Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática

Un campus para acercar las ingenierías a las estudiantes del futuro

Desde hace dos años la UMA organiza un campamento de verano gratuito con el objetivo de aumentar el número de vocaciones femeninas en estos estudios.

Hace dos años, la Universidad de Málaga puso en marcha un nuevo proyecto para acercar el mundo de las tecnologías a alumnas de la ESO mediante una serie de actividades formativas. El Campus Tech Chicas nació con el objetivo de aumentar el número de vocaciones en estudios de Informática con el fin de cambiar la percepción de estas titulaciones y desechar estereotipos que a día de hoy se encuentran muy arraigados en este tipo de carreras, en las que la figura del sexo femenino es una clara minoría en las aulas, llegando a contar con menos de cinco alumnas en una clase de más de 70 estudiantes.

La acogida en la primera edición fue tan positiva que incluso llegaron a recibir peticiones de fuera de Andalucía, lo que ocasionó que tuviesen que realizar una criba de participantes y centrarse únicamente en aquellas chicas que viviesen en Málaga capital o pueblos cercanos. «Teníamos 30 plazas y se nos inscribieron unas 150 niñas. No nos esperábamos esa respuesta tan grande», comenta entre risas Denisa Constantinescu, organizadora y monitora del campus.

Durante el mes de julio y a lo largo de dos semanas, las jóvenes participan en talleres y cursos impartidos en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática -de manera totalmente gratuita- donde aprenden desde programar, hacer su propia página web con HTML, hasta realizar diseños de la parte interfaz de aplicaciones móviles. Todo centrado en materias relacionadas con las ingenierías, de modo que les llame la atención y les atraigan estos estudios. «Lo que intentamos es que vean que se pueden hacer más cosas como carrera, no solo Psicología, Bellas Artes o Medicina, que también les gusta mucho», destaca Constantinescu. Además, al finalizar el campus, exhiben los resultados de sus trabajos en una jornada final abierta al público.

Monitoras y estudiantes

Tanto la organización como la realización de las actividades del campus son llevadas a cabo por mujeres -estudiantes o que ya han terminado sus estudios-, para que las niñas vean que el sexo femenino también está presente en las carreras más técnicas. «Este tipo de actividades ayuda a que se produzca una mayor igualdad en las aulas, pero hay que fomentarlo desde una edad más temprana. Que las niñas se lo vayan planteando y que digan ‘tengo esta opción’», apunta Cristina Espejo, estudiante de Ingeniería Informática y monitora del campus. Otra de las monitoras participantes en este proyecto es Marta Ferrer, estudiante de 4º curso de Ingeniería Informática, que al igual que sus compañeras, también echa en falta la figura de referentes femeninos en las carreras de Ingeniería, al mismo tiempo que resalta la importancia de que sea un campus en el que únicamente participan mujeres. «El hecho de que nosotras les demos el curso, que seamos estudiantes y les demos nuestra visión ayuda a ver que hay chicas estudiando esas carreras y que no tienes que tener una personalidad o unos gustos determinados como para que te pueda gustar algo así. Hay mucha variedad dentro de una ingeniería», subraya Ferrer.

Otros campus

Tras la magnífica acogida de su primera edición, desde la Universidad de Málaga se pusieron en marcha otros tres cursos de verano similares. En este caso las ramas escogidas son las de Telecomunicaciones, Industriales y Matemáticas, aunque bien es cierto que en esta última titulación la situación entre chicos y chicas está más equilibrada y la diferencia entre sexos no es tan considerable.

Fuente: Diario Sur

Las ingenierías continúan siendo las titulaciones que cuentan con menos alumnas en sus aulas

Pasar del instituto a la universidad suele ser uno de los cambios más bruscos a los que un estudiante debe enfrentarse durante su etapa académica. Nuevos horarios, nuevas amistades y nuevos retos. Sin embargo, ser mujer y elegir una carrera técnica como ingeniería hace que el proceso de adaptación sea aún más duro. «No era mi sitio», «Al principio me imponía el hecho de ser la única chica en clase», comentan Cristina Espejo y Marta Ferrer, estudiantes de 3º y 4º curso -respectivamente- de Ingeniería Informática.

Las titulaciones como ingeniería muestran una imagen descompensada entre hombres y mujeres en las aulas, donde de 90 estudiantes, el número de chicas se cuentan con los dedos de una mano, y en ocasiones sobran. «Yo me encuentro dando clases y solo tengo a dos o tres chicas. Estoy haciendo un doctorado y en este despacho hay muchos chicos y yo estoy solita», explica Denisa Constantinescu, graduada en Automática y Computadores en Rumanía, y que se encuentra realizando su doctorado en Mecatrónica en la Universidad de Málaga.

No es solo cosa de chicos

«Las chicas también pueden contribuir muchísimo en las carreras técnicas, exactamente igual que los chicos», apunta Díaz, aunque todas coinciden con ella en este aspecto. Las tres son conscientes de que la continuación de estos estereotipos en las aulas radica en la falta de un fomento de estas titulaciones en edades más tempranas. «Faltan referentes femeninos en las carreras de ingenierías. Hay que darle visibilidad a esas mujeres que trabajan en este mundo, que además son muchas», añade Ferrer.

Estos pequeños cambios en la primera fase de la etapa educativa podría conseguir que el día de mañana, las aulas de estas titulaciones consigan tener una equidad visible, y que las niñas comiencen a plantearse que de mayor no quieren ser profesoras o médicas, sino ingenieras.

Fuente: Diario Sur

Un equipo de ingenieros de la salud, ingenieros informáticos, biólogos y médicos trabajan en la detección precoz del cáncer de pulmón aplicando la bioinformática.

EL gran problema del cáncer de pulmón es que no duele, como explica el doctor en Biología y catedrático de la UMA, Gonzalo Claros. Así que cuando el enfermo empieza a notar algún síntoma ya es tarde, suelen estar muy avanzados y así, incluso los tumores más benignos se convierten en mortales. Por eso, un equipo de investigación multidisciplinar conformado por ingenieros de la salud, ingenieros informáticos, biólogos y médicos trabajan en la detección precoz del cáncer de pulmón aplicando la bioinformática. Ya han localizado nuevos marcadores para el diagnóstico de la enfermedad.

“Nosotros nos dedicamos a abordar con secuenciación los problemas, y esas secuenciaciones las analizamos para encontrar la solución”, comenta Claros, del grupo de investigación de la Universidad de Málaga BI4NEXT, que trabaja en el Centro de Supercomputación y Bioinnovación (SCBI) a partir de muestras de biobanco. “Como el paciente no se da cuenta de que tiene la enfermedad, la idea es añadir marcadores para que se puedan hacer pruebas relativamente simples y sistemáticas que pongan a los médicos en alerta sobre este tipo de cáncer”, agrega el biólogo.

En su investigación, el equipo secuencian el ARN. “En cada tejido funcionan unos genes y cambian en función de si el pulmón está sano o tumoral”, indica Claros. Del biobanco cuentan con muestras de tejido sano y tumoral del mismo paciente y han secuenciado ambos tejido.

“No hemos buscado mutaciones porque ya hay muchos investigadores buscándolos para alcanzar una medicina personalizada, sino que nos hemos ido al otro extremo, a averiguar si el paciente tiene cáncer, nuestro trabajo está enfocado a dar respuesta a esa pregunta cuando todas las técnicas de secuenciación entren en funcionamiento”, agrega el biólogo.

Según avanzan los investigadores malagueños, se puede empezar a detectar los cánceres en las biopsias líquidas, en la sangre, ya que las células tumorales emiten señales para tratar de hacer la metástasis, para convertir otras células en malignas o porque se mueren y los desechos se vierten en la sangre y se puede detectar. “Si estos genes aparecen en las células tumorales y también en la sangre, sabremos lo que están expresando, con esta idea esperamos contribuir un poquito a luchar contra este tipo de cáncer”, señala Claros.

Buscar en la sangre genes que sirvan de alarma

Subraya el investigador que “será muy fácil en el futuro buscar en una analítica de sangre genes concretos para poner en sobre aviso al médico y que el paciente pueda ser derivado al especialista”. De esta forma, “si logras sospechar que puede tener un tipo de cáncer de pulmón lo puedes pillar a tiempo para luchar contra él”, reitera. Han trabajado sobre los tres tipos de cáncer más frecuentes, el adenocalcinoma, el microcítico y el epidermoide para ver qué cambia en común en todos ellos.

“Tiene que haber un cambio y ha de ser del mismo tipo en todos los pacientes que analizamos con los tres tipos de cáncer”, comenta Claros. Esto junto a la gran cantidad de marcadores que existen publicados componen una batería de información para saber actuar contra el cáncer. “Bioinformáticamente es igual mirar un marcador que cien”, resalta el experto.

El catedrático de la UMA señala que han estado buscando en “esa mitad del genoma a la que nadie le presta atención, que son las regiones repetitivas, donde hemos visto que también tenemos un cambio importante y muy específico”.

Su base de operaciones es el Picasso, el servicio de supercomputación de la Universidad de Málaga, único en Andalucía. La infraestructura, que se encuentra en el Parque Tecnológico, está financiada a través de los fondos Feder y su mantenimiento lo asume la UMA con presupuesto propio. En ella, investigadores como Elena Espinosa, ingeniera de la salud, Belén Delgado, bioquímica, Rocío Bautista, bióloga, Rafael Larosa, ingeniero informático, Darío Guerrero, ingeniero informático, Macarena Arroyo, neumóloga del Hospital Regional y Gonzalo Claros, biólogo desarrollan sus descubrimientos.

“Los análisis por bioinformática y secuenciación con el cáncer de pulmón son más rápidos, menos costosos y más acertados que los protocolos habituales que se están utilizando”, estima Claros, que sabe que “el futuro va por ahí” aunque ellos se encuentren en el principio de un camino que sigue aportando nuevos paraderos a medida que se avanza. Todo sea por avanzar en la diagnosis precoz de un cáncer tan agresivo como el de pulmón.

Fuente: Malaga Hoy

Entrevista a la ganadora del Premio Nacional de Informática, Nieves Rodríguez Brisaboa

Catedrática en el Departamento de Computación de la Facultad de Informática de la Universidade da Coruña, directora del Laboratorio de Bases de Datos y ganadora del Premio Nacional de InformáticaNieves Rodríguez Brisaboa es toda una rara avis en una de las titulaciones más masculinizadas del catálogo. Con motivo del mes de la mujer y la ciencia, la docente reflexiona sobre los motivos por los que el grado resulta tan poco atractivo a la mayoría de mujeres.

Formó parte de una de las primeras promociones de Informática cuando la titulación se implantó en A Coruña.

Sí, me gradué con la primera promoción. Primero era una carrera de tres años, una diplomatura, después pusieron la carrera de cinco años, y mi promoción pudo continuar los otros dos.

Tras toda la vida en la Facultad de Informática como estudiante, docente e investigadora, ¿cómo ha evolucionado el volumen de mujeres en la rama?

Ha evolucionado a peor. Cuando estudiaba, calculo que éramos entre el 25% y el 30% de mujeres. Era una diplomatura, y la percepción que había era como si fuese una especie de Empresariales con máquina, se veía como una alternativa viable para chicas, no tenía la carga de masculinidad que tiene hoy. El título que daba lugar a los estudios de informática se llamaba en unos sitios licenciado en Informática, y en otros, ingeniero informático. En un momento determinado, se unificó como la segunda, con mismo profesorado y mismo plan de estudios. El hecho de que se llamase Ingeniería, y no Licenciatura, hizo caer el número de alumnas mujeres una barbaridad.

¿Puede ser uno de los motivos que provocan las bajas cifras de alumnado femenino hoy?

Sí. No sabemos lo que habría pasado si se siguiese llamando Licenciatura, pero sí sabemos lo que pasó. El hecho de que se le llamase ingeniería espantó muchas vocaciones femeninas.

También influyen muy negativamente los tópicos que pesan sobre el perfil del informático.

Absolutamente. El cambio de nombre influyó, de acuerdo, pero lo que es absurdo es que a día de hoy haya menos mujeres matriculadas en Ingeniería Informática que en cualquier otra ingeniería. Eso se explica, en mi opinión, por que el estereotipo de informático igual a friki está repercutiendo en que se matriculen tanto chicos como chicas, que buscan algún día ser jefes y líderes. Es como si la imagen pública del informático fuese la de una persona que trabaja un poco al margen de la empresa, en un sótano, que no le importa el dinero, que trabaja contra el capitalismo. La gente escoge otras ingenierías porque parece que tienen más prestigio.

Es paradójico, teniendo en cuenta que investiga en el Centro de investigación en el sector TIC (Citic), que tiene como bandera su estrecha colaboración con el mundo empresarial.

Efectivamente. A veces, los estereotipos pueden tener algo de verdad. En el caso de Informática, no puede ser más falso. Un ingeniero informático tiene que ser una persona con cualidades y capacidades que son todo lo contrario al estereotipo. Debe ser una persona con grandes capacidades de comunicación, de entender las necesidades de los usuarios, de gestionar equipos, de coordinar esfuerzos. Empatía, comunicación, trabajo en equipo, liderazgo… eso no lo puede hacer una persona en un sótano, se necesita un equipo de muchas personas que tiene que entender el problema y hacer un trabajo coordinado. Si se supiese cuáles son las cualidades reales que necesita una persona para convertirse en un buen profesional en Ingeniería Informática, más mujeres se verían reflejadas en ellas.

En la Universidade da Coruña existe una gran segregación vertical, hay más alumnas mujeres pero las catedráticas son minoría.

Las feministas llamamos a eso efecto tijera. La presencia femenina es muy grande en el principio de la tabla, pero según sube el nivel de cualificación, aumenta la presencia de hombres. Los datos no arrojan muy bien el resultado, porque muchas de las que ahora somos catedráticas, estudiamos Informática cuando todavía no estaba tan masculinizada.

¿Cabe esperar que, en unos años, haya muchas menos?

Exactamente, va a haber muchas menos. Ya somos pocas profesoras y catedráticas ahora, pero si coges alumnas de doctorado, es algo escasísimo.

En una carrera como esta, con una inserción laboral casi total, es prioritario captar alumnado del género que sea.

No es que haya inserción laboral, sino que hay déficit de informáticos brutal. No se avanza más deprisa en la resolución de problemas tecnológicos porque no hay informáticos. Si una empresa quiere un informático, se lo tiene que quitar a otra empresa. Hay empresas grandes comprando empresas pequeñas solo para quedarse con su personal. Nuestro alumnado tiene notas de corte bajas, no es una carrera que a la gente le apetezca.

Fuente: La Opinión A Coruña

La Generalitat Valenciana elige a la directora de ETSINF UPV como una de las mujeres referentes en #Vullsercom

La nueva campaña del Consell para el 8M ensalza a cinco mujeres referentes, entre ellas a Silvia Terrasa, doctora en ingeniería informática, vicepresidenta de CODDII y directora de ETSINF UPV.

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha presentado la campaña de su departamento para el próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, que, por tercer año consecutivo, y bajo el lema «Vull ser com» se centra en la búsqueda de mujeres referentes, que en esta edición son: la soprano Mónica Bueno Muñoz; la informática Silvia Terrasa Barrena; la fiscal Susana Gisbert Grifo; la medallista paralímpica Ariadna Edo Beltrán y la bombera forestal Belén Bueño Antón.

La ingeniería informática sigue siendo una de las carreras con menor proporción de alumnas.  Según datos del Instituto de la Mujer, solo el 25% de los estudiantes matriculados en grados de Ingeniería y Arquitectura en España son mujeres. En carreras como Informática, ese porcentaje se reduce a un 12%. Con la elección de Silvia Terrasa  se da visibilidad a un perfil clave, por la incidencia que la tecnología tiene en nuestras vidas y su aportación estratégica y trasversal.

Puedes acceder aquí al video de la campaña:

Ingeniería informática a la cabeza de las ocho profesiones más demandadas

Las ocho profesiones más demandas son ingeniero informático, Data Science, programador informático, ingeniero industrial, desarrollo de negocio, Account Manager, técnico comercial y operarios cualificados.

El impacto de la transformación digital ha supuesto que las profesiones más demandadas en los próximos años están relacionadas con la tecnología y la ingeniería, según la sexta edición del Informe EPyCE 2019.

La sexta edición del informe EPyCE 2019, elaborado por la Asociación Española de Directores de Recursos Humanos (AEDRH), EAE Business School, Foro Inserta de la Fundación Once y Human Age Institute de ManpowerGroup, refleja la evolución y el cambio constante de las posiciones y competencias más demandadas en los últimos años. Profesiones que surgen relacionadas con la tecnología y que impactan en todo el mercado de trabajo, posiciones tradicionales relacionadas con temas de informática que presentan un alto grado de automatización en el presente, y un escenario con posiciones de un futuro que revelan el compromiso de las empresas, no solo por la transformación digital sino por el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS).

Profesiones más demandadas

En la actualidad. las ocho posiciones más demandas son: ingeniero informático, Data Science, programador informático, ingeniero industrial, desarrollo de negocio, Account Manager, técnico comercial y operarios cualificados. Entre estos perfiles, destaca la importante demanda de la posición de ingeniero y programador informático, recalcando la relevancia en el campo de la ingeniería e informática. Por su parte, las posiciones más demandas en el futuro próximo serán Big DataData Science, comercial digital, ingeniero informático, programador, ingeniero industrial, operarios cualificados y responsable de ciberseguridad. Por lo que se observa un incremento de todas las profesiones relacionadas con la tecnología.

En cuanto a las posiciones más difíciles de cubrir, los resultados de este informe muestran una tendencia de posiciones vinculadas con la familia de la tecnología, así como un evidente incremento en aquellos puestos asociados a la ingeniería.

Competencias deseadas

En cuanto a las competencias, para posiciones Junior, entre las más demandas destacan el compromiso, la capacidad de aprendizaje, iniciativa/ proactividad y el trabajo en equipo. En el caso de posiciones Senior, visión estratégica, flexibilidad/ adaptación al cambio, gestión de equipos, orientación a resultados e impacto/ influencia, son las más requeridas.

Fuente: directivosygerentes.es