Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática

Mensajes etiquetados UPV

Idean una plataforma de cómputo de altas prestaciones para vehículos y robots

Idean una plataforma de cómputo de altas prestaciones para vehículos y robots

La Universitat Politècnica de València (UPV) lidera el desarrollo de una plataforma de cómputo de altas prestaciones que podrá aplicarse en vehículos y robots autónomos, y se evaluará su utilidad en los sistemas de gestión de la Estación Espacial Internacional y en satélites.

Este es el objetivo de SELENE, un proyecto de investigación internacional financiado por el programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, que cuenta con un presupuesto de 5 millones de euros y se prolongará durante los próximos tres años, según los datos a los que ha tenido acceso EFE.

En este proyecto europeo también participan Airbus (Francia y Alemania), Siemens (Austria y Alemania), CAF signalling, Opentech, Ikerlan, Cobham Gaisler, BSC y Virtual vehicles.

La principal novedad que propone el proyecto es el codiseño del hardware y software, que permitirá que las aplicaciones críticas se puedan certificar a un bajo coste, según han informado fuentes de la institución académica.

«El procesador en el que trabajamos será mucho más flexible e integrará una gran cantidad de cómputo, tanto aceleradores de Inteligencia Artificial como núcleos, destaca Carles Hernández, investigador del Grupo de Arquitecturas Paralelas (GAP) del Departamento de Informática de Sistemas y Computadores (DISCA) de la UPV.

Además, según Hernández, «permitirá la autovalidación y testeo de las propiedades de seguridad para su puesta a punto final».

En el caso de los vehículos autónomos, los investigadores del GAP-DISCA UPV aseguran que para conseguir la autonomía total son necesarios una gran cantidad de chips diferentes.

Esto «conlleva un coste de verificación de funcionamiento «hoy en día inasumible en la mayoría de aplicaciones», ha indicado el investigador.

José Flich, investigador también del GAP-DISCA de la Universitat Politècnica de València, también subraya que los sistemas autónomos «normalmente requieren de mucha redundancia y eso es muy costoso cuando lo haces mediante chips diversos».

«Los procesadores que hay hoy en día se pueden utilizar, pero no certificar», ha indicado para añadir que este proyecto «facilitará la certificación de aplicaciones de Inteligencia Artificial en trenes y coches autónomos, contribuyendo así a una mayor autonomía en estos vehículos».

Por otro lado, en los satélites, el procesador del proyecto SELENE permitirá abaratar sus costes y dotarlos de mayor inteligencia mediante el uso de aceleradores hardware para redes neuronales.

«Se reducen costes porque tienes más capacidad de integración, en un único chip, una variable que en el Espacio es fundamental», apunta Carles Hernández.

En el caso de la Estación Espacial Internacional contribuiría a mejorar la eficiencia de sus sistemas de gestión gracias a la utilización de inteligencia artificial.

Además, en los robots contribuirá igualmente a que sus capacidades autónomas puedan ser certificables de acuerdo a los estándares de seguridad funcional.

Fuente: La Vanguardia

Una aplicación evaluará la resistencia a los antibióticos

Vicent Botti VRAIN UPV

Una herramienta que evalúa la resistencias a antibióticos y una nueva plataforma que educa a los adolescentes a usar correctamente las redes sociales son algunos de los avances que se presentaron en la I Jornada del Instituto Valenciano de Investigación en Inteligencia Artificial (VRAIN) de la Universitat Politècnica de València (UPV).

La Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática (Etsiinf) acogió el jueves, 20 de febrero, la I Jornada del Instituto Valenciano de Investigación en Inteligencia Artificial (VRAIN) de la UPV.

El Instituto VRAIN-UPV se creó en abril del año pasado y está formado por investigadores con una amplia experiencia y reconocimiento tanto nacional como internacional en el ámbito de la IA. En el ámbito español, su producción científica y participación en proyectos de investigación le hace situarse entre los tres mejores centros del país.

El director de VRAIN-UPV, Vicent Botti, abrirá la jornada con una presentación sobre la actividad del instituto, en la que hará un repaso a los proyectos que está llevando a cabo actualmente, así como a los retos y desafíos a los que, a nivel general, se enfrenta la IA.

Durante la jornada se presentarán diferentes proyectos y desarrollos del Instituto VRAIN en campos como la seguridad criptográfica y la privacidad en redes sociales, la movilidad inteligente o la biomedicina.

En este último campo se presentará una herramienta que permite realizar predicciones de evolución de las resistencias a antibióticos, así como nuevos avances en IA para el diagnóstico clínico-genómico, destaca la Politècnica en un comunicado.

Transcripción de textos

También se darán a conocer los últimos avances del Instituto VRAIN en la aplicación de la Inteligencia Artificial a la transcripción automática de textos o la extracción de conocimiento del lenguaje escrito.

«La Inteligencia Artificial está cada vez más presente en nuestro día a día y cada vez lo estará más. Con esta jornada queremos dar a conocer la aportación de nuestro instituto a la IA, un campo en continua evolución, que presenta grandes retos y al mismo tiempo oportunidades en prácticamente todos los ámbitos de nuestra vida», concluye Vicent Botti.

Botti fue reconocido con el premio nacional de la Sociedad Científica Informática de España 2018 por su trayectoria en investigación en Inteligencia artificial.

Fuente: Levante-EMV

Usan inteligencia artificial para detectar noticias falsas y mensajes de odio en las redes sociales

IA-Fake-news-upv

Investigadores de la Universidad Politécnica de València (UPV) han desarrollado un sistema de Inteligencia Artificial (IA) que ha ayudado a detectar noticias falsas (fake news) y ataques explícitos e implícitos en las redes sociales.

Es el primero de los resultados del proyecto MISMIS-FAKEnHATE, liderado por el centro Pattern Recognition and Human Language Technology (PRHLT) de la UPV, en el que también participan la UNED y la Universitat de Barcelona y colabora la Policía Local de València, y que en fase de prototipo ya se ha usado para localizar este tipo de mensajes contra mujeres e inmigrantes.

El investigador de la PRHLT-UPV Paolo Rosso ha explicado que hoy en día la ciudadanía «acaba recibiendo en los medios sociales de comunicación sólo la información que concuerda con sus creencias y puntos de vista, con el riesgo de un aislamiento intelectual» o burbuja de información.

Rosso ha hecho hincapié en que un «efecto perverso» que provoca esta realidad es que «cuando la información corrobora nuestras creencias, tendemos a compartirla sin comprobar su veracidad», lo que «facilita la propagación de desinformación, las llamadas ‘fake news'».

El relativo anonimato de los medios sociales favorece además la propagación de lenguaje agresivo, de mensajes de odio y exclusión, que fomentan la separación en comunidades cada vez más polarizadas en sus opiniones.

Al respecto, según apunta a EFE la investigadora del PRHLT-UPV Anastasia Giachanou, «se tiende a una escasa argumentación en los contenidos que a menudo se limitan a unos pocos insultos».

A partir de este análisis, este primer prototipo desarrollado por los investigadores permite identificar noticias falsas a partir de un análisis automático tanto del lenguaje utilizado, como de las emociones que subyacen a ese texto.

Para ello, es capaz de discernir emociones básicas como el miedo, la ira o la sorpresa, entre otros, y por el momento, lo hace en información escrita, si bien están empezando a trabajar también con imágenes.

«Nos proponemos identificar la desinformación desde una perspectiva multimodal, combinando la información textual con la visual a través de técnicas basadas en deep learning (tecnología evolucionada del aprendizaje automático que lo hace más sólido y efectivo)», explica Giachanou.

La investigadora, que desarrolla su investigación en el PRHLT gracias a una beca de la Fundación Nacional para la Ciencia de Suiza (SNSF por sus siglas en inglés), añade que «además, se llevará a cabo un análisis multilingüe cuándo la información sea en lenguajes diferentes».

Por otro lado, este primer prototipo permite detectar también lenguaje agresivo y mensajes de odio en los medios sociales de comunicación.

Para monitorizarlos, el equipo de la UPV, la UNED y la Universitat de Barcelona propone un enfoque terminológico, extrayendo términos y patrones lingüísticos de odio a partir de conjuntos de datos analizados anteriormente y monitorizar sistemáticamente si se emplean en nuevas conversaciones en línea.

Como próximos retos, el equipo de investigadores que ha desarrollado este proyecto trabaja en la clasificación de patrones y rasgos de la personalidad que se esconden detrás de los «haters» (odiadores) de las redes sociales.

Los socios del proyecto celebraron la semana pasada un encuentro en el que presentaron los resultados del primer año de trabajo, ha informado la UPV.

En este encuentro, José Luis Diego, miembro de la Policía Local de Valencia, que participa como Entidad Promotora Observadora (EPO) en este proyecto, expuso los retos de este cuerpo de seguridad para la detección de mensajes de odio y de exclusión en las redes sociales.

Por parte del centro PRHLT de la Universidad Politécnica de Valencia también participan en el proyecto Francisco Casacuberta y José Miguel Benedí, han indicado las mismas fuentes.

Fuente: EFE

Anne Margulies, vicepresidenta de la Universidad de Harvard: «La tecnología aún no ha transformado la educación»

La vicepresidenta de la Universidad de Harvard y pionera en la digitalización de la formación, Anne Margulies, considera que la revolución educativa no se ha completado y la tecnología» aún no ha transformado la educación». Hemos avanzado mucho, -reconoce- pero la metamorfosis no llegará hasta que no se cumplan tres premisas: la primera, que todo el mundo tenga acceso a educación de calidad a lo largo de su vida; la segunda, que cada estudiante pueda aprender de la forma que le sea más fácil; y la tercera, que aprender trascienda los límites académicos y rompa las fronteras entre las distintas materias».

Así lo ha aseverado la experta, que este jueves ha sido investida doctora honoris causa por la Universitat Politècnica de València (UPV). El nombramiento es una propuesta del Institut Valencià d’Investigació en Intel·ligència Artificial (vrAIn) y la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la UPV, que fue aprobada en Consejo de Gobierno el pasado 9 de julio, recuerda la institución académica en un comunicado.Vicent Botti y José Capilla acompañaron a Margulies en la ceremonia.

La carrera de Margulies comenzó en los años 90 en el Área de Sistemas y Marketing de la empresa AT&T. En aquel entonces, la informática y las telecomunicaciones eran profesiones mayoritariamente masculinas.

«En muchas, muchas reuniones, yo fui la única mujer presente. Y, sinceramente, resultó difícil. Ahora estamos mejorando, pero este sigue siendo un mundo de hombres. Podría hablar durante horas de la brecha de género. Pero, en definitiva, mi mensaje para las jóvenes es: ‘puedes hacerlo, confía en tu potencial y lánzate’. Además, debemos ayudarnos entre nosotras», insta.

La vicepresidenta de la Universidad de Harvad ha sido desde siempre una pionera en la digitalización de la formación. En 2003 desembarcó en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y fundó el Open Course Ware, una iniciativa creada con el propósito de publicar los materiales de enseñanza de forma abierta y gratuita a través de Internet. Fue una idea aclamada internacionalmente que hoy sigue vigente bajo la forma de los MOOC.

No obstante, la informática asegura que los inicios de su carrera profesional fueron «honestamente, difíciles». Se trataba, según detalla, de «un mundo de hombres» en el que Margulies era «con mucha frecuencia, la única mujer en las reuniones». «Hemos avanzado, pero tenemos que seguir avanzando. Mi mensaje para las mujeres informáticas es ‘you can do it!’ [puedes hacerlo]; tenemos que apoyarnos unas a otras y estar seguras de nosotras», defendió en la rueda de prensa. Así, Margulies aseguró que no solo trabaja para «ir cerrando la brecha en el mundo académico, sino también la de género».

Sobre el horizonte de futuro de las universidades, en su opinión, las instituciones de enseñanza superior no se extinguirán. «A las personas, nos gusta juntarnos, reunirnos para hacer cosas en grupo», afirma.

«La tecnología -prosigue- no va a sustituir a la universidad, pero sí puede ayudar a optimizarla. Las lecciones magistrales para grandes auditorios serán una excepción. Iremos a grupos más pequeños y a clases más interactivas. Un poco como son las ‘flipped classroom’ (o clases inversas), en las que el alumno aprende la teoría en casa con la ayuda de vídeos, y el tiempo del aula se utiliza para hacer prácticas, trabajo en equipo y otras dinámicas más colaborativas».

Con todo, Margulies cree la verdadera revolución todavía no se ha completado. «La tecnología aún no ha transformado la educación. Hemos avanzado mucho, pero la metamorfosis no llegará hasta que no se cumplan tres premisas: la primera, que todo el mundo tenga acceso a educación de calidad a lo largo de su vida; la segunda, que cada estudiante pueda aprender de la forma que le sea más fácil; y la tercera, que aprender trascienda los límites académicos y rompa las fronteras entre las distintas materias».

Sobre la brecha digital, la nueva doctora honoris causa de la UPV se mostró «optimista con que la tecnología puede ayudar a establecer un puente», pero avisó: «no solo es una cuestión de máquinas o de tecnología, sobre todo es una cuestión de las personas, de que la gente trabaje conjuntamente».

El futuro de la universidad

Para Anne Margulies ha habido «grandes progresos tecnológicos» en el mundo de la enseñanza, pero que deben ser «cada vez más flexibles y abordables», para que cada persona pueda incorporar conocimiento «en cualquier momento» y «a lo largo de su vida».

Sobre el futuro de las instituciones de enseñanza superior, Margulies afirmó que la informática «aún no ha cambiado la educación». «Hemos dado grandes pasos y se ha hecho mucho, pero todavía hay que trabajar más, hay cosas muy prometedoras», manifestó. Que todo el mundo tenga acceso a la formación y que se traspasen las fronteras entre las materias, son dos de los retos, en los que «la tecnología es capaz de ayudar». Asimismo, apostó por «investigar más sobre cómo los niños aprenden y pueden usar la tecnología no solo para jugar, sino para formarse».

MORA: «LOS CAMPUS TENDRÁN QUE REINVENTARSE»

Al hilo de este comentario, el rector de la UPV, Francisco Mora, ha manifestado que es importante estar preparado para el cambio que se avecina. «Los campus físicos van a seguir siendo relevantes, pero las universidades van a desempeñar otro papel. La formación será mucho más interactiva. Los alumnos vendrán a desarrollar proyectos de innovación, emprendimiento, cultura, deporte. Los campus tendrán que reinventarse», ha recalcado.

Para Mora, son muchos los retos que la universidad tiene por delante y, para lograrlos, debe contar con unas condiciones estables de financiación. «El análisis sobre financiación de la ciencia en España y del sistema universitario español revela un retroceso que nos aleja, que nos impide ser competitivos y que nos condena a una brecha científica tremendamente negativa para nuestro futuro».

El rector de la UPV, Francisco Mora, destacó que, ya en los años 90, Margulies tomó el «liderazgo» e «hizo un gran trabajo» que dio como resultado que el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) «arrancase la iniciativa de los ‘open course’», un «salto», según apuntó el rector, que hizo que otras universidades, como la Politècnica, exportaran contenido académico más allá de los muros de los campus universitarios, haciéndolo accesible desde cualquier parte del mundo, de forma libre y gratuita, lo que según el rector, convirtió a Margulies en una persona «revolucionaria y clave» para la enseñanza. Unos «méritos contundentes» y una labor con «un gran impacto social», según Mora.

El acto, celebrado en el Paraninfo del campus de Vera, se ha cerrado con la investidura de 50 nuevos doctores y doctoras por la Universitat Politècnica de València.

Fuentes: UPV,20minutos.es y Levante EMV

Podcast | Entrevista a Chaume Sánchez CTO de GeeksHubs

Chaume Sánchez y GeeksHubs, de ‘coworking techie’ a formar a los CTO del futuro

Chaume Sánchez, CEO de GeeksHubs, un espacio que desde su nacimiento como un coworking techie ha generado una fuerte comunidad vinculada a la tecnología. 

En este podcast Estefanía Pastor entrevista a Chaume Sánchez, CEO de GeeksHubs, un espacio que desde su nacimiento como un coworking techie ha generado una fuerte comunidad vinculada a la tecnología. 

Ingeniero informático por la Universidad Politécnica de València ha emprendido otros proyectos como Bandness. En esta entrevista, cuenta sus éxitos y fracasos y cómo trabajan para ayudar a las empresas a abordar su transformación digital formando talento.

Accede al enlace para escuchar la entrevista.

Fuente: Valencia Plaza

El Concurso Nacional de Robots Humanoides continúa un año más en manos de la UPV

equipo de la UPV que ha ganado el CEABOT celebrado en A Coruña

Es su tercera victoria consecutiva y la séptima de los últimos ocho años. El Grupo de Robótica y Mecatrónica (GROMEP) de la Universitat Politècnica de València (UPV) se ha proclamado, una vez más, vencedor del Concurso Nacional de Robots Humanoides (CEABOT 2019) para estudiantes de grado y posgrado. 

¿Cómo lo consiguen? ¿Dónde está el secreto? En el esfuerzo. Así lo señala Jaime Masiá, profesor del Departamento de Ingeniería Mecánica y de Materiales. “Los alumnos que tenemos están muy motivados”, afirma uno de los coordinadores del GROMEP, junto al otro tutor, Juan Ramón Rufino Valor, del Departamento de Ingeniería Electrónica. “Nosotros lo único que hacemos es guiarles, pero ellos son los que realmente desarrollan el trabajo”.

“También es verdad que llevamos una trayectoria que hace que tengas una cierta inercia”, añade Masiá en declaraciones a Innovaspain. El motivo es que las pruebas de un año a otro no cambian sensiblemente y, aunque van renovándose los miembros del equipo universitario, los alumnos se transmiten los conocimientos de unos a otros.

En esta ocasión, en la competición realizada A Coruña –en el marco de las Jornadas de Automática organizadas por el Comité Español de Automática–, los representantes de la UPV han sido los alumnos Jordi Armengol Miralles, estudiante del Grado de Ingeniería Eléctrica; Julen Morante García, del Grado de Ingeniería Mecánica; y Daniel Gaspar Figueiredo, del Grado de Ingeniería Informática.

Cinco pruebas

Dos tutores, tres universitarios y cuatro robots para demostrar que son los mejores a lo largo de cinco pruebas. En la primera de ellas, la carrera de obstáculos, los autómatas deben recorrer un circuito de ida y vuelta salvando los objetos que se encuentran en su camino sin derribarlos ni desplazarlos de su posición. 

En la prueba de lucha, dos robots compiten dentro de un área de combate con las normas del sumo. Se valora el comportamiento competitivo del humanoide y, en cambio, se penalizan las actitudes pasivas e inmóviles de los contrincantes. 

El concurso continúa con una carrera subiendo y bajando una pequeña escalera con peldaños de tres centímetros de altura. En este caso, se puntúa tanto el número de escalones superados como el tiempo empleado en finalizar el recorrido y no se permite ningún tipo de salto o acrobacia. 

En el cuarto ejercicio, centrado en las posibilidades de la visión artificial, los robots deben decodificaban códigos QR para identificar el mayor número de obstáculos posibles. Aquí, los equipos demuestran sus habilidades de programación usando la cámara de los dispositivos. 

La última prueba es de carácter libre. En ella cada universidad hace una exhibición de las principales destrezas de sus humanoides durante un tiempo máximo de 5 minutos. En el caso de la UPV, su robot fue capaz de identificar el movimiento del cuerpo humano a través de una kinect y replicarlo o, dicho de otro modo, repetir en el momento los gestos que realiza una persona.

El equipo de la UPV ha resultado primero en cuatro de las cinco pruebas del concurso (lucha, visión, obstáculos y escalera) y segundo clasificado en la prueba libre. En esta edición, el jurado ha estado integrado, entre otros, por destacados miembros del Instituto de Robótica e Informática Industrial (UPC-CSIC), la Escuela de Ingeniería de Bilbao (Universidad del País Vasco), la Escuela Superior de Tecnología y Ciencias Experimentales (Universitat Jaume I) y la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (Universidad de Huelva). 

Autor: Pablo Garcinuño

Fuente: InnovaSpain

Científicos españoles crean modelos predictivos de enfermedades con big data e IA

El objetivo de este equipo es afinar las predicciones sobre el diagnóstico a partir de las imágenes médicas

Fuente: Innovadores La Razón

Un equipo de investigadores valencianos trabaja en el desarrollo de un sistema que aprovecha las capacidades de clasificación de información que ofrecen los procesos de computación de big data e inteligencia artificial (IA) y, en concreto, el aprendizaje profundo. En el proyecto DeepHealth se pretenden crear modelos predictivos a partir de una gran base de datos con imágenes anonimizadas.

La idea fundamental del proyecto es disponer de algoritmos basados en deep learning que analicen imágenes y proporcionen información estructurada útil para el diagnóstico. Para ello, explican fuentes de la Universidad Politécnica de Valencia, es necesario «generar modelos predictivos que, nutriéndose de una gran cantidad de imágenes, proporcionen como salida la probabilidad de que una nueva imagen refleje o no una determinada enfermedad».

Así, este equipo ha recibido 12,7 millones de euros de la Unión Europea para el desarrollo de un software que permita el análisis y almacenamiento de gran cantidad de datos, principalmente imágenes médicas, como herramienta de apoyo a los facultativos en el proceso de toma de decisiones sobre el diagnóstico.

Un componente esencial del proyecto es la creación de una gran base de datos con imágenes médicas anonimizadas que puedan utilizarse para entrenar y validar los modelos matemáticos predictivos. En este sentido, María de la Iglesia-Vayá, responsable del proyecto en la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana, afirma: «Crearemos una base de datos que contendrá miles de imágenes anotadas, es decir, descritas y adecuadamente clasificadas. Las anotaciones incluirán cientos de parámetros como, por ejemplo, el volumen exacto de decenas de regiones del cerebro y otras partes del cuerpo».

El gran valor de este proyecto, añade la investigadora de la FISABIO, es que «persigue, a partir de reunir y analizar conjuntamente muchos de esos parámetros de imagen en miles de casos diferentes, afinar las predicciones sobre el diagnóstico a partir de las imágenes médicas y, de ese modo, reforzar la cantidad de información que se extrae de ellas y su valor clínico».

Jon Ander Gómez Adrián, investigador de la UPV y coordinador del proyecto, señala que el objetivo  «es aunar dos áreas de desarrollo informático que hasta ahora han estado separadas: la supercomputación, que ofrece unas extraordinarias capacidades de procesamiento, y el big data, que ofrece una gran capacidad analítica».

Para ello, Gómez apunta que el primer paso es «crear un entorno operativo, basado en dos nuevas bibliotecas informáticas, que permita la comunicación y el entendimiento entre los entornos informáticos de supercomputación y los de big data«.

«Una vez desarrollado el entorno operativo» completa Roberto Paredes Palacios, también de la UPV, «el siguiente paso será aplicarlo a una serie de casos clínicos para entrenar los modelos predictivos en diferentes áreas médicas, 14 en total, incluyendo migraña, demencia, depresión, etc.» Por último, los modelos entrenados serán evaluados para validar las predicciones con el fin de confirmar que estas son correctas.

Equipo científico: El proyecto es una colaboración multidisciplinar entre el grupo de investigación liderado por María de la Iglesia-Vayá en la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (FISABIO) e ingenieros informáticos de la Universitat Politècnica de València (UPV) coordinados por Jon Ander Gómez Adrián. Junto a ellos, en una iniciativa coordinada por Everis, participan investigadores de otras 19 instituciones de nueve países europeos. Puesto en marcha durante el pasado mes de enero con una duración prevista de tres años.

Información en Innovadores

Premio concedido a un proyecto fin de carrera por el uso de la Norma Técnica de Documentación de Proyectos de Ingeniería Informática

El Colegio Oficial de Ingeniería Informática de la Comunidad Valenciana (COIICV) ha otorgado el Premio Sapiens Proyecto Fin de Carrera 2019 al proyecto “Sistema de gestión y análisis estratégico de las competencias transversales en Ingeniería Informática” del alumno Carles Torró Segura de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV).

El premio se entregó el pasado 11 de abril en el marco de la cena de gala de Semanainformatica.com2019 por parte de Julián del Valle, miembro de las juntas de gobierno del COIICV y de CCII. El premiado fue acompañado por su director de proyecto, el Profesor José Luis Poza Luján.

Así mismo el Presidente de CCII, Juan Pablo Peñarrubia, hizo entrega del premio Académico a D. Vicente Botti Navarro, profesor de la UPV, Doctor en Informática con una amplia labor en materia de Inteligencia Artificial y a la propia consolidación de la Escuela Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la UPV. Toda la información sobre el profesor Botti y el resto de premios y premiados en la web de SemanaInformatica 2019.

Síntesis del proyecto de Carles Torró Segura:

El Trabajo Final de Máster premiado se contextualiza dentro del proyecto Europeo Erasmus+ CoSki21 (Core Skills for 21th Century Professionals) y ha sido presentado ante los socios de otros cinco países (Finlandia, Holanda, Portugal, Austria, y Eslovenia).

El objetivo del proyecto es estudiar las competencias transversales necesarias para los profesionales del siglo XXI para implementar las herramientas informáticas que permitan organizar dichas competencias adecuándose al contexto de trabajo de cada empresa. El Trabajo Final de Máster premiado ha desarrollado la aplicación web que proporciona acceso a la base de datos de mapas de competencias y asesora acerca de la conveniencia de unas u otras competencias a la empresa, en función de su campo de trabajo.

Noticia completa en la web de COIICV: https://www.ccii.es/noticias/429-premio-sapiens-coiicv-al-mejor-proyecto-fin-de-carrera-usando-la-norma-de-proyectos-de-ingenieria-informatica

La Universitat Politècnica de València aprueba la creación del Instituto Valenciano de Investigación en Inteligencia Artificial

La Universitat Politècnica de València ha aprobado en Consejo de Gobierno la creación del Instituto Valenciano de Investigación en Inteligencia Artificial (IVIIA), una estructura de I+D+i que agrupará a 79 investigadores de la UPV y sumará, en global, más de 100 sexenios. El nuevo instituto tendrá como director al catedrático Vicent Botti, Premio Nacional de Informática en 2018.

El catedrático Vicent Botti, Premio Nacional de Informática en 2018, será el director técnico del Instituto Valenciano de Investigación en Inteligencia Artificial (IVIIA).

El IVIIA se propone como misión producir avances significativos en el campo de la inteligencia artificial. En concreto, pretende desarrollar nuevos métodos y técnicas de aprendizaje automático, aplicaciones innovadoras en el big data, procesamiento del lenguaje natural, visión artificial, robótica, cooperación hombre-máquina…

La creación de este instituto viene motivada por la necesidad de reunir en un solo centro de referencia a los diferentes grupos de investigación que operan en la UPV en este campo. Y es que se trata de equipos de investigadores referentes en IA a nivel nacional e internacional cuyos resultados vienen avalados por una amplia producción científica.

El nuevo IVIIA se ubicará provisionalmente en los espacios del Departamento de Sistemas Informáticos y Computación (DSIC), y según su responsable, permitirá acceder a proyectos de mayor envergadura. “Es objetivo prioritario la transferencia de tecnología y el trabajo directo con la industria”, según se indica en la memoria aprobada.