Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática

Mensajes etiquetados SCIE

En marzo concluye el plazo para participar en la V edición de los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España – Fundación BBVA

Os recordamos que sigue abierta la convocatoria promovida por la  Sociedad Científica Informática de España (SCIE) y la Fundación BBVA de la quinta edición de los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España – Fundación BBVA, integrada por dos modalidades: Premios Nacionales de Informática e Investigadores Jóvenes Informáticos.

La modalidad de Premios Nacionales de Informática,  está dirigida a reconocer la labor de investigadores y entidades públicas y privadas que han dedicado su carrera profesional y su esfuerzo al estudio, fortalecimiento y divulgación en el área de la Informática. Se convocan cuatro categorías de premios:

· Premio José García Santesmases

· Premio Aritmel

· Premio Ramón Llull

· Premio Ángela Ruiz Robles

La modalidad Investigadores Jóvenes Informáticos, está destinada a premiar la creatividad, originalidad y excelencia en los primeros años de la profesión y pretende servir de estímulo para que continúen con su labor investigadora. En esta modalidad se concederá un máximo de seis premios, cada uno con la dotación bruta de 5.000 euros.

La documentación necesaria para concurrir a estos premios, en cualquiera de sus modalidades, deberá ser enviada en formato digital a premios-informatica@fbbva.es

hasta las 14:00 horas (hora peninsular) del 1 de marzo de 2021.

La convocatoria de los premios se resolverá antes del 31 de mayo de 2021.

Bases e impresos de solicitud para las modalidades de Premios Nacionales e Investigadores Jóvenes disponibles en la web de la Fundación BBVA.

Abierta la convocatoria para la V edición de los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España – Fundación BBVA

La Sociedad Científica Informática de España (SCIE) y la Fundación BBVA anuncian la quinta edición de los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España – Fundación BBVA, integrada por dos modalidades: Premios Nacionales de Informática e Investigadores Jóvenes Informáticos.

La modalidad de Premios Nacionales de Informática,  dirigida a reconocer la labor de investigadores y entidades públicas y privadas que han dedicado su carrera profesional y su esfuerzo al estudio, fortalecimiento y divulgación en el área de la Informática. Se convocan cuatro categorías de premios:

· Premio José García Santesmases

· Premio Aritmel

· Premio Ramón Llull

· Premio Ángela Ruiz Robles

La modalidad Investigadores Jóvenes Informáticos, destinada a premiar la creatividad, originalidad y excelencia en los primeros años de la profesión y pretende servir de estímulo para que continúen con su labor investigadora. En esta modalidad se concederá un máximo de seis premios, cada uno con la dotación bruta de 5.000 euros.

La documentación necesaria para concurrir a estos premios, en cualquiera de sus modalidades, deberá ser enviada en formato digital a premios-informatica@fbbva.es hasta las 14:00 horas (hora peninsular) del 1 de marzo de 2021.

La convocatoria de los premios se resolverá antes del 31 de mayo de 2021.

Bases e impresos de solicitud para las modalidades de Premios Nacionales e Investigadores Jóvenes disponibles en la web de la Fundación BBVA.

Los presidentes de CODDII y SCIE entregan el Premio Alan Turing en el Congreso de Jóvenes Investigadores que organizan el INJUVE y el Ministerio de Universidades

Desde el martes 1 de diciembre y hasta el jueves 3 de diciembre, se celebra el Congreso de Jóvenes Investigadores, organizado conjuntamente por el Injuve y el Ministerio de Universidades, en el que se premian los mejores trabajos de investigación llevados a cabo por alumnos de niveles previos a la universidad.

En esta ocasión, debido a las circunstancias extraordinarias, el certamen se desarrolla de manera virtual y puede seguirse a través del canal de Youtube del Injuve (https://www.youtube.com/user/injuvejuventud)

Como todos los años, uno de los premios especiales del certamen será el premio Alan Turing que otorgan los presidentes de la Sociedad Científica Informática de España (SCIE) y de la Conferencia de Decanos y Directores de Ingeniería Informática de España (CODDII). Será el próximo jueves 3 de diciembre cuando está prevista la entrega del galardón de esta edición por parte de la presidenta del SCIE, Inmaculada García, y el presidente del CODDII, Javier Soriano, un evento que también se podrá ver a través del canal de Youtube del certamen.

 

 

CODDII se suma al manifiesto de la comunidad científica informática sobre la evaluación de la investigación

El pasado 23 septiembre, en el marco del Congreso CEDI, se celebró una mesa redonda sobre la evaluación de la investigación en Informática.

El principal objetivo de la mesa redonda fue la presentación de un manifiesto elaborado por la Sociedad Española de Informática (SCIE), que recoge una serie de principios fundamentales que deben guiar la evaluación de la investigación. Su objetivo es recalcar la importancia de los procesos de evaluación para mejorar la calidad de la propia investigación y proponer una serie de principios que permitan ayudar a mejorar los procesos actuales.

Los ponentes de la mesa redonda fueron:

  • Mercedes Siles Molina. (ANECA)
  • Victoria Ley Vega de Seoane. Agencia Estatal de Investigación (AEI)
  • Manuel González Bedia. Ministerio de Universidades
  • Antonio Bahamonde Rionda. Sociedad Científica Informática de España (SCIE)
  • Francisco Tirado Fernández (Moderador). Presidente de Honor de SCIE y SARTECO

En los pasados días, la Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática se adhirió al manifiesto que también se puede suscribir por cualquier miembro de la comunidad académica española.

Acceso al manifiesto> http://scie.es/wp-content/uploads/2020/06/declaracion-malaga.pdf

Adhesión al manfiesto> https://declaracionmalaga2020.github.io/

Vídeo de la mesa redonda donde se gestó el manifiesto> http://www.cti.uma.es/videos/grabadowp.php?video=2020EvaluacionInvestigacionInformatica

CODDII propone una comisión conjunta con SCIE y CCII para definir perfiles de másteres profesionales

El pasado mes de julio coincidiendo con JENUI , la Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática CODDII planteó una solicitud formal a la Sociedad Científica Informática de España, SCIE, y al Consejo de Colegios de Ingeniería Informática,CCII, para crear una comisión conjunta con objeto de generar perfiles de másteres.

La comisión prevé reflexionar y concluir en torno a los itinerarios formativos del Máster en Ingeniería Informática y sobre la correlación entre las competencias de grado y sello EURO-INF y cómo simplificar y procesar la documentación para la obtención del sello de excelencia que reconoce que los estudios cumplen ampliamente con las exigencias profesionales en el ámbito de la informática. 

Actualmente se está trabajando en la declaración sobre nuevos perfiles profesionales en el ámbito de la informática. En la misma línea, se acordó en la última Asamblea General de CODDII encargar el desarrollo de un informe que describa las competencias entre el grado y el sello EURO-INF. El informe será realizado por el profesor de la Universitat Politècnica de València y actual Vicerrector de Estudios, Calidad y Acreditación, Eduardo Vendrell.

La comisión contará con profesorado vinculados la SCIE de las Universitat Politècnica de Catalunya, Universidad de Granada, Universitat Politècnica de València, Universidad de Sevilla y Universidad de Zaragoza, junto a miembros de la junta directiva de la CCII y miembros de CODDII.

La investigadora cordobesa Aurora Ramírez, premiada por la Sociedad Científica Informática de España

Doctora por la UCO, ha sido galardonada por su contribución científica en el ámbito de la ingeniería de software aplicando inteligencia artificial.

La Sociedad Científica Informática de España y la Fundación BBVA han otorgado uno de los premios de investigación en la modalidad de Jóvenes Investigadores a la cordobesa Aurora Ramírez Quesada por su contribución científica en el ámbito de la ingeniería de software y la inteligencia artificial.

La investigadora ha acudido este martes al acto de entrega de estos premios, celebrado en Madrid, acompañada del coordinador general de Investigación de la Universidad de CórdobaAlberto Marinas, y del profesor titular de Informática y Análisis Numérico y uno de los directores de su tesis doctoral, José Raúl Romero.

Combinando la inteligencia artificial y la experiencia humana, la investigadora ha conseguido mejorar la estructura interna de los sistemas software para facilitar su programación y lo ha conseguido mediante la aplicación de técnicas de inteligencia artificial que lograr automatizar algunas de las tareas.

Una persona especializada en Ingeniería Informática podía tardar horas en diseñar un software complejo. Ahora, gracias a esta investigación, solo serían necesarios unos segundos.

Hace menos de un año, Aurora Ramírez era premiada por la Asociación Española de Inteligencia Artificial por su tesis doctoral Modelos metaheurísticos para el soporte a la decisión en el proceso de construcción de software dirigida por los profesores de la Universidad de Córdoba Sebastián Ventura y José Raúl Romero Salguero. En ella, trabajó sobre la aplicación de algoritmos de búsqueda en el proceso de desarrollo de software y creó varias técnicas de búsqueda para optimizar el diseño de sistemas informáticos.

Aurora Ramírez estudió Ingeniería Informática en la Universidad de Córdoba y obtuvo el Premio Extraordinario Fin de Carrera en 2012. Al año siguiente, cursó el Máster en Sistemas Inteligentes y fue premiada con el Mejor Trabajo Fin de Máster. Su brillante expediente universitario en la UCO se cerró en 2018 con la lectura de su tesis, que fue reconocida con el Premio Frances Allen de la Sociedad Española para la Inteligencia Artificial. Ahora, por sus destacadas aportaciones científicas, recibe uno de los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España.

La Sociedad Científica Informática

La Sociedad Científica Informática entrega cada año estos premios divididos en dos modalidades. La primera está dirigida a reconocer el trabajo de investigación y de divulgación de la informática de personal investigador y entidades públicas y privadas del ámbito estatal.

La segunda modalidad es la de Jóvenes Investigadores Informáticos, con la que ha sido premiada Aurora Ramírez, destinada a reconocer la valía de jóvenes menores de 30 años que contribuyen a la investigación de esta disciplina. El premio destaca la creatividad, originalidad y excelencia y pretende servir como estímulo para que continúen con su labor investigadora en la ingeniería informática.

Fuente: El día de Córdoba

Patricia Pons, Premio Jóvenes Investigadores Informáticos SCIE

Patricia Pons, premio jóvenes investigadores informáticos SCIE

Patricia Pons: «Se está perdiendo talento por estereotipos que tienen que romperse»

Destrozando estereotipos. Así vive, desde hace años, Patricia Pons (Valencia, 27-4-1989). Número uno de su promoción tanto en el Grado en Ingeniería Informática como en el Máster en Ingeniería del Software, y doctora en Informática con una beca FPU del Ministerio de Educación y una calificación de excelente cum laude, Patricia acaba de recibir el Premio Jóvenes Investigadores Informáticos de la Sociedad Científica Informática de España (SCIE) por su tesis Towards Intelligent Playful Environments for Animals based on Natural User Interfaces (Hacia entornos lúdicos inteligentes para animales basados en interfaces naturales de usuario).

«Ha sido una alegría porque, por un lado, no lo esperábamos», reconoce Patricia. «Al ser un área de investigación tan novedosa, no sabíamos qué impacto podía tener y qué apreciación se podía hacer de sus beneficios. En cualquier caso, supone un reconocimiento al esfuerzo de todos estos años de trabajo de la tesis, que hay veces que se hace un poquito cuesta arriba», afirma sonriente.

Brillando en un área necesitada de referencias femeninas

Demostración fehaciente de que una mujer puede sobresalir perfectamente en un ámbito tradicionalmente masculino, Patricia tiene claro que «se está perdiendo talento por estereotipos sobre la carrera o la figura del informático que tienen que romperse. Si te pones a mirar estudios, las chicas, en institutos y colegios, somos muy buenas en matemáticas, ciencias… Pero después se pierde el interés por estas ramas y nos quedamos muy poquitas. Creo que, ahora mismo, el porcentaje de mujeres en Informática, en la UPV, está en torno al 9%. Eso hay que cambiarlo».

Para conseguirlo, Patricia cree que hacen falta más referentes: «¿Serlo yo? Ojalá. Sería un honor. Lo intentamos yendo a colegios e institutos para que tanto las niñas como los niños vean a una informática, a una científica, a una química… y no asocien esas profesiones únicamente al género masculino. Hay que romper esa barrera de estereotipos, y no sólo en esa dirección. Al revés, también es importante hacerlo. Por ejemplo, en carreras como psicología o enfermería, también es importante tener referencias de hombres en esas áreas».

«Tenemos un nivel muy bueno en la UPV y, a veces, no nos damos cuenta»

Patricia, que continúa vinculada a la UPV -hace dos meses comenzó a trabajar en el Área de Soporte Técnico a Proyectos de I+D del Instituto Tecnológico de Informática (ITI)- está muy satisfecha del nivel de la institución que actualmente dirige Francisco Mora: «Creo que la calidad profesional y humana que hay en el profesorado, sobre todo, es increíble. Cuando ves las titulaciones de fuera y comparas… tenemos un nivel muy bueno en la UPV y, a veces, no nos damos cuenta. En ese aspecto, nos formamos muy bien y ese talento se busca luego fuera».

«Es importante que se hagan más esfuerzos en llegar a tiempo para que el talento no se vaya»

De hecho, es más allá de la frontera nacional donde mejor se valora la formación en España, un lugar dónde la situación de la ciencia está lejos de ser la ideal: «Se está avanzando, pero de manera muy lenta. De hecho, se retrasan las convocatorias, incluso para los premios nacionales o las becas FPU. Hay un periodo de medio año, casi un año, en el que estás sin financiación. Se supone que esas becas premian al talento, a las personas con mejor expediente para que puedan continuar su carrera y quedarse en la universidad investigando, pero si tenemos esos periodos en los que no estás financiado, no estás apoyado por nada y te ves un poco en el vacío».

«Hay que evitar», añade, «que una persona con esas características y que quiere quedarse aquí tenga esa incertidumbre en determinados momentos de no saber si le van a dar esa beca o no, o si va a poder continuar o no. Es importante que se hagan más esfuerzos, sobre todo, en llegar a tiempo para que ese talento no se vaya».

Y en ello está Patricia, en intentar quedarse. «A mí me gustaría, y estoy intentándolo por todos los medios posibles. Aquí, en la UPV, estamos muy bien, el nivel de investigación es muy bueno. Me encantaría poder continuar aquí».

«Todo el mundo puede encontrar en la tecnología un área en la que sentirse realizado»

Apasionada de la tecnología y los animales -«el día que mi director de tesis me propuso empezar a trabajar en esta área pensé… ¿por qué no me lo ha dicho antes?»-, Patricia reconoce que su éxito puede tener un punto reivindicativo de la figura de la mujer en la ciencia: «Avanzamos, pero muy despacio. Es verdad que, desde hace más o menos tres años, he visto un boom en iniciativas, networking, empoderamiento femenino… Ha habido mucho movimiento y eso te hace ilusionarte más, pero seguimos siendo pocas. Tenemos que ser más. Y romper estereotipos no es sólo que haya mujeres, sino que seamos conscientes de la cantidad de campos en los que las mujeres podemos aplicar la tecnología. Todo el mundo puede encontrar en la tecnología un área en la que sentirse realizado». Patricia ya la ha encontrado.

Fuente: UPV

Javier Simancas obtiene el premio Turing en el certamen «Jóvenes investigadores 2019»

El estudiante Javier Simancas Ruesgas ha sido galardonado con el premio especial Alan Turing dotado por la Sociedad Científica de Informática de España (SCIE) y la Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática (CODDII) con un premio de 3000 euros y la realización de una estancia en un grupo de investigación de SCIE, en el marco del XXXI Certamen «Jóvenes Investigadores».

El proyecto galardonado ha sido “Prueba de concepto sobre la construcción de prótesis accesibles” y ha contado como tutor al profesor Raúl Martín Gómez, profesor y alumno del IES Pintor Antonio López de Tres Cantos (Madrid).

Tal y como describe el autor, gracias a la impresión 3D y a la electromiografía las prótesis se han desarrollado en gran medida y cuentan con numerosas funcionalidades hasta ahora impensables. El problema que presentan es su precio extremadamente elevado.
El objetivo de este proyecto es comprobar si es posible producir una prótesis funcional a partir de la impresión 3D y programación en Arduino y Android. Para ello se ha realizado un estudio del mercado actual y se ha contrastado según su relación calidad-precio. El siguiente paso ha sido seleccionar un modelo 3D gratuito, el cual se ha impreso, y se han ensamblado sus piezas y sus componentes mecánicos. A continuación, se ha elaborado una aplicación Android y un programa en Arduino que permite controlar los movimientos de la prótesis.
El desarrollo del proyecto ha resultado ser exitoso: se ha conseguido construir una prótesis con características similares a las comercializadas, con lo que se ha comprobado que es posible hacerlas accesibles mediante la impresión 3D.

El Certamen «Jóvenes Investigadores» promueve la investigación entre los jóvenes de 15 a 20 años, mediante la concesión de premios a trabajos realizados sobre investigaciones básicas o aplicadas, o prototipos relacionados con cualquiera de las áreas del currículo de la Enseñanza Secundaria, el Bachillerato y la Formación Profesional.

Puedes acceder al trabajo galardonado aquí

Firma invitada | El País Retina» Los datos: un reto, una profesión, una solución

En el País Retina por Antonio Bahamonde, Ernesto Pimentel y Juan Pablo Peñarrubia

Países de nuestro entorno como Francia y Alemania han establecido planes para poder disponer de ingenieros informáticos especializados en datos. Es evidente que España no puede estar ajena a esta corriente.

Todo el mundo habla de datos. Aparecen por todas partes y adquieren protagonismo, porque son útiles, porque resulta que la digitalización consiste precisamente en sacarles partido: cambiar el modelo de negocio a partir del procesamiento de los datos de una organización.

Una confluencia de posibilidades de automatización y de globalización nos ponen en alerta como sociedad. Sabemos que muchos puestos de trabajo desaparecerán y serán sustituidos por otros en los lugares donde se haya producido la riqueza suficiente al aumentar la eficiencia de las empresas. El bienestar y el progreso de nuestro país depende en una buena parte de la manera en que afrontemos el reto de los datos.

Siempre hubo datos. Las técnicas matemáticas y estadísticas que fundamentan la ciencia de datos son centenarias, pero la explosión en su efectividad se produce cuando la informática facilita construir aplicaciones que permiten automatizar actividades y mejorar drásticamente la toma de decisiones. El comportamiento de estas aplicaciones, a veces, si fuese adoptado por una persona no dudaríamos en calificarlo como inteligente.

Los profesionales que necesitamos son ingenieros informáticos con una especialización. Ingenieros e ingenieras capaces de llevar más allá la búsqueda de regularidades en cantidades ingentes (o no) de registros de actividades o de fenómenos. Solo la computación puede indagar racionalmente en un campo de exploración que, junto con los números, incluye imágenes, sonidos, textos o rastros digitales de usuarios.

La informática es diversa y abarca muchos campos que en buena medida no son conocidos por el público en general. El tratamiento de datos no consiste solo en su análisis y evaluación, sino que precisa también abordar tareas de selección, preprocesamiento y transformación. Los datos deben ser organizados en bases de datos adecuadas, con arquitecturas que optimicen el rendimiento en su gestión. El procesamiento descansa en el aprendizaje automático y en la elaboración de software de calidad que garantice la comunicación con los sistemas informáticos de una organización. Precisamente, estas son labores que dan nombre a las áreas de ingeniería informática en el ámbito académico.

Países de nuestro entorno como Francia y Alemania han establecido planes para poder disponer de ingenieros informáticos especializados en datos. Es evidente que España no puede estar ajena a esta corriente. A nuestro juicio las medidas deben abarcar varios frentes.

La formación de un ingeniero informático especialista en datos (el nombre es poco relevante) no puede hacerse con unas pocas horas sobre una formación de base diferente a la informática. La Universidad necesitará adaptarse a los nuevos retos; no solo en informática, desde luego. No podemos permitirnos sucumbir a la poderosa inercia o nos quedaremos atrás. Tenemos que abrir las ventanas y respirar en los nuevos aires, adelantarnos a ellos si es posible. Las normas internas de toma de decisiones y asunción de responsabilidades desdibujan en exceso estos procesos.

La elaboración y actualización de los planes de estudio debe responder a criterios académicos objetivos, establecidos por los expertos y en consonancia con las necesidades de la industria, pero nunca a intereses internos de las propias instituciones y tampoco debe sucumbir a modas efímeras.

Además, una tediosa burocracia alarga los procesos de manera desesperante. Es urgente también la aplicación de fórmulas imaginativas para compartir expertos (necesarios en especialidades recientes) y para utilizar técnicas pedagógicas diferentes.

Por otra parte, la profesión (¡y la industria!) necesitan establecer una clara diferencia entre la Formación Profesional y los títulos universitarios (y entre ellos también). En España las ingenierías tienen una regulación que lleva décadas pendiente para la Informática. Cada país tiene su modelo de regulación para las ingenierías, pero ninguno comete el error de penalizar a la informática. Se dice que el mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años, pero el segundo mejor momento es hoy.

Todo lo anterior, con algún pequeño matiz, es común a otras especialidades de la ingeniería informática. Por ejemplo, la ciberseguridad, los juegos, o la inteligencia artificial entre otras. La sociedad española necesita abordar estas reformas para aprovechar el enorme potencial de estos retos y oportunidades, no podemos permitirnos dejarlas pendientes para otro momento.

Antonio Bahamonde es presidente de la Sociedad Científica Informática de España (SCIE) y catedrático de la Universidad de Oviedo.

Ernesto Pimentel es presidente de la Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática (CODDII) y catedrático de la Universidad de Málaga.

Juan Pablo Peñarrubia es presidente del Consejo General de Colegios de Ingeniería en Informática (CCII)

Artículo publicado en El País Retina el pasado 6/7/19


Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España (SCIE) – Fundación BBVA 2019

El jurado de los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España y la Fundación BBVA 2019, reunido el día 27 de mayo de 2019 en la sede de la Fundación BBVA de Madrid, han decidido conceder los galardones a:

Premios Nacionales de Informática

Humberto Bustince Sola, catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad Pública de Navarra, ha obtenido el Premio José García Santesmases por su dilatada trayectoria profesional que combina equilibradamente la investigación, la transferencia de conocimiento, la divulgación científica en Inteligencia Artificial y el impulso de la Ingeniería Informática y Ciencia de Datos en la Universidad Pública de Navarra.

Antonio Fernández Anta, catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad Rey Juan Carlos y Research Professor IMDEA Networks Institute, ha recibido el Premio Aritmel por sus sobresalientes aportaciones científicas en un amplio abanico de áreas en Ingeniería Informática tales como modelos de redes de adversario, implementación de detectores de fallos en computación distribuida, resultados fundamentales en redes para multiprocesadores o la optimización del consumo de energía en sistemas de computación, todas ellas con gran impacto internacional.

Homeria Open Solutions, S.L. ha ganado el Premio Ramón Llull por su actividad en el ámbito de la Ingeniería Web y el Aprendizaje Automático, su decidida apuesta por el I+D+i y por su impacto nacional e internacional.

Nieves Rodríguez Brisaboa, catedrática de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidade da Coruña, ha obtenido el Premio Ángela Ruiz Robles por sus trabajos de investigación e innovación relacionados con la Gestión de Datos, así como sus iniciativas en los campos de la transferencia de conocimiento en relación con empresas e instituciones públicas, así como la creación de empresas de base tecnológica.

Jóvenes Investigadores Informáticos

Aitor Arrieta Marcos, profesor e investigador de la Universidad de Mondragón (Guipúzcoa), por su investigación en el campo de desarrollo y pruebas de Software de gran aplicación industrial.

Juan Cruz Benito, Senior Software Engineer en IBM Research (Nueva York, EEUU), por sus contribuciones en el campo de la interacción Persona-Máquina y tecnologías emergentes, su proyección internacional y el impacto de sus resultados de investigación.

Patricia Pons Tomás, por sus trabajos sobre el desarrollo de nuevas formas de interacción con animales usando como vehículo los sistemas informáticos.

Aurora Ramírez Quesada, Investigadora Postdoctoral de la Universidad de Málaga, por su investigación en Ingeniería de Software aplicando técnicas de Inteligencia Artificial, con aportaciones científicas muy destacadas.

David del Río Astorga, Investigador Postdoctoral de la Universidad Carlos III de Madrid, por sus aportaciones a la paralelización automática de programas para arquitecturas heterogéneas, que facilitan su programación y mejoran su eficiencia.

Iskander Sanchez-Rola, Principal Researcher en Symantec, por sus importantes aportaciones en Ciberseguridad encaminadas a conseguir sistemas informáticos más seguros.

Jurado

El jurado ha estado presidido por Ángela Ribeiro, Jefe del Grupo de Percepción Artificial, Centro de Automática y Robótica (CAR), CSIC – Universidad Politécnica de Madrid y Vicepresidenta Adjunta de Transferencia del Conocimiento, CSIC; e integrado por Amparo Alonso Betanzos, presidenta de AEPIA (Asoc. Española para la Inteligencia Artificial), Catedrática de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial, Grupo LIDIA (Laboratorio I+D en Inteligencia Artificial), Facultad de Informática, CITIC (Centro de Investigación en TIC), Universidade da Coruña; Antonio Bahamonde, presidente de la SCIE y Catedrático de Universidad, Departamento de Informática, Universidad de Oviedo; María José Escalona Cuaresma, catedrática de Universidad, departamento de Lenguajes y Sistemas Informáticos [E.T.S.de Ingeniería Informática], Universidad de Sevilla; Inmaculada García Fernández, presidenta de la Sociedad de Arquitectura y Tecnología de Computadores (SARTECO) y catedrática de la Universidad de Málaga; Asunción Gómez Pérez, vicerrectora de Investigación, Innovación y Doctorado, Catedrática de la Facultad de Informática, Universidad Politécnica de Madrid; Manuel Hermenegildo, director científico del IMDEA Software Institute; José Oriol Sallent, catedrático de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación, Universidad Politécnica de Cataluña; Mario Piattini, catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos, Universidad de Castilla La Mancha; Antonio Ruiz Cortés, presidente de la Asociación de Ingeniería del Software y Tecnologías de Desarrollo de Software (SISTEDES) y Catedrático de la Universidad de Sevilla.

Fte.: Fundación BBVA