Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática

Ángel Luis Rubio ofrece la conferencia ‘La ética en los tiempos del Big Data’ el viernes 17 de mayo con motivo del Día de Internet

Ángel Luis Rubio, profesor de Lenguajes y Sistemas Informáticos y decano de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad de La Rioja, ofrece el viernes 17 de mayo la conferencia ‘La ética en los tiempos del Big Data’, en el Centro Fundación Caja Rioja-Bankia de Gran Vía. Entrada libre, aforo limitado.

Esta conferencia está organizada con motivo del Día de Internet en colaboración con los Colegios Profesionales de Ingenieros Informáticos de La Rioja y dentro del ciclo #ProtagonistasdelaCiencia de la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i) de la Universidad de La Rioja.

En los últimos años hemos asistido a una desenfrenada expansión de la generación y uso masivo de datos, dentro del fenómeno conocido habitualmente como ‘Big Data’. Del mismo modo, se ha extendido de manera imparable la utilización de técnicas a medio camino entre las matemáticas, la estadística y la informática para el procesamiento de estos grandes volúmenes de datos.

Esto ha provocado que términos habitualmente académicos como ‘inteligencia artificial’, ‘aprendizaje automático’ o ‘redes neuronales’ aparezcan con frecuencia incluso en medios de comunicación convencionales.

Ángel Luis Rubio mostrará en su conferencia contextos impactantes que deberían hacernos reflexionar sobre nuestra postura ante el desarrollo actual de la tecnología y plantearnos preguntas como: ¿Somos conscientes de las repercusiones éticas que tiene la utilización tanto de datos como de técnicas? ¿Nos preocupa cómo se ve afectada nuestra privacidad, nuestra reputación o incluso nuestra propia identidad? ¿Intuimos cuáles pueden ser las consecuencias para la sociedad presente y para la futura? ¿En qué medida podemos y/o debemos actuar (como usuarios, como profesionales, como ciudadanos) ante estas situaciones?

Uptodown: la alternativa española a Google Play

En Uptodown jamás han realizado estudios de mercado. Tampoco disponen de equipo de ventas o marketing, ni tienen un plan de empresa. Sus fundadores, Luis Hernández y José Domínguez, siempre se han fiado de su intuición y experiencia desde que se conocieron en la escuela de Ingeniería Informática de la Universidad de Málaga y convirtieron una idea de estudiantes en negocio en el verano de 2003. Se trata de una plataforma de descargas de aplicaciones que se ha convertido con paso lento en la principal alternativa a Google Play. Con 20 empleados, cuenta con un catálogo de 169.000 apps, de las que unas 17.000 no están disponibles en el gigante americano.

Funciona como un inventario de aplicaciones al que tanto desarrolladores como usuarios acceden de manera gratuita. Los primeros solo tienen un límite para ofrecer su trabajo: que la app sea legal. Los segundos pueden hacer descargas sin usar un nombre de usuario, introducir contraseña o datos bancarios. “En ese sentido, no ser Google ha sido una gran ventaja”, subraya Domínguez, aludiendo al cada vez mayor número de personas recelosas de ofrecer sus datos a cambio de programas gratuitos por miedo a qué harán con esa información y a que los desarrolladores no están dispuestos a firmar contratos leoninos con la tecnológica americana.

“Desde sus inicios tuvieron claro que no había que estrujar al usuario. Y con ese modelo han dado en el clavo”, destaca Francisco López Valverde, profesor del la Escuela de Informática de la Universidad de Málaga. La firma afincada en la ciudad andaluza nació como plataforma de descargas de software para PC y Mac, pero la explosión de los teléfonos inteligentes y las tabletas les hizo cambiar de estrategia en 2010. Ese año dieron el salto de las aplicaciones de escritorio —que aún mantienen— a las de móvil, principalmente en sistema Android, pero también para Windows, Mac o Ubuntu. El crecimiento comenzó a acelerarse y superaron en visitas a competidores como Softonic.

Las cifras del negocio también crecen. Si en 2017 facturaron tres millones, en 2018 subieron a cuatro y su previsión es crecer un 20% a lo largo de 2019. El resultado de explotación alcanza el millón y medio, y apenas el 2% de los ingresos procede de España. “Nuestro negocio se genera en más de 50 países”, cuenta José Domínguez. Su modelo es sencillo: la publicidad. “Cuando navegas por nuestra web o aplicación aparecen recomendaciones de software que puede interesar a los usuarios. Son como banners [piezas publicitarias] en cualquier medio de comunicación. Así de simple”, añade Luis Hernández.

India y Brasil

La plataforma permite descargar una app en casi cualquiera de sus versiones anteriores, aptas para quienes poseen móviles con cierta antigüedad. La web incluye, por ejemplo, hasta 151 versiones del juego Candy Crush, la más antigua de 2013. Esa versatilidad les ha permitido un gran crecimiento en países en vías de desarrollo. India y Brasil copan los dos primeros puestos entre las diez naciones con mayor número de usuarios únicos al mes, con diez millones cada uno. Le siguen Indonesia y México. En total, Uptodown cuenta con 130 millones de usuarios únicos al mes (en 2013 eran 10 millones) y una media de 485 millones de descargas mensuales. Según Alexa, la empresa de datos de Amazon, en 2018 llegaron a estar entre las 100 webs más visitadas del planeta.

Un equipo editorial selecciona las mejores aplicaciones entre los cientos que cada día solicitan formar parte de la plataforma. Luego las prueban y generan contenidos, como comparativas o listados por sectores. Disponen de casi 200.000 reseñas traducidas en 15 idiomas —cuentan con una red de 50 colaboradores—. De la seguridad se encarga Virus Total, con quienes mantienen relación desde antes de que la firma también malagueña fuese adquirida por Google en 2012.

Uptodown está empezando a explorar nuevos mercados y su introducción en dispositivos. Uno de ellos es el proyector Puppy Cube, que transforma cualquier superficie en una pantalla táctil y lleva incorporado el catálogo de aplicaciones de la firma andaluza, al igual que los televisores inteligentes de NPG. También está negociando su incorporación a los vehículos de una gran compañía de automóviles para que desde el coche se pueda acceder a aplicaciones como reproductores de música, mapas para la navegación o localizadores de hoteles. “No hay límites”, explica José Domínguez.

Fte.: Nacho Sánchez. El País. Fotografía: Carcía Santos.

Eneko Agirre profesor de la UPV-EHU obtiene un premio de investigación de Google

San Sebastián, 7 may (EFE).- El profesor de la Facultad de Informática de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) Eneko Agirre ha obtenido uno de los premios de investigación de Google por el que recibirá una ayuda económica de 80.000 dólares para desarrollar su proyecto sobre inteligencia artificial.

Agirre, profesor del departamento de Lenguajes y Sistemas Informáticos, ha recibido este galardón por su investigación «Accessing FAQ and CQA sites via dialogue«, centrada en el desarrollo de sistemas de diálogo para poder conversar con las máquinas sobre la información disponible en internet, ha informado la UPV-EHU en un comunicado.

Eneko Agirre ha explicado que actualmente los usuarios acceden a la información de internet mediante buscadores como Google o Bing, que «devuelven los documentos relevantes» de la búsqueda.

Sin embargo, esta realidad está cambiando gracias al desarrollo de asistentes virtuales que entienden la voz como Siri, Alexa o Google Assistant, ha precisado.

«Estos asistentes se están popularizando rápidamente» a través de móviles y altavoces inteligentes y «están revolucionando nuestra forma de comunicarnos con las máquinas», afirma el docente.

No obstante, señala que actualmente existe un número limitado de aplicaciones a las que se puede acceder mediante diálogo debido, entre otras razones, a que «las máquinas no entienden la complejidad del lenguaje y se pierden fácilmente» en la ambigüedad del mismo.

El proyecto premiado busca poder acceder mediante estos asistentes virtuales a la gran cantidad de información que existe en internet gracias a técnicas de inteligencia artificial.

«El reto consiste en ser capaces de transmitir esa información mediante un diálogo lo más natural posible con la persona», ha explicado Agirre.

El grupo de investigación que lidera Agirre recogerá para ello «grandes cantidades de diálogos entre dos personas, en los que una de ellas formula preguntas y la otra las responde sobre la base de la información que reside en un documento concreto».

Estos diálogos servirán para entrenar los modelos automáticos, de forma que éstos puedan servir para responder sobre cualquier otro tema con naturalidad, ha precisado la misma fuente.

Fte: Diariovasco

Desarrollan un modelo matemático para entender como se expanden las epidemias

Investigadores de la Universidad Rovira i Virgili (URV) han desarrollado un modelo matemático probabilístico para identificar cómo los contactos entre personas de barrios, ciudades o países influyen en la propagación de las enfermedades en una epidemia.,Los investigadores del grupo Alepsys Lab del Departamento de Ingeniería Informática y Matemáticas de la URV, Àlex Arenas, Joan T. Matamalas y Sergio Gómez, han estudiado los enlaces que conectan los nodos.

Investigadores de la Universidad Rovira i Virgili (URV) han desarrollado un modelo matemático probabilístico para identificar cómo los contactos entre personas de barrios, ciudades o países influyen en la propagación de las enfermedades en una epidemia.

Los investigadores del grupo Alepsys Lab del Departamento de Ingeniería Informática y Matemáticas de la URV, Àlex Arenas, Joan T. Matamalas y Sergio Gómez, han estudiado los enlaces que conectan los nodos -es decir, las relaciones que tienen los individuos entre sí- que son determinantes para que una infección se propague y se convierta epidémica o extinga.

Los investigadores han desarrollado un modelo matemático que permite evaluar la propagación de epidemias basándose en estos enlaces -la red de contactos de las personas- en vez de hacerlo en los nodos -los individuos-.

La aproximación que hemos hecho con esta investigación es mucho más precisa de lo que existía hasta ahora», ha resaltado Arenas.

Según los investigadores, para detener una epidemia se pueden utilizar diferentes estrategias de contención, desde medidas profilácticas, vacunas, medicamentos o, la opción más drástica, el aislamiento del nodo.

Como ejemplo explican que en el caso de los aeropuertos la estructura de la red es muy clara: cada ciudad es un nodo y los enlaces entre ciudades son los que pueden transmitir las infecciones.

«Aislar los nodos para que no se difunda la enfermedad entre su red de enlaces tiene un impacto muy alto, tanto económico como social. Ahora, en vez de aislar completamente el nodo de una red, el modelo que hemos desarrollado nos permite saber cuál es el enlace que tiene el papel clave en la difusión de los caminos de la enfermedad, ha dicho Matamalas.

Así, según el investigador, «si se conoce cuáles son las conexiones más importantes para que se propague una epidemia, se puede optar por cortarlas, y eso te permite mantener la conectividad de la red. No es lo mismo cerrar un aeropuerto que cerrar una línea aérea concreta.

Siguiendo con el ejemplo del aeropuerto, este modelo permitiría identificar qué conexiones aéreas son las más importantes a la hora de transmitir una enfermedad, evaluar la incidencia que tendría después de desactivar determinadas rutas y desarrollar estrategias de contención.

«Esto permite adoptar soluciones menos drásticas a la hora de prever o contener la propagación de una enfermedad, ya que no hay que actuar o aislar toda la red o todo un nodo, sino simplemente cortar enlaces, desactivando aquellos que el modelo que hemos hecho prevé que serán los que desencadenarán una cascada de infecciones», ha concluido Arenas.

Fte.: EFE y COPE

Cerca de un centenar de niños y jóvenes participan este sábado en el Scratch Day de la UVa

Se celebrarán diferentes talleres de Scratch tanto para principiantes como para los que tienen ya algún conocimiento, de programación, y de introducción a Arduino y a la Robótica.

Una docena de jóvenes de entre 11 y 14 años del Club de Jóvenes Programadores de la Universidad de Valladolid, CompuEdu@UVa, tutorarán las actividades programadas en el Scratch Day que se celebrará este sábado 4 de mayo en la Escuela de Ingeniería Informática (Campus Miguel Delibes) de Valladolid.

Esta es una de las principales novedades previstas para esta séptima edición de un evento en el que se han inscrito más de un centenar de niños y jóvenes, de entre 7 y 16 años, interesados en aprender algo nuevo del mundo de la Computación, la programación y la robótica; y que estarán también apoyados por 30 estudiantes de la Escuela de Ingeniería Informática de Valladolid y de Educación, señala la institución académica a través de un comunicado remitido a Europa Press.

Este año también por primera vez se celebrará un taller App Lab en el entorno de programación para el desarrollo de aplicaciones móviles, que podrán desplegarse en todo tipo de dispositivos, ordenador, smartphone o tablet.

Además, como en ediciones anteriores se celebrarán diferentes talleres de Scratch tanto para principiantes como para los que tienen ya algún conocimiento, de programación, y de introducción a Arduino y a la Robótica.

Fte.: Tribuna de Valladolid

Científicos españoles crean modelos predictivos de enfermedades con big data e IA

El objetivo de este equipo es afinar las predicciones sobre el diagnóstico a partir de las imágenes médicas

Fuente: Innovadores La Razón

Un equipo de investigadores valencianos trabaja en el desarrollo de un sistema que aprovecha las capacidades de clasificación de información que ofrecen los procesos de computación de big data e inteligencia artificial (IA) y, en concreto, el aprendizaje profundo. En el proyecto DeepHealth se pretenden crear modelos predictivos a partir de una gran base de datos con imágenes anonimizadas.

La idea fundamental del proyecto es disponer de algoritmos basados en deep learning que analicen imágenes y proporcionen información estructurada útil para el diagnóstico. Para ello, explican fuentes de la Universidad Politécnica de Valencia, es necesario «generar modelos predictivos que, nutriéndose de una gran cantidad de imágenes, proporcionen como salida la probabilidad de que una nueva imagen refleje o no una determinada enfermedad».

Así, este equipo ha recibido 12,7 millones de euros de la Unión Europea para el desarrollo de un software que permita el análisis y almacenamiento de gran cantidad de datos, principalmente imágenes médicas, como herramienta de apoyo a los facultativos en el proceso de toma de decisiones sobre el diagnóstico.

Un componente esencial del proyecto es la creación de una gran base de datos con imágenes médicas anonimizadas que puedan utilizarse para entrenar y validar los modelos matemáticos predictivos. En este sentido, María de la Iglesia-Vayá, responsable del proyecto en la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana, afirma: «Crearemos una base de datos que contendrá miles de imágenes anotadas, es decir, descritas y adecuadamente clasificadas. Las anotaciones incluirán cientos de parámetros como, por ejemplo, el volumen exacto de decenas de regiones del cerebro y otras partes del cuerpo».

El gran valor de este proyecto, añade la investigadora de la FISABIO, es que «persigue, a partir de reunir y analizar conjuntamente muchos de esos parámetros de imagen en miles de casos diferentes, afinar las predicciones sobre el diagnóstico a partir de las imágenes médicas y, de ese modo, reforzar la cantidad de información que se extrae de ellas y su valor clínico».

Jon Ander Gómez Adrián, investigador de la UPV y coordinador del proyecto, señala que el objetivo  «es aunar dos áreas de desarrollo informático que hasta ahora han estado separadas: la supercomputación, que ofrece unas extraordinarias capacidades de procesamiento, y el big data, que ofrece una gran capacidad analítica».

Para ello, Gómez apunta que el primer paso es «crear un entorno operativo, basado en dos nuevas bibliotecas informáticas, que permita la comunicación y el entendimiento entre los entornos informáticos de supercomputación y los de big data«.

«Una vez desarrollado el entorno operativo» completa Roberto Paredes Palacios, también de la UPV, «el siguiente paso será aplicarlo a una serie de casos clínicos para entrenar los modelos predictivos en diferentes áreas médicas, 14 en total, incluyendo migraña, demencia, depresión, etc.» Por último, los modelos entrenados serán evaluados para validar las predicciones con el fin de confirmar que estas son correctas.

Equipo científico: El proyecto es una colaboración multidisciplinar entre el grupo de investigación liderado por María de la Iglesia-Vayá en la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (FISABIO) e ingenieros informáticos de la Universitat Politècnica de València (UPV) coordinados por Jon Ander Gómez Adrián. Junto a ellos, en una iniciativa coordinada por Everis, participan investigadores de otras 19 instituciones de nueve países europeos. Puesto en marcha durante el pasado mes de enero con una duración prevista de tres años.

Información en Innovadores

Científicos valencianos describen el cambio en un cerebro con alzhéimer años antes del primer síntoma

Una investigación llevada a cabo por la Universitat Politècnica de València (UPV), la Universitat de València (UV), el Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia (CNRS, en sus siglas en francés) y la Universidad de Burdeos (UB), ha descrito los cambios que sufren determinadas estructuras cerebrales a lo largo de la vida, permitiendo estimar el momento en que se separan las trayectorias de los modelos patológico y no patológico.

La investigación, desarrollada por el ingeniero informático José Vicente Manjón (UPV), Enrique Lanuza (UV), Pierrick Coupé (CNRS), y Gwenaelle Catheline (UB), y publicada en la revista Scientific Reports, ha mostrado una divergencia alrededor de los 40 años de edad en los volúmenes del hipocampo, la amígdala y los ventrículos laterales del modelo de alzhéimer, comparado con el modelo de envejecimiento normal.

En el caso del hipocampo y la amígdala, el volumen disminuye, mientras que en el caso de los ventrículos laterales, aumenta en el modelo patológico.

Divergencias: modelos y edades de detección

El hipocampo es la estructura cerebral que exhibe la divergencia más precoz entre el modelo cognitivamente normal y el modelo patológico, siendo detectable entre los 37 y los 39 años en función del deterioro cognitivo.

Por su parte, la amígdala es la parte que experimenta cambios más grandes en proporción a su tamaño en el momento de divergencia, producido entre los 40 y los 44 años. Esta desviación no es sorprendente, puesto que es la responsable de la degradación de la capacidad de procesamiento de la emoción y, probablemente, está también relacionada con los déficits olfativos, síntomas frecuentes en los pacientes con alzhéimer.

En cuanto al modelo de ventrículos laterales, la investigación pone de manifiesto que hay una divergencia temprana entre los 39 y los 42 años. Sin embargo, la ampliación de esta estructura durante el envejecimiento normal reduce la anomalía después de los 60 años. Por lo tanto, el uso de este biomarcador es difícil para los casos de inicio tardío de la dolencia, puesto que el agrandamiento de los ventrículos laterales se produce durante el envejecimiento normal.

Según Lanuza, investigador y profesor del Departamento de Biología Celular, Biología Funcional y Antropología Física de la UV, «estos resultados sugieren que las alteraciones neuropatológicas subyacentes al alzhéimer empiezan mucho antes de la aparición de los síntomas clínicos, y años antes del diagnóstico clínico».

Más de 4.000 resonancias magnéticas analizadas para crear los modelos

Este trabajo establece un marco de referencia que permite entender cuál es la dinámica de un cerebro sano y cuál la del cerebro afectado por alzhéimer. Para llegar a él, el equipo de investigación ha analizado más de 4.000 imágenes de resonancias magnéticas de cerebros sanos y enfermos correspondientes a sujetos con edades comprendidas entre los 9 meses y los 94 años de edad.

Para ello, hicieron uso de volBrain, una plataforma online gratuita desarrollada por el equipo de la UPV y el CNRS que permite un análisis automático, rápido y detallado, del volumen de diferentes estructuras del cerebro.

Durante el estudio, los investigadores evaluaron 2.944 resonancias de cerebros sanos, a partir de las cuales desarrollaron el modelo de la evolución normal de los volúmenes cerebrales a lo largo de la vida, y otras 1.400 de pacientes con alzhéimer de más de 55 años, con las que construyeron el modelo de los cerebros enfermos.

«A partir de la comparación de ambos modelos», señala Manjón, investigador del grupo IBIME-ITACA de la UPV, «el estudio permitió constatar cuándo se producen esas primeras alteraciones en el cerebro».

Diseño de nuevos fármacos en fase preclínica

Así mismo, el investigador de la UPV apunta que este trabajo podría ayudar, a su vez, al diseño de nuevos fármacos para ralentizar el progreso de la patología.

«El nuevo modelo propuesto», destaca, «nos da información sobre los cambios del cerebro de los 40 a los 55 años, es decir, en una fase muy temprana de la enfermedad y de la que apenas se tenía datos. Esto abre la puerta a estudiar el efecto de futuros fármacos en una fase preclínica, cuando la degradación del cerebro puede aún ser reversible».

Sobre volBrain

volBrain ofrece información sobre los volúmenes de los tejidos de la cavidad intracraneal (ICC), así como de algunas áreas macroscópicas como los hemisferios cerebrales, el cerebelo y el tronco cerebral. Además, proporciona también los volúmenes e índices de asimetría de las estructuras subcorticales, de gran importancia en el ámbito neurológico. Toda esta información resulta de especial relevancia para el avance de la investigación sobre patologías neurológicas.

Entre sus principales ventajas, volBrain destaca fundamentalmente por su facilidad de uso y velocidad de análisis, que lo diferencian de otros sistemas similares que existen en el mercado.

Actualmente, el sistema ha procesado más de 130.000 cerebros de todo el mundo, y analiza una media de 4.000 casos al mes.

Fte.:UPV

La computación se hace hueco en el programa InTalent

El ingeniero informático José Antonio Iglesias, es uno de los dos investigadores elegidos en esta tercera edición.

Andrea G.G. A Coruña

El rector de la Universidad de A Coruña, Julio Abalde, y el vicerrector de Política Científica, Investigación y Transferencia, Salvador Naya, presentaron ayer a los dos nuevos investigadores que se incorporan al programa InTalent UDC-Inditex, Mónica Ferrín y José Antonio Iglesias. Ambos fueron elegidos por su excelencia entre 106 candidatos, para formar parte de la tercera edición de este proyecto.

Los dos investigadores estuvieron durante más de diez años lejos de su tierra, Galicia, por lo que ambos agradecen la oportunidad, “contentos de voltar a casa”. 

En el caso de José Antonio Iglesias era la segunda vez que se presentaba a este programa, “non todo sae á primeira, pero perseverar é tamén importante”. Licenciado en Ingeniería Informática, estuvo por diferentes lugares europeos hasta volver a tierras coruñesas. Su especialidad es la computación visual y gráfica y la utilizará en su proyecto de investigación para centrarse en la exploración de técnicas de rendering e iluminación avanzadas para la visualización científica, así como a su reciente adopción en simuladores virtuales y para creación sintética de datos e imágenes más realista.

InTalent UDC-Inditex es un proyecto de colaboración entre la Universidad y la empresa Inditex para la retención, recuperación y captación de talento investigador con el objetivo de generar tejido científico e investigador de excelencia en el seno de la enseñanza universitaria. Un aspecto que referenció Julio Abalde, «non queremos captalos, senón retelos”. A lo que añadió que no quieren que sea solamente un vínculo de tres años, “se seguen a conseguindo obxectivos, queremos incorporalos á plantilla universitaria”. Un dato importante “para non perder o seu talento”, en un proyecto en el que ambos géneros están representados por un cincuenta por ciento.

Fte.: El Ideal gallego

Premio concedido a un proyecto fin de carrera por el uso de la Norma Técnica de Documentación de Proyectos de Ingeniería Informática

El Colegio Oficial de Ingeniería Informática de la Comunidad Valenciana (COIICV) ha otorgado el Premio Sapiens Proyecto Fin de Carrera 2019 al proyecto “Sistema de gestión y análisis estratégico de las competencias transversales en Ingeniería Informática” del alumno Carles Torró Segura de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV).

El premio se entregó el pasado 11 de abril en el marco de la cena de gala de Semanainformatica.com2019 por parte de Julián del Valle, miembro de las juntas de gobierno del COIICV y de CCII. El premiado fue acompañado por su director de proyecto, el Profesor José Luis Poza Luján.

Así mismo el Presidente de CCII, Juan Pablo Peñarrubia, hizo entrega del premio Académico a D. Vicente Botti Navarro, profesor de la UPV, Doctor en Informática con una amplia labor en materia de Inteligencia Artificial y a la propia consolidación de la Escuela Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la UPV. Toda la información sobre el profesor Botti y el resto de premios y premiados en la web de SemanaInformatica 2019.

Síntesis del proyecto de Carles Torró Segura:

El Trabajo Final de Máster premiado se contextualiza dentro del proyecto Europeo Erasmus+ CoSki21 (Core Skills for 21th Century Professionals) y ha sido presentado ante los socios de otros cinco países (Finlandia, Holanda, Portugal, Austria, y Eslovenia).

El objetivo del proyecto es estudiar las competencias transversales necesarias para los profesionales del siglo XXI para implementar las herramientas informáticas que permitan organizar dichas competencias adecuándose al contexto de trabajo de cada empresa. El Trabajo Final de Máster premiado ha desarrollado la aplicación web que proporciona acceso a la base de datos de mapas de competencias y asesora acerca de la conveniencia de unas u otras competencias a la empresa, en función de su campo de trabajo.

Noticia completa en la web de COIICV: https://www.ccii.es/noticias/429-premio-sapiens-coiicv-al-mejor-proyecto-fin-de-carrera-usando-la-norma-de-proyectos-de-ingenieria-informatica

Así quiere que las máquinas puedan ‘leer’ música este investigador informático español

A sus 30 años, Jorge Calvo es una referencia mundial en reconocimiento óptico de música. Ha asentado las bases de un nuevo enfoque que usa ‘machine learning’ para entender las partituras como un todo.

María Climent – Innovadores

Qué riqueza la de la escritura musical. Sobre un lienzo de cinco líneas bailan las notas con sus figuras, puntillos, pausas… Las claves marcan el arranque de un vaivén de acordes, compases, alteraciones… Qué distinta al lenguaje escrito, con su evidente estructura secuencial. Y cuando la música escrita viene del pasado, las diferencias se vuelven más patentes. Incluso existen tesoros que hoy nadie es capaz de descifrar. Piezas centenarias con una notación obsoleta e inescrutable; pero tan valiosa… Ese es el reto del investigador español Jorge Calvo, que está ‘enseñando’ a la inteligencia artificial a ‘leer’ música, del siglo que sea.

Llegó al reconocimiento óptico de música casi por casualidad, un campo que cuenta con solo un par de decenas de expertos a nivel mundial y, a pesar de su juventud, pronto se convirtió en un referente global en la materia.

El galardonado con el Premio Joven Investigador Informático de 2018, otorgado por la Sociedad Científica Informática de España (SCIE) y la Fundación BBVA, a sus 30 años puede enorgullecerse de una carrera prolífica en publicaciones (unos 30 artículos en revistas y 40 en congresos) y de contar con una plaza propia en la Universidad de Alicante. Allí es donde empezó su andadura, estudiando Informática. Pronto la investigación le despertó el ‘gusanillo’ y decidió hacer su doctorado.

Entró en un grupo de investigación especializado en música por ordenador. “Yo no sé de música”, reconoce a INNOVADORES. Tampoco las máquinas. Este campo, prácticamente inexistente en todo el mundo, le permitía trabajar en un aspecto de la música que no estaba estrechamente relacionado con la música. ¿Cómo? Utilizando ‘machine learning’ (aprendizaje automático, una rama de la inteligencia artificial) para desentrañar las partituras como si fueran imágenes. Como ahora todo es digital, parece lógico que Calvo se especializase en patrimonio antiguo, que añadía un grado mayor de dificultad a sus estudios.

“Hay mucha gente que trabaja en el tratamiento de imágenes de texto”, comenta. “El concepto es parecido, pero el lenguaje escrito no tiene nada que ver con la notación musical, mucho más compleja porque todos los conceptos se relacionan entre sí”, explica. Concluye: “En música tienes que estar atento a 40 cosas a la vez”.

Una visión diferente

Pronto, el joven español se hizo notar por su particular enfoque. Se dio cuenta de que sus colegas buscaban soluciones concretas a cada partitura. “El problema en los archivos musicales es que cada librito tiene su propia particularidad”, señala. Por tanto, los resultados de cada experto no podían reutilizarse por el resto. “Pensé que no se estaba haciendo ciencia en el sentido de construir algo en base al trabajo de otros”.

Encontró en el ‘machine learning’ la perfecta solución al problema. Corría el 2013, por aquel entonces la inteligencia artificial no era tan popular como hoy. Así estableció una nueva forma de ‘leer’ música, aunque al principio reconoce que le costó convencer a la pequeña comunidad científica que existía en torno al reconocimiento óptico de música. “La idea era rompedora en este campo y los revisores no la entendían”.

Hasta el momento, para reconocer una partitura, se dividía en etapas donde primero se buscaban los símbolos para después tratar de relacionarlos. Calvo se salta estas fases y las unifica en una única, “aún más general”. De esta forma, se puede replicar, aunque cambie la notación musical. “Intento que directamente el algoritmo me diga qué pone”, dice. Además, el sistema de aprendizaje automático aprende también las vinculaciones sin ser programado explícitamente para ello.

Y todo esto, ¿para qué? Calvo tiene en marcha un proyecto basado en su investigación que consiste en transcribir de imagen a formato digital patrimonio hispánico a partir del Renacimiento. “La notación musical que usamos ahora no tiene nada que ver con la del pasado”, puntualiza. En España, la música se hacía de una manera determinada, tan peculiar que hoy “tenemos mucho patrimonio que la comunidad no ha estudiado en profundidad porque es diferente”. Es decir, que no hay expertos y, por tanto, esas partituras hoy no dicen nada.

“Con inteligencia artificial podemos desenterrar un montón de patrimonio en España y América”. Para, por ejemplo, conocer el origen de los cancioneros populares. Para conseguirlo, se estudiará un archivo concreto en Valencia. “Si es exitoso, lo replicaremos a otros lugares”.

Fuente: Innovadores La Razón