nuevos procesos de esos modelos: detectar errores en los modelos, hacer métricas sobre esos modelos, saber automáticamente cuántos productos podías derivar de esos modelos, etc. Avancé en el tema, envié por vez primera en 2005 un artículo a una conferencia nacional, el Foro Español de Ingeniería de Software, pero lo rechazaron. Meses después, con algunas correcciones, envié el mismo artículo a una conferencia internacional. Lo aceptaron a última hora. Y por esa contribución me han dado 12 años después, en 2017, el premio al artículo más influyente en ese área de la programación informática.

¿Dónde tuvo la inspiración para lo mejor de esa innovación?

En un tren regional en Alemania, iba desde Darmstadt, donde había tenido lugar el congreso, a Munich, donde estaba mi hermana de Erasmus. Me puse a escribir sin parar. Después lo refiné y probé en Sevilla.

¿Por ese reconocimiento le han elegido presidente del comité organizador?

Algo habrá influido. Y han sido muchos colegas quienes me propusieron que asumiera esa función, no fui yo quien me lo planteé. Es un comité permanente, formado por diez personas, de Europa, EEUU, China,… que da continuidad a la coordinación de las conferencias internacionales en las que participa toda la comunidad científica dedicada a las líneas de producto software. En 2018 ha sido en Gotemburgo (Suecia) y en 2019 será en París. El mandato es por tres años. Es la primera vez que se elige a un español, ello me obliga aún más a dejar alto el listón.

¿Qué horario consensúan para las videconferencias en el comité permanente que preside?

Es complicado ponerse de acuerdo para que estemos a la vez el 100% de los miembros del comité. La hora en la que es más fácil coincidir desde Europa, China y la costa atlántica de EEUU es la de las 12 de la mañana en la España peninsular.

¿Cómo interactúa el sector empresarial con estas conferencias mundiales?

Participan, intentamos vertebrar la colaboración empresa-universidad, pero todavía, y he estado en muchos países, no he encontrado un modelo perfecto para congeniar esos dos mundos. Porque las empresas están en lo inmediato, resolver el problema de mañana. Y nuestra labor es ir más allá y pensar al menos a cinco años vista. Por ejemplo, en el entorno local se va tanto a la inmediatez que corres el riesgo, al hacer un proyecto con una empresa, de convertirte en una consultoría y eso es hacerle competencia desleal a otras empresas.

¿Qué le están comentando sus colegas más cercanos?

Me felicitan, me dan consejos, es una respuesta muy positiva. No me considero una persona extraordinaria dentro de mi ámbito, hay más como yo. En mi facultad las hay. En Andalucía existen colegas con mucha experiencia, que participan activamente en este tipo de comités internacionales, y en los que se toman decisiones trascendentes.

¿Qué objetivos se ha marcado?

Impulsar nuevos retos, porque la informática ya no es la que estudiamos hace 20 años. Quedan muchas cosas por solucionar. También quiero involucrar a más comunidad internacional, atraer el talento y el empuje que hay en países como los latinoamericanos, por ejemplo.

Indique un reto.

Se calcula que en el año 2020 habrá unos 50.000 millones de dispositivos conectados a la red. Siete veces más que seres humanos. Sumemos los sensores en cámaras, teléfonos, ordenadores, relojes, lavadoras, semáforos, microondas, procesos industriales,… Y muchos interactuando entre sí. El otro factor determinante del reto al que nos enfrentamos es el crecimiento exponencial de los datos disponibles. Tanto cada persona como cada sensor está aportando datos y más datos a la red. Incluyendo nuestros comentarios, nuestras fotos…. Se calcula que en el año 2020 el volumen de datos equivaldrá a 600 zetabytes de información. Son magnitudes de vértigo.

¿A cuánto equivale en magnitudes de usuario?

A un promedio por persona de 600 ‘pendrives’ de 128 gigas cada uno. Es decir, la dimensión de los datos es enormemente superior a la de las personas. Gestionar todo eso va a marcar el futuro de la sociedad.

¿Qué sugiere?

Veo poca gente pensando en España qué vamos a hacer en la inminente e inevitable posdigitalización. Cómo crear tantos empleos como los que van a desaparecer por la automatización de las tareas. Tenemos que convivir con esa realidad. Y si no lo planificamos, cuando suceda nos encontraremos con que ya lo tienen pensado desde otros lugares muy cerrados que no trascienden a la opinión pública.

En todas las épocas de nuestra civilización, nuevos trabajos y nuevos empleos han reemplazado a la mayor parte de las labores precedentes. ¿No aumentará de modo enorme el número de trabajadores relacionados con la informática?

Sí, pero estamos viviendo una gran contradicción. En España, en el año 2002, había unos 100.000 estudiantes en las carreras de informática o telecomunicaciones. En 2017, solo había 55.000 egresados. En 2021 harán falta entre 300.000 y 500.000 nuevos empleos relacionados con las tecnologías de la información y la comunicación. Y no pueden salir solo de facultades como la mía. Todas las carreras universitarias han de integrar a fondo la formación en programación informática. No vale darlo como una asignatura aislada en un cuatrimestre. La informática ha de permear a todos los campos. Indicarle a los dispositivos y máquinas, mediante conocimientos en programación, qué han de hacer, va a suceder en todas las profesiones. Hay que resolver el problema de la falta de personas preparadas para esos puestos de trabajo.

España es un país europeo con altas tasas de paro. ¿Por qué no se han transformado los sistemas educativos para dar solución a ese reto?

Porque en la política hay poca gente valiente que se atreva a tomar decisiones complicadas y cuyo rédito se ve a largo plazo, no en la siguiente cita electoral. Por ejemplo, el impulso al pensamiento computacional en edades tempranas, para que los niños no se dediquen solo a usar dispositivos electrónicos para consumir, sino a desarrollar el pensamiento que te hace entender y organizar cómo funcionan las máquinas por dentro. En Sevilla lo hacen por iniciativa propia grupos de personas con inquietudes, como la asociación de profesores Programamos. Cuando debería ser una línea estratégica impulsada desde los gobiernos estatal y andaluz.

En la reciente campaña electoral andaluza no se ha hablado de esto.

Y es un drama que el 85% de las ofertas de trabajo en el sector TIC en España son para trabajar en Madrid o Barcelona. Andalucía tiene un gran potencial pero se está quedando a la zaga. Podríamos ser un gran polo tecnológico. Tenemos mucha gente preparada, muchos espacios, buen clima. Pero en la campaña se hablaba de banderas, de Cataluña, de ‘Juego de Tronos’… Una pena.

¿Por qué no se duplican cuanto antes las plazas en facultades como la suya para incrementar el número de ingenieros informáticos?

Eso ha de hacerse duplicándose los recursos: profesores, laboratorios, infraestructuras, edificios,… En cuarto y último curso del Grado de Ingeniería de Software, tengo 177 alumnos repartidos en dos grupos. Ya me gustaría atenderlos con más personalización, pero es muy complicado. Si los veo una vez de tú a tú en el cuatrimestre a todos, es un milagro. Pero no nos olvidemos del siguiente y peor problema.

¿Cuál es?

La mayoría de ese talento formado en nuestra tierra se va a trabajar a las ofertas de empleo en Madrid, Barcelona o fuera de España. En Andalucía, lo que predomina es el trabajo de empresas que desarrollan sus aplicaciones para la Administración Pública. Eso es un círculo vicioso complicado de salir. Dependemos demasiado de la inversión pública y no se canalizan otro tipo de inversiones.

¿Qué propone?

Más inversiones desde sectores como industria, agricultura, energías renovables,… De lo que estamos hablando es de un cambio global para producir más y mejor.

¿Por qué está disminuyendo el porcentaje de alumnas en carreras como la Informática?

Es un error causado desde toda la sociedad porque se extiende el falso estereotipo de que la informática es cosa de hombres, que las innovaciones más destacadas son de hombres, que los videojuegos de referencia han de ser masculinizados. De mis 177 alumnos en este curso, solo hay una veintena de mujeres. En España, hace diez años, el promedio era un 30%. Ahora ha bajado al 15%. Es un drama. Cuando en los comienzos de la informática, y se ve en las fotos antiguas, muchas mujeres trabajaban en la programación.

En su vida cotidiana, ¿también aguza el ingenio fijándose en cómo puede mejorarse el funcionamiento de las organizaciones, de las actividades?

Sí, fuera del trabajo también se me ocurren ideas para eso. Hay infinidad de posibilidades con la tecnología para resolver muchísimos problemas. En la mayoría de los casos, la dificultad no es técnica. El problema está en no tomar la decisión desde la política.

 

Entrevista completa y Fte.: Juan Luis Pavón/ El Correo de Andalucía

Abierta la convocatoria de charlas y talleres a UCTechPro en Cantabria

Se ha abierto a la comunidad de tecnólogos y desarrolladores la posibilidad de proponer, de manera altruista, charlas y workshops para poder configurar el evento UC Tech&Pro Universidad de Cantabria Tecnnology and Programming que tendrá lugar los días 5 y 6 de abril en la Facultad de Ciencias y en la Casa del Estudiante, Edificio “Tres Torres”, de la Universidad de Cantabria. Las propuestas podrán realizarse hasta el 15 de enero. Comparte tu saber hacer para crear una red de contactos de expertos tecnológicos.

Este año las temáticas principales se centrarán en Transformación Digital en todos sus ámbitos: procesos internos, enfoque al cliente, transformación de productos y servicios, cambio de paradigmas y hábitos culturales, nuevos modelos de negocio; y su adopción en los distintos sectores: banca, educación, logística, industria…

Podéis proponer microcharlas (40 minutos) y/o talleres (90 minutos) que versen sobre la Transformación Digital y la innovación tecnológica.

Más información: https://uctechpro.unican.es/

 

La transformación digital pasará de la teoría a la realidad en los próximos 12 meses: nuevo informe de Dimension Data

Dimension Data ha lanzado su informe Tendencias Tecnológicas 2019. Este informe identifica las tendencias fundamentales de la industria que llegarán a definir el panorama tecnológico empresarial en 2019 a través de la experiencia del cliente, la ciberseguridad, el negocio digital, la infraestructura digital, el lugar de trabajo digital, los futuros tecnológicos y los servicios. En el informe, el Director de Tecnología del Grupo, Ettienne Reinecke, afirma que 2019 finalmente verá que la transformación digital se convierte en una realidad y predice una serie de modificaciones en toda la industria a medida que las empresas innovadoras vean que los proyectos a largo plazo dan sus frutos.

Los proyectos de transformación a menudo citados, pero raramente logrados, comenzarán a cobrar vida gracias a la madurez de las tecnologías transformadoras como la inteligencia artificial, el aprendizaje automático (machine learning) y la automatización de procesos mediante robótica.

Al comentar el informe, Ettienne Reinecke dijo: “hasta ahora, nuestra industria ha hablado sobre tecnologías innovadoras de forma teórica, sin dar una idea clara de cómo se utilizarán estas poderosas nuevas innovaciones. Pensemos en analítica, aprendizaje automático, inteligencia artificial, blockchain y contenedores, solo por nombrar algunas. Eso está empezando a cambiar. La aplicación de las tecnologías disruptivas es cada vez más generalizada y su adopción crece constantemente“.

La aplicación de las tecnologías disruptivas es cada vez más generalizada y su adopción crece constantemente

El documento técnico, Tendencias Tecnológicas 2019, también identifica otras cinco tendencias que vendrán a definir el panorama tecnológico empresarial en 2019 incluyendo:

•           La automatización de procesos mediante robótica remodelará la experiencia del cliente: el crecimiento exponencial de la automatización de procesos mediante robótica, como el aprendizaje automático, la inteligencia artificial y las redes neuronales heurísticas, darán a las empresas la posibilidad de combinar escenarios, aumentar la comprensión y tomar decisiones predictivas en tiempo real sobre las necesidades y comportamientos de sus clientes.

•           Las organizaciones se centrarán en plataformas cibernéticas basadas en la nube: las brechas de seguridad cibernética de alto perfil en 2018 harán que los proveedores de seguridad basada en la nube se consoliden en 2019. Los sistemas de seguridad basados en la nube se construyen con APIs abiertas, lo que significa que los equipos de seguridad pueden integrar nuevas tecnologías en la plataforma rápidamente y con relativa facilidad. Esto asegurará que los clientes puedan mantenerse al tanto del panorama de la amenaza de rápida evolución.

•           La infraestructura será programable de principio a fin: las empresas comenzarán a suscribirse a múltiples plataformas en la nube y a aumentar su uso del software como servicio (SaaS). La programación end-to-end significa que las organizaciones podrán adaptarse rápidamente al cambiante panorama empresarial y exigir más de sus aplicaciones y datos.

•           Las aplicaciones se volverán más inteligentes y personalizadas: en el próximo año, veremos las aplicaciones recabando información de los usuarios y haciendo cambios a su propia funcionalidad para mejorar la experiencia del usuario. La inteligencia artificial y el aprendizaje automático desempeñarán un papel importante a la hora de ayudar a los empleados a trabajar de forma más productiva.

•           El valor de los datos se convertirá en el centro del universo de los valores: en el próximo período, el enfoque se desplazará cada vez más hacia el verdadero valor de los datos, impulsando una búsqueda renovada para arraigar la telemetría, recopilar y enriquecer los datos. Son datos que formarán el núcleo de la verdadera transformación digital y se convertirán en la fuente de nuevos flujos de ingresos que superarán los flujos de ingresos tradicionales. Esto conducirá a un cambio en las arquitecturas de la información, con la necesidad de establecer datos enriquecidos que comiencen a impulsar inversiones en TI.

Fte.: Computing.es