Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática

Escrito por prensa

«Muchas cosas suenan futuristas, pero son presente y la necesidad de más informáticos cualificados es urgente»

Alexander Mendiburu decano de la facultad de informática de UPV/EHU

ENTREVISTA a Alexander Mendiburu, Decano de la Facultad de Informática de la UPV/EHU, en el periódico DEIA.

La de Donostia fue una de las tres primeras facultades de Informática en el estado. Y cuatro décadas después sigue reinventándose para formar a los ingenieros que diseñarán el futuro. Su decano no se atreve a avanzar lo que veremos, pero asegura que viene «a toda velocidad».

¿Hay alguna facultad que haya tenido que reciclarse más?

-Los estudios de Informática tienen 40 años, que no es nada en comparación con otros, pero los cambios han sido enormes.

¿Por ejemplo?

-La tecnología. Hoy en día tenemos dispositivos como los teléfonos móviles, con capacidades similares o superiores a las de un PC de hace diez años. En cuanto a las comunicaciones, en quince años hemos pasado a tener conexiones mil veces más rápidas.

La de Donostia es una de las tres primeras facultades del Estado junto a las de Madrid y Barcelona. Cuando las cosas van tan rápido, si quieres seguir siendo alguien te tienes que poner las pilas. ¿Cómo están ahora?

-En 2017 llevamos a cabo un proceso de reflexión estratégica. Como universidad pública siempre nos ha preocupado formar profesionales con una base muy sólida. Para poder seguir el ritmo vertiginoso de la informática es imprescindible tener una buena base que nos permita adaptarnos a los cambios tecnológicos.

Cambios que van a ser constantes.

-Efectivamente. Pero si la base informática, conocimientos de programación, matemáticas, arquitectura… es buena, si se comprende cómo funcionan los ordenadores, los sistemas y las comunicaciones, podremos asimilar rápidamente los cambios; por ejemplo, aprender un nuevo lenguaje de programación. Por ello, los primeros cursos están diseñados para proporcionar unos cimientos sólidos.

Eso chocará con las expectativas de quienes lleguen…

-Inicialmente sí. De hecho, cuando llegan esto es lo que les sorprende. Se les informa, se les pide un poquito de paciencia y, poco a poco, en el segundo curso, empiezan a ver ámbitos de comunicaciones, de sistemas, de programación, de métodos estadísticos…. Es a partir de tercero cuando se elige la especialidad que más le atrae.

¿Qué ha cambiado en su facultad fruto de esa reflexión de 2017?

-Constatamos que en los últimos diez o quince años, los diferentes grupos de investigación de la facultad habían ido desarrollando sus actividades en el ámbito del análisis de datos [Big data], la visión por computador, el procesamiento del lenguaje natural o la robótica. Es decir, que estábamos generando conocimiento en ramas asociadas al ámbito de lo que hoy en día conocemos como Inteligencia Artificial. Y tomamos la decisión de diseñar un grado nuevo, en Inteligencia Artificial que se pondrá en marcha en septiembre, para el curso 2020-21, con una oferta de 40 plazas. Pese a que aún no está abierto el plazo de inscripción [se hará en breve] hemos recibido múltiples consultas solicitando información. Es un grado con muchas oportunidades.

¿Hay paro en la informática?

-No hay paro en informática. Existe una necesidad urgente por parte de empresas y entidades. A modo ilustrativo, nuestra facultad tiene acuerdos con cerca de 100 empresas para la realización de prácticas voluntarias y anualmente ofertan en torno a 200 prácticas, quedando la mitad de ellas desiertas. Y esta misma tendencia se repetirá para la Inteligencia Artificial.

Informática es una ingeniería más pero parece que antaño no tuviese esa consideración y resulta que hoy, el resto de ingenierías confluyen hacia la ingeniería informática.

-La revolución tecnológica está cada vez más presente, los sistemas son más complejos, y los responsables de las entidades y empresas se han dado cuenta de que necesitan profesionales con formación específica. Capaces, además, de interactuar con profesionales de otros perfiles, como ingenierías industriales o electrónicas.

Que han estado más de moda…

-Sí, sí. Está relacionado, en gran medida, con el tipo de empresas que tenemos, pero informática es una carrera que tiene mucho tirón. El pero que tenemos, y trabajamos para tratar de cambiar la situación, es el poco interés que los estudios de informática suscitan en las chicas. Y no es un hecho aislado, sino a nivel mundial.

¿Y hay una explicación para esto?

-Los motivos no están claros. Quizás los estereotipos suelen asociarse a una persona que está solo relacionada con el ordenador, en un sótano….

¿Frikis? ¿Es usted un friki?

-Quiero pensar que no. Los informáticos son gente de lo más normal.

¿Qué nota es necesaria para entrar?

-No existe de momento nota de corte en convocatoria ordinaria. Dada la necesidad de profesionales, los estudios se ofrecen en muchas universidades y campus. En la UPV/EHU, además de la Facultad de Donostia, también se oferta un grado en Bilbao y en Gasteiz, para impedir, por ejemplo, que situaciones económicas desfavorables limiten las opciones de quienes quieran cursar estudios. Y aparte de la pública, también está la privada.

Esto nos lleva a la competencia.

-Por eso ese proceso de reflexión. Siempre hemos sido, y lo digo humildemente, referencia en el ámbito de la informática y queremos seguir siéndolo. Son grupos de investigación consolidados, con proyección internacional. En un entorno tan cambiante, tener grupos que investigan dos pasos más adelante hace que sus conocimientos se trasladen a diferentes asignaturas, sobre todo optativas, que permitirán a los estudiantes formarse en tecnologías muy actuales.

En muchas carreras se dice que un grado sin máster sirve de poco. Pero en Informática no sucede eso y parece que sin hacer el máster cualquiera se coloca a trabajar.

-Efectivamente. Teniendo en cuenta la demanda actual, los graduados se pueden incorporar rápidamente al mercado laboral.

¿Es algo vocacional la informática?

-Estudiar una carrera universitaria porque está «mal visto» no tener estudios universitarios, sin otro motivo, me parece un error. Una vez finalizados los estudios comenzarás un recorrido laboral de 40 años y si tu profesión no te gusta, difícilmente vas a progresar como profesional. La UPV/EHU y el Gobierno vasco están desarrollando acciones para mejorar la orientación que reciben los estudiantes de bachillerato, con el fin de ayudarles a acertar con sus futuros estudios.

¿Y la relación con el sector privado?

-Uno de nuestros ejes de actuación principal es mantener una relación directa y fluida con las empresas. Gracias a ello, los estudiantes pueden realizar prácticas desde segundo curso. Además, en 2019 hemos inaugurado tres aulas universidad-empresa con entidades y empresas que han mostrado su compromiso con la facultad: Eurohelp, BCAM o Innovae. Esta última, por ejemplo, es una empresa puntera en el ámbito de la realidad virtual y aumentada. Estas tecnologías se están implantando en varios ámbitos y traen consigo una revolución.

¿Algún ejemplo?

-En la realidad aumentada, un usuario podrá visualizar a través de un dispositivo como podrían ser unas gafas, una parte del mundo real sobre la que se superpone información gráfica. En un entorno industrial podríamos recorrer con la vista una cadena de montaje recogiendo información en tiempo real sobre el estado de diferentes máquinas y sensores.

¿Y eso ya lo tienen?

-Suena futurista pero es presente. Y es una oportunidad docente que no podemos perder. Es decir, tenemos que ayudar a formar profesionales capaces de trabajar y desarrollar estas tecnologías.

Fuente: Deia

La Universidad de Valladolid potenciará la llegada de mujeres a las carreras STEM

Reunión Universidad de Valladolid con Real Academia de Ingeniería

El rector, Antonio Largo Cabrerizo, y el presidente de la Real Academia de Ingeniería, Antonio Colino, mantuvieron un encuentro en el que acordaron medidas a favor de la presencia de más mujeres en la institución académica.

En la reunión estuvieron presentes Benjamín Sahelices, director de la Escuela de Ingeniería Informática de Valladolid, y Amelia García, directora de la Escuela de Ingeniería Informática del campus de Segovia.

El rector de la Universidad de Valladolid, Antonio Largo Cabrerizo, ha mantenido en el Palacio de Santa Cruz un encuentro con el presidente de la Real Academia de Ingeniería (RAI), Antonio Colino, y con su director gerente, Javier Pérez de Vargas, para avanzar en el proyecto «Mujer e Ingeniería».

Esta iniciativa nace de la preocupación de la RAI por la escasez de mujeres en el ámbito de la ingeniería y la tecnología, con el desaprovechamiento implícito de su potencial creativo, clave para la innovación y el desarrollo de las empresas y la sociedad en general.

En el encuentro de hoy se han tratado distintas vías de colaboración entre la UVa y la Real Academia de Ingeniería para logar una mayor incorporación de mujeres a las distintas especialidades profesionales relacionadas con los estudios STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

Por este motivo, en la reunión, y junto al rector, han estado también presentes la secretaria general de la Universidad de Valladolid, Helena Castán; el director y la secretaria académica de la Escuela de Ingenierías Industriales (Jesús Pisano y Esperanza Alarcia); el director de la Escuela de Ingeniería Informática de Valladolid (Benjamín Sahelices); la directora de la Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias del campus de Palencia (Josefina Vila); la directora de la Escuela de Ingeniería Informática del campus de Segovia (Amelia García), y el decano y la vicedecana de Ordenación Académica de la Facultad de Ciencias (Isaías García de la Fuente y Celia Andrés). Además, desde el campus de Soria, se han conectado por videoconferencia los responsables de la Escuela de Ingeniería de la Industria Forestal, Agronómica y de la Bioenergía.

Fuente: desdesoria.es

Así perciben la inteligencia artificial los trabajadores de mañana

Encuesta jóvenes sobre Inteligencia artificial

Los jóvenes españoles auguran impacto en oficios como los de ingeniero informático, profesional de la distribución y médico.

El conocimiento de los jóvenes españoles sobre qué es la inteligencia artificial y para qué se puede usar es alto, según un estudio de IBM entre estudiantes de Bachillerato y Formación Profesional.

La proporción de jóvenes que saben qué es esta tecnología asciende a 8 de cada 10 jóvenes. Un 70 % indica que se aplica al desarrollo de nuevas tecnologías y casi la mitad habla de la detección de patrones en los datos. El caso de uso de la inteligencia artificial que más atrae a los encuestados por IBM es la creación de asistentes virtuales (81,8 %), seguido de la optimización de los tratamientos médicos (64 %) y la identificación de tendencias de consumo en redes sociales (61,8 %).

Un alto porcentaje de los estudiantes (85,2 %) considera que la inteligencia artificial ya está transformando la forma en la que se trabaja. Creen que las profesiones que más van a utilizarla son los ingenieros informáticos, los trabajadores del sector de distribución y los médicos, mientras que en el extremo contrario estarían abogados y periodistas.

A la mitad de los jóvenes le gustaría aprender a crear aplicaciones con esta tecnología. Pero en estos momentos carecen de formación. De hecho, solo el 13,9 % y el 36 % han recibido en algún momento formación en robótica y programación, respectivamente. Y son minoría quienes quieren dedicarse profesionalmente a la tecnología, sobre todo en el caso de las chicas, donde solo un 23,1 % muestra ese interés.

Fuente: silicon.es

La ‘app’ para la bicicleta que puede multar a los coches (y salvar a los ciclistas)

App Bike Distance - El Confidencial

Bike-Distance es el nombre de la aplicación cuya finalidad es la de medir la distancia exacta que existe entre el ciclista y el vehículo que lo adelanta. Se trata de un ‘software’ que se conecta por Bluetooth a un dispositivo independiente colocado en la bicicleta, que será el encargado de medir, a través de sensores, la distancia existente y que ha sido ideado por la Escuela Superior de Ingeniería Informática de la Universidad de Vigo en colaboración con la Fundación ADO Moure Pro Deporte.

Por el momento, la aplicación se está desarrollando y probando principalmente en dispositivos Android, si bien, sus creadores confirman que en breve también estará disponible para usuarios de iOS. Actualmente se está testando en cada una de las comunidades autónomas españolas y en un futuro cercano se prevé que puedan disponer del dispositivo y la ‘app’, al menos, un ciclista en cada provincia, antes de sacarlo de forma pública y masiva.

Es capaz de detectar infracciones

El dispositivo que se debe acoplar a la bicicleta, y que deberá adquirirse además de la ‘app’, mide la distancia exacta entre un ciclista y el vehículo que lo adelanta; si este lo hace a menos de 1,50 metros, los datos se transmiten al móvil y se registran en la aplicación. Esta es solo la primera parte de este proyecto, dado que la segunda abarca la instalación de una cámara, que está conectada al GPS de la propia aplicación y que permitirá sacar una fotografía de la matrícula y ubicar, en hora y lugar, el momento de la posible infracción.

Una vez que ha sido testado favorablemente, «ahora toca seguir mejorando su integración para el funcionamiento en un dispositivo único con la incorporación de una cámara de vídeo al sistema», señala a El Confidencial, Carlos Moure, uno de los principales implicados en el proyecto, quien afirma, además, que desde el momento en el que han empezado las pruebas y hasta el mes de diciembre, ya llevan tramitadas ante la Dirección General de Tráfico (DGT) más de 6.000 denuncias.

Los próximos avances de esta herramienta pasan por la integración de todo el sistema operativo en un único dispositivo y ya el siguiente paso será lograr su fabricación para poder ponerlo a disposición de todo aquel que lo desee. Moure resalta que el «único y principal objetivo es contribuir a rebajar la cifra de muertos y heridos en los colectivos de ciclistas y peatones», ya que afirma que si la gente se parase a consultar el histórico, vería «que esta cifra es insostenible. Pero esto, año tras año, pasa desapercibido».

El máximo responsable de la Fundación ADO Moure Pro Deporte, el orensano Carlos Moure, también asegura no tener «ninguna duda de que el futuro de la seguridad vial de los ciclistas pasa por la autoprotección«. Esta misma dirección es la que señala la Red de Policías Europeas de Tráfico (TISPOL) en un comunicado reciente, donde afirma que para revertir la tendencia de siniestralidad se ha de hacer un cambio radical en las políticas de seguridad vial y favorecer el uso de tecnología que implique la participación de la ciudadanía y que esta colabore para expulsar a los infractores de la carretera.

Podrá tener validez legal

Aunque será necesario que la DGT autorice su uso para poder incoar expedientes sancionadores y, con ello, se facilite su incorporación en las bicicletas, tanto la Fundación como la Universidad de Vigo ya han hecho pruebas con resultado positivo en un laboratorio oficial de Metrología. De tal modo que en el «momento que sea necesario e imprescindible contará con el certificado oficial, por lo cual quedará equiparada, a todos los efectos, exactamente como cualquier herramienta que utilizan las fuerzas y cuerpos de seguridad en el control del tráfico», apunta Moure a este diario.

Sin embargo, el presidente de la Fundación afirma que: «la DGT, con María Seguí y posteriormente con Gregorio Serrano al frente, nos han puesto todos los impedimentos para poder poner en marcha esta iniciativa y, ciertamente, no le encontramos explicación posible a esta falta de apoyo para dar a conocer esta posibilidad. Esperemos que ahora, cuando se forme el nuevo gobierno, el director de la DGT cumpla con su obligación de velar por la vida de los más vulnerables en carreteras y vías públicas, que en estos momentos somos los ciclistas y los peatones».

La Real Federación Española de Ciclismo y sus 17 federaciones autonómicas tampoco se lo ponen fácil, dado que el orensano afirma que su «inacción y falta de empatía con este proyecto han sido desoladores. Después de cinco años solicitándoles, por activa y por pasiva, que cumplieran con sus obligaciones de velar por la seguridad de sus asociados, tal como reflejan sus estatutos aprobados por todo el colectivo ciclista, tanto en la campaña ‘#porunaleyjusta’ como en el lanzamiento de la plataforma de denuncias, su disponibilidad, implicación y participación ha sido completamente nula«.

La idea surgió en 2014

La idea de crear este dispositivo surgió en diferentes reuniones con la DGT anteriores a la Mesa Española de la Bicicleta en 2014. En ellas se trasladó a la Fundación que preside Moure «que para cumplir con los requisitos exigidos por ley y poder incoar los expedientes sancionadores, era imprescindible contar con un dispositivo que midiera la distancia real y exacta de separación en el momento del adelantamiento, y este debería disponer del correspondiente Certificado Metrológico«.

Durante los años siguientes, la Fundación mantuvo contactos con diversas administraciones públicas y organizaciones privadas para desarrollar este dispositivo, pero no lograron captar los fondos necesarios para poder iniciar su diseño y comenzar con la puesta en marcha del proceso. El trabajo no se pudo iniciar hasta el año 2017, cuando se lo plantearon a la Universidad de Vigo a través del catedrático de la Escuela Superior de Ingeniería Informática, D. Manuel Pérez Cota, quien ha sido el artífice de la creación.

Sin embargo, los creadores del dispositivo han tenido que ir lidiando con la DGT desde el inicio del proyecto, dado que aseguran que cuando le plantearon en 2014 la puesta en marcha de esta iniciativa fue con la intención de que la institución se encargara de desarrollarla «tal y como es su obligación». Pero afirman haberse encontrado con todos los obstáculos posibles, algo que achacan a la intención de la DGT de que estos abandonasen la iniciativa y, por tanto, «han sido cinco años perdidos en el laberinto administrativo«.

Pero Moure asegura que a pesar de ellos y de todos los inconvenientes que les ha puesto Tráfico, han ido avanzando y logrando salvar todos los obstáculos con sus propios medios y, ahora que tienen la herramienta que les solicitaban, «resulta que ya no es ni imprescindible ni necesaria» para la DGT.

Fuente: El Confidencial

Héctor Jimeno, Premio al TFG de Ingeniería Informática de la Universidad de La Rioja

Universidad de La Rioja mejor TFG

Héctor Jimeno Merino logra el Premio al Mejor Trabajo Fin de Grado de Ingeniería Informática.

Héctor Jimeno Merino, graduado en Ingeniería Informática por Universidad de La Rioja (UR), ha recibido el Premio al Mejor Trabajo Fin de Grado de la Facultad de Ciencia y Tecnología por su trabajo Desarrollo de un videojuego de corte clásico en 2D. David Madorrán López ha logrado el segundo premio por su trabajo Chatbot y comparador de ofertas de renting para el mercado automovilístico español.

Héctor Jimeno obtuvo el primer premio por un trabajo realizado en la Universidad de Granada, dentro del programa de movilidad estudiantil SICUE, y tutorizado por Marcelino Cabrera Cuevas, profesor de esta universidad. Con él ha desarrollado un videojuego de estilo clásico del género Metroidvania.

Por su parte, David Madorrán, tutorizado por José Divasón Mallagaray, ha logrado el segundo premio por el desarrollo de una herramienta software que sirve de apoyo al equipo comercial de una empresa del mercado automovilístico, de manera que puedan ser más eficientes a la hora de cerrar ventas. Es una herramienta comparadora del mercado de renting español y también un sistema de captación de contactos para que el equipo comercial tenga clientes a los que atender.

Como todos los años los dos mejores trabajos han recibido la entrega de los correspondientes diplomas acreditativos, además de un premio subvencionado por los patrocinadores Grupo Pancorbo (primer premio) y IR Soluciones (segundo premio). Además, a todos los participantes en el concurso que lo hayan solicitado, se les concede la cuota de colegiación del 2020 cortesía del Colegio Profesional de Ingeniería Técnica Informática de La Rioja (CPITIR).

Fuente: Universidad de La Rioja

Abierta la convocatoria para la III Edición de los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España – Fundación BBVA

premios Fundacion BBVA y SCIE

La Sociedad Científica Informática de España (SCIE) y la Fundación BBVA anuncian la tercera edición de los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España – Fundación BBVA, que estará integrada por dos modalidades de premios de periodicidad anual y ámbito estatal.

La modalidad de Premios Nacionales de Informática dirigida a reconocer la labor de investigadores, entidades públicas y privadas en el área de la Informática que han dedicado su carrera profesional y su esfuerzo al estudio, fortalecimiento y divulgación de esta disciplina. Se convocan cuatro categorías de premios:

  • Premio José García Santesmases
  • Premio Aritmel
  • Premio Ramón Llull
  • Premio Ángela Ruiz Robles

La modalidad Investigadores Jóvenes Informáticos, destinada a distinguir trabajos doctorales innovadores y relevantes. Se busca con ella reconocer a aquellos investigadores que contribuyen al relevo generacional en esta disciplina científico-técnica y a su estudio, fortalecimiento y divulgación. Premia la creatividad, originalidad y y excelencia de estos investigadores en los primeros años de la profesión y pretende servir de estímulo para que continúen con su labor investigadora.

El plazo de presentación se extiende hasta el próximo 28 de febrero de 2020 a las 14.00 horas (hora peninsular española).

Bases de la convocatoria disponibles en la web de la Fundación BBVA.

Fuente: Sociedad Científica Informática de España

Un concurso escolar para destacar a mujeres científicas

Universidad de Vigo concurso escolar mujer en la ciencia

La participación en el concurso está abierta a todos los centros educativos de la provincia y se dividirá en varias categorías dependiendo de la etapa educativa.

Por cuarto año consecutivo, la Facultad de Ciencias, la Escuela de Ingeniería Aeronáutica y la Escuela Superior de Ingeniería Informática convocan el concurso escolar de dibujo y redacción con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Destinado al alumnado de Educación Primaria y Secundaria, los trabajos podrán presentarse hasta el 24 de enero de 2020.

El objetivo de la iniciativa, que cuenta con el apoyo de la Unidad de Igualdad de la Universidad de Vigo, es promover el conocimiento del papel de la mujer en la ingeniería y las ciencias, así como llamar la atención de los alumnos para que se visualice este papel. «Con esta iniciativa queremos visibilizar referentes femininos nas disciplinas STEM para estudantes de Primaria e Secundaria», explica Nieves Lorenzo, una de las profesoras coordinadoras del certamen.

La participación en el concurso está abierta a todos los centros educativos de la provincia y se dividirá en varias categorías dependiendo de la etapa educativa. Por un lado, se establece una modalidad de dibujo, que debe ser inédito y original con técnica libre, mientras que la redacción no podrá superar los dos folios. Cada estudiante podrá participar en una de las modalidades. El tema central de todos ellos deberá ser el papel de las mujeres en la ciencia y la ingeniería, pudiendo consistir en ilustraciones sobre personajes destacados de la historia de la ciencia o tratar asuntos como descubrimientos de científicas pioneras, entre otros.

Fuente: La Región

Entrevista al ingeniero informático Sergio Boixo Castrillo: «Seguimos en la infancia de la computación cuántica»

Sergio Boixo Castrillo | Diario de León

Construir un ordenador cuántico sin fallos y encontrar sus aplicaciones prácticas es el trabajo al que ahora se enfrenta, después de formar parte del equipo que ha logrado el hito histórico de alcanzar por primera vez la supremacía cuántica. Lo ha hecho como director del grupo de teoría y aplicaciones de computación cuántica de Google. «Aún faltan unos diez años para desarrollar esta tecnología», señala. En los que seguirá investigando y dando rienda suelta a la curiosidad que desde muy niño le despertaron los más variados aspectos de la ciencia. Se recuerda devorando libros y jugando en las calles «como hacíamos entonces los niños del barrio». Y disfrutando de una gran familia a la que sigue visitando cada año en León.

Sergio Boixo Castrillo (León, 1973) guarda «muy buenos recuerdos de mi infancia en la ciudad, que fue como la de cualquier niño en aquellos años. Los niños del barrio nos conocíamos todos y jugábamos siempre en la calle. Además, la familia de mi madre, Castrillo, es extensa y muy bien avenida, así que pasábamos mucho tiempo juntos con los tíos, primos, abuelos,… Al menos una vez al año vuelvo a León sobre todo a visitar a mis tíos y primos Castrillo, quedan muchos ahí y siempre se juntan».

Una infancia rodeada también de incentivos para la curiosidad científica. «Mi abuelo paterno era Gregorio Boixo, y fue un pionero introduciendo la inseminación artificial en los pueblos de León. Y mi abuela paterna era una entusiasta de la química, vivía entregada a dar clases particulares a niños y adolescentes». Además Sergio es sobrino de Juan Carlos Boixo, director del Centro de Selección y Reproducción Animal (Censyra). Su padre, José Ignacio, es un informático que desde su trabajo en el Banco de España ha participado en proyectos como el mercado de deuda pública, el sistema nacional de compensación electrónica, el cambio de milenio del Sistema Europeo de Bancos Centrales, y lidera la iniciativa EuroFiling y la normativa de formatos financieros, entre otras actividades.

En este entorno, reconoce que «desde muy temprano me gustó la ciencia, aún recuerdo devorar el libro Nueva Guía de la Ciencia de Isaac Asimov siendo bastante pequeño. Incluso en el instituto leía artículos de investigación en física cuántica».

Sin embargo, «mi primera licenciatura fue la de ingeniero informático. Una carrera en la que sobre todo me gustaban las asignaturas más teóricas. Que como resultado fundamental concluían que todos los métodos que se han inventado para computar o calcular funcionan con las mismas operaciones básicas. Es decir, que un superordenador funciona de un forma similar a un ábaco de hace 2.000 años, aunque miles de millones de veces más rápido». Entonces «empezaron a salir algunos artículos explicando que un ordenador cuántico funcionaría de una manera totalmente distinta».

Boixo tardó aún varios años en dedicarse a la investigación. «Es una opción muy sacrificada y no sabía muy bien cómo hacerlo. Pero después de trabajar unos años como informático en Alemania decidí seguir mi vocación, primero con un máster en Barcelona y luego en Estados Unidos».

Resume así una trayectoria en la que nunca dejó de avanzar en el estudio. En 1996 se licenció como ingeniero informático por la Universidad Complutense de Madrid; y en 1999 se licencia en Filosofía por la Universidad Española de Educación a Distancia Uned). Una formación que podría parecer chocante en el conjunto de su trayectoria, pero que le ayuda a formar una perspectiva para enfocar no sólo sus decisiones sino la manera de entender la realidad. Incluso desde un punto de vista ‘cuántico’. En 2003 acabó su tercera carrera universitaria, esta vez Matemáticas, por la misma universidad a distancia. Entre 1996 y 2002 trabajó como informático, desde programador hasta arquitecto de sistemas, en diversos bancos, como el Banco Central Europeo o el Dresdner Bank en Fráncfort, y en empresas, como Semanticedge en Berlín.

En 2003 dio finalmente ese salto hacia la investigación e inició un doctorado en Física Teórica en la Universitat Autònoma de Barcelona, donde ejerció como profesor asociado. Un año después se fue a la Universidad de Nuevo México, en Estados Unidos, donde comenzó los desarrollos en el campo de la computación cuántica. Al mismo tiempo trabajaba en Los Alamos National Laboratory. Se doctoró en física teórica en la Universidad de Nuevo México en 2008, fue postdoc dos años en Caltech, y postdoc en Harvard un año. Después de eso fue profesor investigador en el Information Sciences Institute de la University of Southern California.

A la pregunta de si es, en cierto modo, autodidacta, señala que lo es «a medias. He estado en bastantes universidades y centros de investigación. Pero hice dos de mis tres carreras en la Uned, es decir, preparando el material por mi cuenta, sin profesor. A medida que profundizas, todos los investigadores son algo autodidactas».

Después de toda esta trayectoria desembargó en Google en 2013. «Fui el segundo empleado de la compañía en trabajar en computación cuántica, hace ya seis años y medio. Así que me ha dado tiempo a hacer bastantes cosas». Desde la sede de Google en Mountain View, en California, dirige el grupo de teoría y aplicaciones de computación cuántica. «Obviamente, estoy orgulloso de cómo ha ido madurando este proyecto en Google. Hace poco publicamos un trabajo en el que hemos estado volcados más de tres años, tanto experimentales como teóricos. Básicamente es un experimento que demuestra que, en cierto sentido, hay más diferencia entre un ordenador cuántico y un superordenador tradicional que entre éste y un ábaco. Esto es conocido como supremacía cuántica».

El gran avance de la computación cuántica fue publicado a finales de octubre por la revista Nature. El equipo de investigadores de Google había logrado la supremacía cuántica, que según explica Sundar Pichai, director ejecutivo de la compañía tecnológica, «es un término de arte que significa que hemos usado un ordenador cuántic para resolver un problema que a una computadora clásica le llevaría un tiempo impracticable resolver».

El chip desarrollado, que han llamado Sycamore, concluyó en 200 segundos un cálculo que le costaría realizar unos 10.000 años al supercomputador más rápido del mundo actualmente.

Los investigadores se muestran «entusiasmados con lo que está por venir», aunque recuerdan las palabras del premio Nobel Richard Feynman: «Si crees que entiendes la mecánica cuántica, no entiendes la mecánica cuántica». Pichai apuntala: «En muchos sentidos, el ejercicio de construir una computadora cuántica es una larga lección de todo lo que aún no entendemos sobre el mundo que nos rodea». Aunque saben que tiene «un enorme potencial para la informática».

El logro es un primer paso, y el camino no ha sido sencillo. «Ha sido un viaje de 13 años para que Google llegue aquí. En 2006 el científico de la compañía Hartmut Neven comenzó a explorar la idea de cómo la computación cuántica podría ayudar a nuestros esfuerzos para acelerar el aprendizaje automático. Este trabajo condujo a la formación de nuestro equipo Google AI Quantum. En 2014 John Martins y su equipo de la Universidad de California en Santa Bárbara se unieron a nosotros en nuestros esfuerzos para construir un computador cuántico. Dos años más tarde Sergio Boixo publicó un documento que centró nuestros esfuerzos en la tarea computacional bien definida de la supremacía cuántica; y ahora el equipo ha construido el primer sistema cuántico del mundo que supera las capacidades de las supercomputadoras para estas tareas en particular». Añade que «hicimos estas primeras apuestas porque creíamos, y seguimos creyendo, que la computación cuántica puede acelerar las soluciones para algunos de los problemas más acuciantes del mundo, desde el cambio climático hasta las enfermedades. Dado que la naturaleza se comporta mecánicamente de forma cuántica, la computación cuántica nos brinda la mejor oportunidad de comprender y simular el mundo natural a nivel molecular. Con este avance, ahora estamos un paso más cerca de aplicar la computación cuántica para, por ejemplo, diseñar baterías más eficientes, crear fertilizantes con menos energía y descubrir qué moléculas podrían producir medicamentos efectivos».

Unas aplicaciones que «aún están a muchos años de distancia. Siempre hemos sabido que sería un maratón, no un sprint. Lo importante de construir algo que no se ha probado es que no hay un libro de jugadas. Si el equipo necesitaba una parte tenían que inventarla y construirla ellos mismos. Y si no funcionaba, y a menudo no funcionaba, tenían que rediseñarlo y construirlo de nuevo».

En este nuevo escenario de retos de futuro trabaja el equipo de Sergio Boixo, que destaca dos retos fundamentales en la actualidad: «El primero es avanzar en demostrar y construir un ordenador cuántico tolerante a fallos que pueda realizar programas arbitrariamente largos. Los procesadores cuánticos experimentales actuales sólo pueden funcionar algunas millonésimas de segundo antes de tener errores. Sabemos que un ordenador cuántico de estas características tendrá muchas aplicaciones, pero aún faltan unos diez años para desarrollar esta tecnología. Seguimos en la infancia de la computación cuántica».

El segundo de los retos es «demostrar aplicaciones prácticas antes de conseguir construir un ordenador cuántico tolerante a fallos. El cálculo que hicimos para demostrar la supremacía cuántica es demasiado especializado, y es muy difícil superar a los superordenadores tradicionales, que representan increíbles avances tecnológicos, en cálculos con aplicaciones más prácticas».

El futuro inmediato del investigador leonés se centra en estos dos retos. «Por ejemplo, estoy trabajando en una primera aplicación práctica de la computación cuántica, aunque aún algo especializada. Consiste en generar números aleatorios certificados, lo cual tiene aplicaciones importantes en ciberseguridad».

Es el siguiente paso y, según explican desde Google, «el comienzo de un nuevo viaje: descubrir cómo poner en práctica esta tecnología». Para lo que trabajan con la comunidad científica con herramientas de fuente abierta que «permiten que otros trabajen junto a nosotros para identificar nuevas aplicaciones».

Intentar explicar a profanos en el tema cómo se desarrolla el proceso cuántico se plantea complicado. Un bit en un ordenador clásico almacena información como 0 ó 1. Un bit cuántico, denominado qubit, «puede ser tanto 0 como 1 al mismo tiempo, una propiedad llamada superposición». Que permite que crezcan exponencialmente, y que un ordenador cuántico explore simultáneamente un gran espacio de muchas posibles soluciones a un problema».

Para demostrar la supremacía el ordenador desarrollado por el equipo de Boixo realizó con éxito un cálculo de prueba en sólo 200 segundos que en los superordenadores más potentes de la actualidad habría tardado miles de años. «Podemos lograr estas enormes velocidades sólo por la calidad de control que tenemos sobre los qubits». Pero los ordenadores cuánticos son «propensos a errores». A pesar de lo cual el experimento de Google mostró «la capacidad de realizar un cálculo con pocos errores a una escala lo suficientemente grande como para superar a un ordenador clásico».

El logro científico tiene también su respuesta. IBM cuestiona la supremacía, y señala que un superordenador convencional podría hacer el cálculo en unos días. Lo cierto es que se ha dado un paso más en el avance de de la ciencia cuántica. Un cálculo que, de momento, no tiene aplicación. Como otros muchos descubrimientos pioneros a lo largo de la historia. Tan cierto como que abre el camino a un nuevo universo de conocimiento y aplicaciones por explorar. En el que Sergio Boixo tiene un papel protagonista.

Fuente: Diario de León

15 profesiones emergentes para 2020 en España

15 profesiones relacionadas con la informática

En un mercado de trabajo que cambia rápidamente, cualquier pista sobre los sectores y las profesiones de éxito o cómo acceder a ellas es oro molido para quienes buscan empleo o quieren cambiar de vida laboral.

Acertar con el sector, o la profesión que elegimos es una tarea cada vez más difícil, que se complica aún más si tenemos en cuenta que resulta casi imposible encontrar quién nos asesore acerca de la carrera o la formación que debemos escoger, o sobre los perfiles de éxito que nos pueden proporcionar un trabajo.

La red profesional LinkedIn ha elaborado un estudio utilizando perfiles públicos que han ocupado un puesto a tiempo completo durante los últimos cinco años. Identificada la muestra de talento, se ha calculado el porcentaje de contrataciones y la Tasa de Crecimiento Anual Compuesta para cada profesión entre 2015 y 2019, con lo que se puede identificar la tasa de contratación que experimenta un mayor crecimiento. El resultado es una investigación sobre las profesiones emergentes en el mercado de trabajo de España, que permite detectar 15 perfiles emergentes y las habilidades específicas que requieren.

El estudio refleja el impacto masivo que tienen las tecnologías digitales, que no sólo optimizan el tratamiento de datos, sino que transforman profundamente las organizaciones. Se trata de tecnologías que conectan a las personas, que facilitan la toma de decisiones y que aceleran el cambio dentro de las organizaciones haciéndolas más ágiles, más competitivas y más inteligentes.

Según LinkedIn, «los empleos y habilidades emergentes en España para 2020 reflejan un cambio en las estructuras organizativas, y ofrecen pistas sobre hacia dónde avanzan las sociedades y cuáles son los profesionales llamados a liderar los cambios sociales. Un nuevo paradigma que requiere una visión renovada por parte de las empresas que quieran adaptarse a los cambios vertiginosos a los que se enfrenta el mundo laboral, teniendo en cuenta las exigencias de los clientes, pero sin olvidar la misión y visión de la organización».

La investigación realizada por la red profesional muestra que las industrias que demandan los empleos emergentes en nuestro país son las relativas a los servicios y tecnologías de la información, servicios financieros y consultoría de gestión. Las áreas de márketing y publicidad y la investigación también aglutinan a los perfiles profesionales que serán predominantes en 2020. Se trata en su mayoría de industrias que requieren el procesamiento y la gestión de datos, así como la aplicación de tecnologías digitales para implementar programas de gestión y nuevos servicios que les permitan ser más ágiles, competitivas e inteligentes en la toma de decisiones.

Además, Madrid -por su localización y por ser el centro político y empresarial- y Barcelona -por su sólida estructura económica y su perfil internacional- concentran la gran mayoría de los puestos de los empleos emergentes. Sevilla, Valencia y Bilbao son otros focos relevantes para estos puestos demandados.

Especialista en inteligencia artificial

El número de profesionales que se presentan como especialistas en inteligencia artificial ha crecido, según LinkedIn, casi un 76% respecto del año anterior. Este perfil emergente se caracteriza por habilidades específicas como el conocimiento de machine learning o ciencia de datos y se incorpora rápidamente a sectores tan consolidados como el de las tecnologías de la información o la programación informática. Se ve en estos candidatos expertos no sólo potencial para mejoras operativas sino para el desarrollo de nuevos productos, servicios y mercados.

Al especialista en inteligencia artificial se le exigen habilidades como machine learning, Python, inteligencia artificial, visión por ordenador, ciencia de datos, R, Git, Deep Learning, C++ y Java.

El estudio de LinkedIn sitúa la demanda principal de estos profesionales en Barcelona, Madrid y Valencia.

Por lo que se refiere a los sectores que contratan estos perfiles, los principales son servicios y tecnologías de la información, programación informática, investigación, educación, internet, telecomunicaciones y consultoría de gestión.

Desarrollador de fuerza de ventas

La demanda de estos profesionales provoca un incremento superior al 74% de este perfil comparado con 2019. Los desarrolladores de fuerza de ventas deben demostrar un gran conocimiento técnico y una capacidad para utilizar diferentes programas que les capacitan como excelentes gestores de relaciones con clientes y consumidores.

Entre las habilidades requeridas para este trabajo destaca Apex Programming, Salesforce.com Development, Salesforce.com, Salesforce.com Administration, Visualforce Pages, Oracle Application Express, Salesforce.com Implementation, Lightning, Java y SOQL.

En Madrid, Barcelona y Sevilla es donde se encuentran principalmente estos empleos, y los sectores que contratan estos perfiles son principalmente los de servicios y tecnologías de la información, consultoría de gestión, seguros, programación, informática, servicios financieros, ocio, viajes y turismo, logística y gestión de la cadena de suministro.

Especialista en ‘customer success’

Las actividades comerciales siguen dinamizando el mercado, como lo expresa el hecho de que los especialistas en customer success han crecido casi un 70%. Conocimiento técnico y buenas capacidades relacionales, estratégicas y comunicativas son clave para posicionarse de manera diferencial en el mercado.

A estos profesionales se les exige el dominio de castellano, retención de clientes, Software as a Service, Salesforce.com, CRM, satisfacción de clientes, estrategia de negocio y márketing digital.

Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Bilbao son las ciudades que reclaman principalmente a estos profesionales, y los sectores que los contratan son los de programación informática, internet, servicios y tecnología de la información, márketing y publicidad, servicios de información, e-learning y servicios financieros.

Ingeniero de robótica

Estos perfiles son fundamentales y tienen una gran presencia en los entornos altamente industrializados. El número de estos expertos ha aumentado un 65,25%, lo que demuestra el dinamismo de sectores consolidados como la aviación, la automoción o la industria aeroespacial. Se mueven en sectores muy dinámicos y competitivos y muy orientados a la innovación para mejorar, agilizar y optimizar sus operaciones.

Los ingenieros de robótica han de dominar la robótica, obviamente, pero también la automatización de procesos, Python, C++, C#, Java, Matlab y Scrum.

Los principales sectores que los demandan son los de servicios y tecnologías de la información, ingeniería mecánica e industrial, automoción y movilidad, industria del automóvil, consultoría de gestión, investigación, aviación e industria aeroespacial.

Barcelona, Madrid, Valencia y Bilbao son las ciudades en las que más oportunidades se les ofrece a estos profesionales.

Especialista en ciberseguridad

El estudio de LinkedIn recuerda que «la seguridad en las organizaciones se ha convertido en un elemento clave, no sólo para cumplir con los requerimientos legales y de compliance, sino para mantener una buena reputación en el mercado protegiendo datos privados, confidenciales y estratégicos». Eso explica que el número de estos expertos haya aumentado un 60% comparado con el pasado año.

Se trata de perfiles muy técnicos y con gran capacidad para actualizarse de manera permanente en un sector tan expuesto a los cambios y a condicionantes externos a las organizaciones.

A estos profesionales se les exigen habilidades de ciberseguridad, hacking ético, seguridad de la información, ISO 27001, seguridad informática y gestión de riesgos, test de penetración, seguridad de redes, Linux y Owasp.

Los empleos para los especialistas en ciberseguridad están principalmente en Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla, y los sectores que contratan estos perfiles son los de tecnología y servicios de la información, consultoría de gestión, contabilidad, telecomunicaciones, seguridad informática, defensa, industria espacial y sector bancario.

‘Agile coach’

La innovación permanente, la gestión del cambio y la transformación digital se han convertido en ejes fundamentales de toda actividad organizativa que requieren profesionales especializados y versátiles. Por esto, LinkedIn concluye que el número de este tipo de perfiles ha aumentado un 57%.

Se trata de expertos que han de dominar kanban, metodologías agile, Scrum, Jira, transformación digital, coaching, visual thinking, Lean Startups y DevOps.

Los sectores que contratan estos perfiles principalmente son los de tecnología y servicios de la información, consultoría de gestión, sector bancario, internet, programación informática, telecomunicaciones y distribución. Madrid y Barcelona son las principales plazas laborales para este puesto emergente.

Consultor de ‘cloud’

Según la investigación de LinkedIn, «las grandes ventajas que supone el almacenamiento en la nube han generado un aumento de la demanda de un nuevo perfil emergente, con amplios conocimientos técnicos, capaz de diseñar las mejores soluciones cloud para cada organización».

Así, el número de estos profesionales ha crecido más de un 48%, siendo muy demandados en sectores diversos como consultoría, márketing o tecnologías de la información.

Las habilidades para este trabajo son, fundamentalmente, el dominio de Microsoft Azure, Amazon Web Services, Cloud computing, Tibco Businessworks, Tibco EMS, DevOps, Tibco iProcess, Docker Products y Ansible.

Madrid, Barcelona y Málaga son las ciudades en las que se dan más oportunidades para estos profesionales, que son contratados sobre todo en sectores como la tecnología y servicios de la información, programación informática, consultoría de gestión, servicios financieros, internet, márketing, publicidad y banca.

Desarrollador de ‘Python’

Python se ha convertido en un lenguaje de programación esencial por su agilidad, versatilidad y robustez, y el perfil de desarrollador de este lenguaje ha crecido casi un 49%, siendo muy demandado en sectores como el de las tecnologías de la información, las telecomunicaciones o los servicios financieros.

Entre las habilidades requeridas para este puesto figuran el dominio de Django, Python, Git, Docker, Linux, MongoDB, Javascript, Postgre SQL, CSS y MySQL.

Barcelona y Madrid son ciudades preferentes para estos profesionales, demandados en sectores como el de tecnología y servicios de la información, programación informática, internet, telecomunicaciones, márketing y publicidad, servicios financieros y consultoría de gestión.

Científico de datos

Los datos se han convertido en el principal activo de las organizaciones, según LinkedIn. Datos sobre el mercado, sobre clientes, acerca de sus operaciones y transacciones… La óptima gestión de éstos requiere de un perfil profesional -el de científico de datos-, con curiosidad para explorar los problemas y sus soluciones y con las habilidades técnicas para resolver cuestiones complejas.

Este perfil ha crecido casi un 47% para incorporarse a sectores tan estratégicos como la banca, telecomunicaciones o la investigación.

El científico de datos debe dominar el machine learning, R, Apache Spark, Python, ciencia de datos, big data, SQL, minería de datos, estadística y Hadoop.

Los sectores que contratan este tipo de perfiles son los de tecnología y servicios de la información, consultoría de gestión, banca, programación informática, internet, telecomunicaciones e investigación. Y son especialmente demandados en Madrid y Barcelona.

Desarrollador de ‘big data’

Cualquier organización necesita tener expertos capaces de estructurar y analizar los datos, y lograrlo puede convertirse en una ventaja competitiva que permite identificar oportunidades de mercado determinantes. Esta tendencia se observa en el número de desarrolladores de big data, que ha crecido casi un 45%, y que incrementa la demanda de profesionales con habilidades como Apache Spark, Scala, Hive, Hadoop, Apache Kafka, big data, Apache Flume, Git, Sqoop y Python.

Los empleos están sobre todo en Madrid y Barcelona, y los sectores que contratan estos perfiles son preferentemente tecnología y servicios de la información, programación informática, telecomunicaciones, consultoría de gestión, internet, márketing y publicidad y banca.

Ingeniero de datos

Las empresas son organizaciones de gestión de datos, y recopilarlos, organizarlos y recuperarlos para poder convertirlos en conocimiento y facilitar la toma de decisiones es una operación estratégica para las compañías. Esto influye en el crecimiento de este perfil en más de un 43%.

Las habilidades que se les exigen a estos profesionales son Apache Spark, Scala, Hadoop, Python, Hive, Amazon Web Services, Apache Kafka, big data, SQL y machine learning.

Estos empleos están básicamente en Madrid y Barcelona, y los sectores que contratan estos perfiles son los de tecnología y servicios de la información, internet, industria del automóvil, programación informática, consultoría de gestión, ingeniería mecánica e industrial y telecomunicaciones.

Representante de ‘help desk’

Parece evidente que el flujo de datos no puede detenerse en una organización, porque interactuamos con ellos de manera permanente, los intercambiamos y recurrimos a ellos para operar y tomar decisiones de negocio. Así, los representantes de Help Desk, cuyo número ha crecido en casi un 42%, se encargan de asegurarse de que los dispositivos digitales funcionen con normalidad para que el tráfico de datos que viaja por las organizaciones no se interrumpa.

El representante de help desk debe dominar Windows, soporte técnico, Active directory, castellano e inglés, Windows server, Microsoft Outlook, atención al cliente, y Microsoft Office.

Barcelona, Madrid y Valencia son las plazas preferentes para estos profesionales, que son especialmente demandados por el sector de tecnología y servicios de la información, por el outsourcing/offshoring, la consultoría de gestión, los centros de servicios, programas informáticos, servicios inmobiliarios y telecomunicaciones.

Representante de desarrollo de negocio

En un entorno cada vez más competitivo, resulta determinante el desarrollo del negocio, ya que garantiza la satisfacción de los clientes, la posibilidad de negociar acuerdos, identificar socios, o ayudar a definir la línea de desarrollo del propio negocio… Se trata de elementos clave para la supervivencia y crecimiento de las organizaciones, y así no sorprende que el número de representantes de desarrollo de negocio haya crecido un 41%.

Es en Barcelona y Madrid donde se encuentran principalmente estos empleos, para los que se demandan profesionales con habilidades en Salesforce.com, ventas, castellano, gestión de ventas, negociación, estrategia de negocio, generación de Leads y SaaS.

Los programas informáticos, tecnologías y servicios de la información, internet, márketing y publicidad, productos de gran consumo y servicios financieros son los sectores en los que se detecta mayor demanda de estos profesionales.

Representante de desarrollo de ventas

El estudio de LinkedIn recuerda que «investigar, desarrollar y comercializar productos y servicios es el alma de cualquier actividad económica. Analizar y conocer las necesidades de los clientes, orientarse a las ventas, definir modelos de negocio que maximicen las ventas y la generación de valor para los clientes es un pilar fundamental gestionado por profesionales con capacidades técnicas, comerciales y sociales importantes». Esto es lo que ha hecho que el número de representantes de desarrollo de ventas haya crecido más de un 40%.

Además, estos profesionales deben dominar Salesforces.com, generación de Leads, desarrollo de negocio, castellano e inglés, ventas, CRM, negociación, estrategia de negocio, y márketing.

Barcelona y Madrid son las principales plazas para estos empleos, que son demandados en tecnología y servicios de la información, internet, márketing y publicidad, logística y gestión de la cadena de suministro.

Ingeniero de ‘cloud’

La gestión de datos en la nube requiere de profundos conocimientos técnicos para poder trabajar con diferentes plataformas, garantizar el acceso, la privacidad y la seguridad. El número de ingenieros de cloud ha aumentado casi un 40%, y se localiza en sectores como banca y servicios financieros o salud.

A los profesionales que acceden a estos puestos se les exige un dominio de Amazon Web Services, Docker products, DevOps, Microsoft Azure, Cloud Computing, Ansible, Git, Jenkins y Python.

Los sectores que contratan estos perfiles son tecnología y servicios de la información, programas informáticos, internet, telecomunicaciones, consultoría de gestión, banca y servicios financieros y salud.

Fuente: Expansión

Tecnologías protagonistas de 2020

2020 Tecnologías Blockthinkbig

El año toca a su fin y es momento de listas y pronósticos para el nuevo curso que en breve comienza. El blog Think Big empresas ha publicado un artículo elaborado por Alejandro de Fuenmayor, donde repasa las tecnologías protagonistas de 2020.

Estas son las 10 tecnologías sobre las que reflexiona el autor:

1. Hiperautomatización

2.Multiexperiencia

3. Democratización de la tecnología
4. El humano aumentado
5. Transparencia y trazabilidad
6. Edge computing
7. La nube distribuida

8. Cosas autónomas

9. Blockchain práctica
10. Seguridad basada en inteligencia artificial

Encuentra la información completa en el siguiente enlace

Fuente: Blogthinkbing.com