Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática

Mar González, ingeniera informática que trabaja en el laboratorio de Seattle de Microsoft Research, vaticina más teletrabajo y una escalada hacia el ‘spacial computing’

Mar González Franco (Pamplona, 1985) trabaja desde el 2016 en Microsoft Research, en el laboratorio de Seattle, donde desarrolla proyectos de investigación relacionados con la realidad virtual. Su relación con Barcelona es grande, porque estudió Ingeniería Informática y Multimedia en la Universitat Ramon Llull y, además, es investigadora honoraria de la Universitat de Barcelona.

¿Hacia dónde se dirige la realidad virtual?

Nos dirigimos hacia lo que llamamos el spacial computing, donde el contenido está distribuido en el espacio, a nuestro alrededor, en vez de metido dentro de una pantalla. Y vamos a interactuar con este contenido y hasta tocarlo.

¡No me diga!

Olvídese de los encuentros digitales de hoy en día, donde vemos a los participantes metidos en una pantalla pequeña. Pronto habrá entornos virtuales en los que podremos vernos convertidos en un avatar y trasladarnos a otro lugar para estar con nuestros amigos y familiares. También hay interacción por sonido, como la app Soundscape, que ayuda a las personas ciegas a llegar a un destino con un sonido espacializado.

Y hablando de encuentros virtuales, ¿qué me dice del auge del teletrabajo?

Pues que estamos siendo testigos de cómo, gracias a la tecnología del cloud computing, podemos trabajar y aprender desde casa de forma colaborativa, disponiendo de recursos accesibles de manera segura. Yo creo que está experiencia cambiará definitivamente el concepto de lugar de trabajo. Es decir, el trabajo dejará de ser un sitio al que se va para ser una cosa que se hace.

La innovación se está mostrando imprescindible, ¿por qué debemos innovar?

Es importante entender la innovación y la adopción tecnológica como una vía para hacernos más eficientes y prepararse para los retos del futuro. La innovación es para todo el mundo, no sólo para las grandes empresas y tecnológicas, y abarca todo tipo de procesos, desde los más simples hasta los más complejos. Empresas, organizaciones e instituciones de todo tipo pueden y deben innovar para hacer frente a grandes desafíos.

Pero las pequeñas empresas dicen que no tienen recursos para la innovación…

Estamos viendo cómo se acelera la innovación. Cambios que se esperaban en los próximos años se están condensando en meses: desde el trabajo desde casa al aprendizaje en remoto, pasando por las ventas y el servicio al cliente online. La manera más sencilla de hacer innovación es preguntarse: qué partes de tu negocio, producto o trabajo necesitan ganar eficacia. Y, a partir de ahí, buscar soluciones que, a veces, vendrán de la mano de un centro tecnológico, pero otras muchas será algo más sencillo. Por ejemplo, muchos pequeños comercios deberían mirar en el actual contexto a las plataformas de venta online para llegar a más gente.

¿Cuál es la situación de la innovación en España y, especialmente, Barcelona?

La innovación hasta ahora era algo etéreo, que se veía en un horizonte lejano. Sin embargo, ahora está cogiendo forma, se está haciendo tangible y forma parte del día a día. Tanto el ámbito público como el privado deben remar en la misma dirección y, en concreto, la universidad debe adoptar las últimas tecnologías para impulsar el I+D en campos como la inteligencia artificial, realidad mixta, internet de las cosas, el big data o quantum computing, por poner algunos ejemplos.MarMa

Acabemos con un tema muy actual, Internet y la desinformación. ¿Cómo lo gestionamos?

Gracias a Internet, muchos de nosotros ahora podemos trabajar y estar en contacto con la familia. También nos da acceso a noticias, pero es muy importante confiar sólo en contenidos de fuentes reputadas, como pueden ser los periódicos tradicionales. Las grandes empresas tecnológicas, además, se están coordinando con las autoridades para luchar contra las noticias falsas e informar de forma segura a los ciudadanos. El problema no sólo es la desinformación, sino también la sobreexposición a las noticias, que incluso siendo verídicas pueden llegar a generar ansiedad, tal y como estamos viendo estos días con la pandemia.

Fuente: El Periódico

La profesora de Ingeniería Informática Ruth Cobos lidera el proyecto NeuroContigo de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y la Asociación Madrileña de Neuropsicología

La Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y la Asociación Madrileña de Neuropsicología han puesto en marcha la iniciativa solidaria NeuroContigo, una plataforma web para ofrecer asesoramiento y resolver las dudas sobre el neurodesarrollo que pueden surgir en el día a día durante el confinamiento.

El proyecto cuenta con un grupo de profesores de la Facultad de Psicología y del grupo de herramientas interactivas avanzadas de la Escuela Politécnica Superior de la UAM, que han colaborado en la creación de esa plataforma web.

El objetivo es que los neuropsicólogos voluntarios presten ayuda -a través de videollamada, correo electrónico o llamada telefónica- sobre cuestiones como trastornos del neurodesarrollo y del aprendizaje, envejecimiento activo, daño cerebral, enfermedades neurodegenerativas, epilepsia y Trastorno del Espectro Autista (TEA), entre otros.

La profesora de Ingeniería Informática Ruth Cobos, miembro del grupo y encargada de liderar el proyecto, asegura que les «entusiasma» que el trabajo del ingeniero informático permita «ayudar a la sociedad con sus desarrollos» y poner a su servicio «una tecnología más humanizada», precisa la UAM en un comunicado.

Según los organizadores, desde su puesta en marcha se han contabilizado más de 4.700 visitas de 25 países, especialmente de España (el 80 por ciento del total), Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

Fuente: La Vanguardia

Investigadores de la UPV diseñan un modelo de previsión para anticiparse a posibles rebrotes de Covid-19

El modelo de simulación se presenta como una «herramienta esencial para afrontar futuros rebrotes de la enfermedad y prever el estado de saturación del hospital derivado de los mismos»

Investigadores del Campus de Alcoy de la Universitat Politècnica de València (UPV) han colaborado en el diseño de un modelo previsión y de simulación con el objetivo de poder afrontar posibles rebrotes de la Covid-19.

Se trata de una herramienta que permite mejorar el flujo de pacientes y la calidad asistencial en el Departamento de Salud de Alcoy (Alicante) en la gestión de la crisis derivada de la pandemia del coronavirus.

El equipo de trabajo ha estado compuesto por el doctor Alejandro Rodríguez Villalobos (investigador del Instituto Universitario Mixto de Tecnología de Informática), el doctor Jesús Seguí Llinares (investigador del Instituto de Tecnología de Materiales, con experiencia en contratos de investigación previos con otras entidades sanitarias) y del doctor Vicente Diez Valdés (Departamento de Organización de Empresas de la UPV y ex director de Recursos Humanos del Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia), todos ellos investigadores del Campus de Alcoy, junto con el Grupo de investigación ROGLE del campus de Vera de la UPV, dirigido por José Pedro García Sabater.

El modelo de simulación se presenta como una «herramienta esencial para afrontar futuros rebrotes de la enfermedad y prever el estado de saturación del hospital derivado de los mismos», destacan fuentes de la institución académica a Europa Press.

En concreto, establece un cuadro de mando y control anticipado de los recursos hospitalarios necesarios: humanos, técnicos, de protección y de infraestructura derivadas de los nuevos ingresos, permitiendo así planificar, organizar y gestionar con antelación las necesidades de los servicios asistenciales, evitando su posible colapso.

«Se trata, por lo tanto, de anticiparse y proteger al sistema sanitario proporcionando una herramienta que sirva de apoyo en la toma de decisiones, en situaciones de gran variabilidad al equipo de gestión del hospital», apunta Francisca Sempere, investigadora del Campus de Alcoy de la UPV y coordinadora del proyecto.

Aprendizaje de Wuhan

Los datos de partida son las estimaciones de contagios que se determinan a partir de modelos de previsión desarrollados por el investigador Alejandro Rodríguez Villalobos. Son modelos matemáticos complejos de previsión construidos a partir del aprendizaje y del comportamiento de contagio y confinamiento observado desde el inicio de la pandemia en Wuhan (China).

Fuente: Levante EMV

 

Una ‘app’ con sello español para diferenciar el sonido de la «tos del coronavirus»

Grabar la tos con el micrófono del móvil y que éste reconozca, por su sonido, si es la típica del Covid-19. No es ficción. Es lo que hará la aplicación Coughvid, en la que trabaja el ingeniero informático gallego Tomás Teijeiro, con su grupo de la EPFL (École Polytechnique Fédérale de Lausanne), en Suiza.

Teijeiro, que lleva dos años volcado en su investigación postdoctoral en Suiza, estudió Ingeniería Informática en la Universidad de Santiago de Compostela (USC) e hizo su doctorado en Ciencias de la Computación en el CiTIUS (Centro Singular de Investigación en Tecnologías Inteligentes). Actualmente, su trabajo está relacionado con la aplicación de la inteligencia artificial en el área de la salud.

El objetivo de la aplicación es que sirva “como herramienta de screening, una etapa antes del diagnóstico en la cual, de forma simple, el paciente en su propio domicilio puede hacerse este test si se nota síntomas”, cuenta Tomás en una entrevista con Efe.

Tras grabar la tos con el micrófono de un smartphone y contestar a otras preguntas sobre su estado de salud, Coughvid le dirá al usuario si es necesario que se ponga en contacto con su médico para hacer una PCR y confirmar el diagnóstico.

Este proyecto, en el que trabajan también cinco estudiantes de doctorado, lo coordina el profesor español David Atienza, director del laboratorio.

La idea fue de una de las estudiantes, ya que su madre ejerce de médica en Estados Unidos y le comentó que los pacientes de Covid-19 tienen “una tos bastante distinta a la que se puede tener con catarros, gripes o alergias estacionales y que los médicos eran capaces de distinguirla bastante bien”, afirma Teijeiro.

A partir de ahí, comenzaron a buscar bibliografía y, tras consultarlo con distintos médicos, constataron que “la tos seca es un síntoma característico de la enfermedad”, por lo que prepararon una web para recoger grabaciones de todo el mundo e indagar así hasta qué punto serán capaces de diferenciar con exactitud el sonido de la tos del coronavirus.

Han recogido hasta el momento más de 16.000 muestras para realizar el análisis exploratorio de datos, pero saben que “solo por el sonido de la tos va a ser muy difícil” determinar si alguien padece la enfermedad.

Por ello, van a precisar sus pesquisas con un ensayo clínico en el que médicos recogerán grabaciones de pacientes que han sido diagnosticados con test PCR. “Tendremos información ya adquirida con una metodología más fiable”, detalla.

En cualquier caso, Coughvid, que será gratuita y estará disponible de forma global para Android e iOS, servirá “como herramienta para ayudar al paciente”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está interesada en incluir su test de análisis de la tos en una aplicación propia que está desarrollando para el control de la pandemia.

Asimismo, “puede ser útil para las autoridades”, apunta Teijeiro, ya que el proyecto recoge información de geolocalización, de forma opcional, que puede “ayudar a detectar nuevos brotes” e identificar “una zona geográfica determinada en la que varios pacientes, a priori, muestren un tipo de tos que es muy compatible con el coronavirus”.

Aunque en ningún caso pretenden realizar un diagnóstico, la iniciativa “se está desarrollando con el asesoramiento de personal médico y en colaboración con hospitales”.

“Todo lo que sea aumentar el conocimiento de la enfermedad nos va a ayudar de una forma u otra a controlar la pandemia”, reflexiona el investigador.

Fuente: Innovadores

Ciencia y tecnología en clave femenina

Según publica la UNESCO, del total de matriculaciones registradas en carreras STEAM (en inglés, Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas) durante el último curso, tan solo el 35% pertenece a mujeres.  En respuesta a este datos, diferentes iniciativas aprovechan el tirón de las nuevas tecnologías para reivindicar la presencia femenina en materias tales como la programación o la robótica.

El reloj del escritorio marca las 12:30h. Se abre en el portátil una pantalla dividida que enmarca la cara de dos chicas. “¡Hola a todos!”, saludan antes de dar paso a las presentaciones: “Yo soy Patricia”, “Y yo soy Valeria”, “Y juntas formamos ValPat”. Es el ritual que siguen cada día, y de manera puntual, una profesora y su alumna a través de YouTube. Un equipo unido con la interesante misión de trasladar la ciencia y la tecnología a los más jóvenes de una manera amena y directa:

“Realizamos proyectos englobados en cinco categorías. Así, tenemos videos de proyectos de robótica, electrónica, programación, matemáticas y diseño, que complementan a las charlas que impartimos en colegios, compañías o eventos, y los medios en los que aparecemos”.

Con esta iniciativa, que surgió como una serie de vídeos periódicos y que, durante el actual estado de confinamiento, se ha visto reforzada por emisiones diarias en directo, Valeria y Patricia pretenden no acomodarse únicamente en la vertiente didáctica de sus contenidos, sino caminar un paso más allá: “Nos gusta ser un ejemplo para las niñas, para que vean que están de sobra capacitadas para este mundo, si les gusta. Queremos inspirar y servir de modelo a esas niñas para que usen la tecnología y la vean como una opción para ellas”.

Y es que las responsables de ValPat son conocedoras de los números que confirman que el acercamiento de las mujeres a las formaciones y profesiones STEAM sigue siendo aún muy limitado. Según datos de la UNESCO, únicamente el 35% de matriculaciones registradas en carreras STEAM en el último curso tienen nombre de mujer. De ahí la importancia que pueden tener experiencias de este tipo, capaces de convertirse en caballos de batalla contra la brecha de género, y que también tienen su réplica en Andalucía.

Más de 400 niñas participaban en la última edición de “Guadalinfo promueve STEAM, despertando vocaciones científicas y tecnológicas en las jóvenes andaluzas”, una iniciativa que ya en su nombre evidencia su propósito y que, además de diversos talleres y charlas relacionados con la robótica, la programación o la impresión 3D, contemplaba la inclusión de un certamen para premiar los proyectos más innovadores desarrollados por las propias alumnas: “Fueron  premiadas, entre otras propuestas, elementos de protección deportiva, soluciones para racionalizar aparcamientos, repuestas tecnológicas para la prevención de incendios, cerraduras digitales, o mejoras tecnológicas para invidentes tales como un bastón inteligente o soluciones domóticas”, señala Luis Navarro, director general del Consorcio Fernando de los Ríos.

La iniciativa de Guadalinfo está enfocada a un perfil de alumnas adolescentes, como respuesta a una necesidad detectada desde el organismo y que Navarro explica así: “Los datos nos dicen que, a partir de la adolescencia, se abre una brecha de género en este campo. Por eso decidimos iniciar un piloto enfocado específicamente al grupo de edad que se suele «descolgar» de las disciplinas STEAM”.

También pretende fomentar la curiosidad hacia formaciones STEAM en este rango de edad la iniciativa “Programar en igualdad”, puesta en marcha por la Universidad Pablo de Olavide (UPO).  En este caso se trata de un concurso en el que se insta al alumnado de los Centros de Educación Secundaria de la provincia de Sevilla a que desarrollen y presenten vídeos destinados a acabar con los estereotipos de género en materia de ingeniería y nuevas tecnologías.

“Es preciso dar una visión real de lo que significa ser un ingeniero o ingeniera informática”, indica María del Pilar Moreno, directora del Grado en Ingeniería Informática en Sistemas de Información (GIISI) de la UPO. “Entre nuestros objetivos están el de difundir un mensaje positivo e igualitario en la sociedad para reducir la brecha de género, e incrementar la presencia femenina en las aulas y en la profesión informática, de manera que haya una mayor diversidad de género en las empresas tecnológicas.”

“No podemos afrontar los retos del siglo XXI con dinámicas exclusivamente urbanas y masculinas”, recuerda Luis Navarro en forma de sentencia a la que Pilar Moreno añade, de manera concluyente, que: “materias como la ingeniería informática están cambiando la forma de ver el mundo.  Las mujeres no podemos quedarnos al margen del momento tecnológico sin precedentes que estamos viviendo”.

Fuente: Cibersur

Vuelta al trabajo más segura con una aplicación de móvil nacida en el seno de CiTIUS de USC

Tres investigadores del CiTIUS crearon hace 5 años una empresa, Situm, que ofrece servicios de geolocalización en interiores. Ahora adaptan el proyecto para que los trabajadores puedan estar protegidos contra el coronavirus.

Volver al trabajo presencial es ahora más seguro para algunos trabajadores gracias a una aplicación móvil. La desarrolla Situm (significa ubicación en latín), una empresa creada hace 5 años por tres investigadores, que ahora aprovecharon su servicio de localización y posicionamiento en interiores para smartphones para desarrollar una solución de cara al regreso de empleados a su puesto de trabajo, en lo que ya ha dado en llamar la “nueva normalidad”.

La solución que ofrecen ahora, para sedes de grandes empresas, administraciones públicas o grupos de edificios donde trabajen más de 1.000 personas, es una app que la compañía pondría a disposición de todos sus empleados para ofrecerles seguridad en su vuelta al trabajo en los tiempos del coronavirus, que cambiará nuestra manera de comportarnos y relacionarnos.

La aplicación, instalada en el teléfono móvil, va a estar calculando nuestra posición y viendo si tenemos compañeros cerca, de manera que si alguno de ellos no respeta la distancia de seguridad, o nosotros mismos, nos va a recordar que no se están cumpliendo el mandato de las autoridades sanitarias.

Otra de las funcionalidades, y con las nuevas normas de aforo limitado de salas, es advertir al nuevo que entra y a los que ya están que se está excediendo la capacidad máxima permitida. También puede, si un compañero fue detectado como covid-19 positivo o es sospechoso de serlo, analizar dónde ha estado esa persona y sobre todo con quién en los días precedentes. Con quién comió en la cafetería, con qué personas se reunió… en resumen, con cuántas personas compartió espacios en los últimos días para que puedan iniciar una cuarentena por si fue contagiado.

Pero este servicio puede ir más allá en estos momentos y es que en los grandes edificios o grupos de edificios (un ejemplo podría ser la sede central de la Xunta, en San Caetano o un hospital) puede guiar a las personas por los pasillos menos transitados para no tener que ir esquivándose mutuamente.

Víctor Álvarez, CEO de la empresa, una spin off del CiTIUS (Centro Singular de Investigación en Tecnoloxías Intelixentes) de la USC, que tiene a Senén Barro como director científico, asegura que 12 grandes compañías se han interesado ya por esta solución. No quiere dar nombres, pero confirma que la mayoría de ellas están en el Ibex 35. Todas conocían su trabajo, aunque no fuesen clientes, y preguntaron, al hilo del servicio de geolocalización, si se podía desarrollar algo para la vuelta al trabajo. Precisamente estaban en el tema.

Al apuntarle que la sede de Inditex, una mezcla de oficinas y almacenes, PSA en Vigo o la misma Xunta podrían ser perfectas candidatas para esta aplicación, dice que sí pero ni siquiera revela si se interesaron por la aplicación.

Quizás sean ya más las interesadas porque esta semana ofrecieron una webinar (presentación on-line) a otras 50, procedentes de España, Latinoamérica y Oriente Medio.

Es evidente que para que la aplicación no tenga problemas de privacidad la empresa que la compra tiene la obligación de informar a todos los trabajadores de los datos que se están utilizando y cuál es la finalidad de esos datos. Puede que algún covid positivo no quiera que sus compañeros lo sepan. Situm le da las herramientas y la compradora tiene que cumplir con la ley de protección de datos.

Detrás de Situm están tres investigadores que se conocieron en el CiTIUS de la USC, vieron una oportunidad de negocio y decidieron montar la empresa. Ahora mismo dan trabajo a 35 personas en Santiago. Los fundadores son Víctor Álvarez (ingeniero informático por la USC), Adrián Canedo (ingeniero de telecomunicaciones por la UVigo) y Cristina Gamallo (ingeniera informática por la UDC).

Para esta app pensada para la vuelta al trabajo se apoyaron en la que ya ofrecen a más de 40 empresas que están ubicadas en España, Japón, Singapur o Estados Unidos, entre otros países. En Galicia, figura entre sus clientes el Centro Comercial Marineda City, en A Coruña, donde al descargar la aplicación, aparece un plano que te lleva a la tienda que tú quieras.

Y es que la tecnología de posicionamiento en interiores permite guiar al usuario en grandes edificios como aeropuertos y estaciones de tren o de autobús desde su posición hasta los principales puntos de interés, como chek-in, controles de seguridad o puertas de embarque, además de los servicios incluidos en su interior, como aseos, tiendas o restaurantes.

Tambén es útil en hospitales, permitiendo a pacientes y visitantes navegar en el interior de estos centros de salud a través de sus smarthpones para buscar consultas, salas de espera, tiendas, paradas de transporte público… De hecho, Situm está presente en hospitales públicos y privados de España, Turquía y Tailandia. En Galicia disponen de este servicio el Álvaro Cunqueiro, en Vigo, y el Lucus Augusti, en Lugo. Además, el hospital de Mersin en Turquía, o la Fundación Jiménez Díaz y otros hospitales de Quirónsalud en España.

Pero además de guía para visitantes, también tiene otra función. Ayuda a empresas con sedes grandes y complejas a mejorar la eficiencia de su gestión de personal, además de facilitar el día a día de sus trabajadores para localizar puntos de su interés, como dónde hay plazas libres en el parking o en el comedor, o dónde está determinada sala de reuniones.

También es operativo para un centro comercial o de oficinas que cuenta con muchos trabajadores de seguridad. Para la empresa es muy importante saber dónde están en cada momento por si hay una emergencia, como podría ser un robo, para enviar a los compañeros más cercanos como apoyo.

Los centros logísticos son, asimismo, buenos candidatos porque Situm ofrece datos en tiempo real de activos móviles con otros elementos (como carretillas y demás vehículos logísticos) en el interior de ambientes industriales, proporcionando información que permite la optimización del proceso logístico y del uso de estos vehículos.

PSA Group o Acciona son algunas de las empresas que figuran en la página web de la spin-off como clientes de la tecnología de localización en interiores para el seguimiento y la monitorización de vehículos industriales con el fin de optimizar sus flotas.

Fuente: El Correo Gallego