Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática

Mensajes etiquetados ingeniero informático

Pablo Flores, ingeniero informático: «La tecnología puede ayudar a gestionar la buena voluntad de los ciudadanos»

El tiempo libre que le dejaba el actual estado de confinamiento fue uno de los motivos por los que Pablo Flores, ingeniero informático sevillano, decidió dar forma a Ayudacovid19, una plataforma colaborativa que pone en contacto a personas que demandan ayuda con otras que están dispuestas a darla.

En apenas unos días, Ayudacovid19 ha tenido una gran aceptación.

Sí. Desde que la puse en marcha, el crecimiento del número de usuarios ha sido exponencial. Arrancó con tan solo tres usuarios y, apenas tres días después, ya se habían registrado más de cuatrocientos.

¿Por qué pensaste que podía ser útil una herramienta así?

Tuve esta idea, en primer lugar, porque debido a la cuarentena actual contaba con mucho tiempo libre. Conocí una plataforma ciudadana de Sevilla que había comenzado a autoorganizarse para ayudar a personas, simplemente inscribiéndose en un listado de Excel. Vi esa base de datos, creí que no era sencilla de utilizar para encontrar a los usuarios más cercanos, aparte de que no había un control sobre los datos personales, y se me ocurrió trasladar esa tabla a un mapa para ubicar de una manera más visual a las personas de un área que te pueden ofrecer o solicitar ayuda.

Es una medida que he tomado de manera altruista y sin ningún ánimo de lucro, ya que la plataforma no se está monetizando. Viendo sus posibilidades, decidí abrirla no solo a la ciudad de Sevilla sino también al resto de España.

¿Qué tiene que hacer alguien interesado en solicitar o en ofrecer su ayuda?

El proceso es muy sencillo: la persona que tenga una necesidad entra en la plataforma, indica por medio de un botón que quiere pedir ayuda, y agrega sus datos de contacto. Otro usuario de la misma plataforma accede a ella, observa si hay alguna demanda de ayuda en su entorno más cercano y, si la hay, ya son los propios usuarios los que se ponen en contacto entre sí.

Como dije antes, me preocupaba la exposición de los datos personales, así que justo ahora estoy trabajando en que la información de las personas registradas deje de ser pública para mantener esa privacidad.

¿Qué tipo de favores intercambian los usuarios?

El 90% son servicios relacionados con salir a la calle, es decir, con hacer la compra, pasear al perro o ir a la farmacia. Hay personas que ofrecen apoyo psicológico ya que muchos usuarios, simplemente, necesitan hablar… es lo que pasa cuando llevas más de una semana de encierro, y te cansas o de hablar con los mismos contactos o de no hablar con nadie.

En estas situaciones la necesidad agudiza el ingenio, y hay quien cuenta con interesantes recursos que ofrecer a los demás como, por ejemplo, impartir clases de yoga o pilates a través de la webcam.

¿Algún ofrecimiento que te haya llamado especialmente la atención?

El caso que más me ha interesado es el de una persona de Zaragoza que ha solicitado que le hagan llegar distintos materiales de costura con los que fabricar mascarillas sanitarias que pueda entregar en los hospitales.

¿Qué sería de toda esta solidaridad ciudadana si no contáramos con la tecnología actual?

Si tienes, por ejemplo, una libreta con 500 referencias de personas que ofrecen ayuda y quieres buscar una concreta, puedes tardar un rato en encontrarla; con la tecnología, sin embargo, ese trámite se soluciona en tan solo un segundo.

Pienso que, con buena voluntad, los ciudadanos pueden hacer muchas cosas útiles, pero cuando movimientos como estos cogen mucha fuerza son más difíciles de gestionar, y la tecnología puede ayudar a hacerlo.

Cuando pase la actual crisis sanitaria, ¿qué pasará con Ayudacovid19?

En la web hay un mensaje que indica que la plataforma morirá cuando termine de existir la necesidad que hay en estos momentos. Sin embargo, he puesto su código fuente a disposición de quien quiera tomarlo, y adaptarlo a cualquier otro problema futuro en el que sea necesario un contacto sencillo entre personas. Las posibilidades son infinitas.

Fuente: Cibersur

Iago Castro: «No conozco a ningún informático que esté en paro»

Mila Méndez. A Coruña/ La Voz de Galicia

Culminó la peregrinación laboral a la inversa. Mientras la mayoría suelen estudiar aquí y emigrar después en busca de oportunidades, Iago Castro (Mos, 1981) lo hizo todo al revés. En el mejor de los sentidos. Estudió Computer Networking, el equivalente a Ingeniería Informática, en la londinense Universidad de Greenwich -quería aprender inglés-. Cuando tocó aplicar, regresó a casa. «Me vine hace cinco años, en plena crisis, y nunca me ha faltado trabajo. De hecho, tardé menos de un mes en encontrar uno», recuerda. Ahora es administrador de sistemas en la coruñesa Enxenio, una spin-off de la UDC que cumple 15 años.

Trabajan con algoritmos, inteligencia artificial y minería de datos y entre sus clientes están empresas internacionales como la alemana Dekra, la propia Universidade de A Coruña o Aelga, la Asociación de Escritores de Lingua Galega.«El sector de las TIC goza de muy buena salud, en Galicia en general y en A Coruña en particular. Es un foco de generación de empleo para los informáticos. Se nota el empuje de grandes empresas como Inditex, y también el de otras más pequeñas que surgen al calor de facultades como Enxeñería Informática. En muchos casos, la oferta de trabajo es más amplia que la demanda. Sobre todo, en puestos más específicos. Perfiles muy técnicos que cuesta más cubrir», apunta Iago Castro. Antes que en Enxenio, trabajó para Abanca e Inditex. Siempre fue él el que cambió, por «inquietudes profesionales». En su día a día se dedica a buscar soluciones tecnológicas que aporten un valor añadido y más competitividad a las empresas que los contratan. Es la archifamosa transformación digital.

Paro cero

Sin embargo, para parecerse más al culmen que representa en su sector la californiana Silicon Valley, todavía queda camino por delante. «He escuchado muchas veces esta metáfora cuando se habla de las empresas que están surgiendo en Galicia vinculadas al sector de las nuevas tecnologías. Aquí hay gente muy preparada y compañías punteras. Los sueldos sí que deberían ser más altos para atraer y fijar el talento», opina Castro. Si tiene que aconsejarle a un estudiante por qué titulación decantarse, no lo duda. «No conozco a ningún informático en el paro. Es un campo muy amplio que engloba muchísimos puestos», concluye. Eso sí, va más allá: «Insisto en la especialización. Hacen falta, por ejemplo, administradores de datos».

Fuente original La voz de Galicia

El científico de datos mayoritariamente es hombre, joven e ingeniero en informática

El científico de datos mayoritariamente es hombre, joven e ingeniero en informática

El científico de datos es hombre, joven y procedente de la formación más técnica de las ramas informáticas. El 37,5% tienen una edad comprendida entre los 25 y los 35 años y la mayoría de ellos son ingenieros en informática, según un informe realizado por KSchool, del que informa TICBeat.

En el segmento específico del Big Data, el 43% de las personas que inician estos estudios tiene entre 30 y 35 años, si bien más homogéneos son los porcentajes en las restantes franjas de edad: a partir de los 45 años tan solo el 3,7% deciden estudiar esta especialización.

Por sexos, apenas una cuarta parte de los data scientists son mujeres (un 24,6%), frente al 75,4% de hombres, disparidad que se incrementa exponencialmente en áreas específicas como el Big Data, donde menos del 10% son mujeres.

El ámbito de estudio de los futuros científicos de datos sigue dominado por los profesionales en informática, que suponen un 18.83% de los expertos en esta área. Sin embargo, le siguen de cerca el 14,45% de aspirantes que provienen de la rama de la economía y las finanzas y la inclusión de otros sectores, como es el caso de licenciados en Psicología o Arquitectura.

Los ingenieros informáticos FreeLancer prosperan en Francia

Los ingenieros informáticos FreeLancer prosperan en Francia

La Ingeniería Informatica afronta una nueva revolución en Francia: la escalada del trabajo FreeLancer, teniendo como telón de fondo las nuevas habilidades en Data Sciences, según un estudio de la consultora Hays.

Las empresas buscan cada vez más profesionales independientes que trabajan por su cuenta, particularmente como apoyo a los equipos internos de la compañía. La parte de los profesionales empleados en una sociedad de servicios informáticos disminuye frente al número creciente de trabajadores independientes, destaca la consultora.

Los profesionales independientes valoran a su vez la flexibilidad y libertad que les aporta este sistema de contratación, conscientes de que su competencia en ingeniería informática es su fondo de comercio. “La informática es una de los escasas profesiones en las que los estudiantes que han terminado sus estudios encuentran rápidamente un trabajo”, añade.

Otro dato del que habla el informe es el del salario del ingeniero informático independiente, que es un 30% o un 40% superior al de un ingeniero informático con sueldo fijo: cobran entre 450€ y 600€ brutos por día.

Un alumno de la UDC, finalista mundial de un concurso de IBM

Un alumno de la UDC, finalista mundial de un concurso de IBM

Un estudante da UDC, gañador do Master the Mainframe de IBM España

Antonio Álvarez, recogiendo el premio de la fase española, en marzo. Fuente: UDC.

Un alumno del Máster en Ingeniería Informática de la Universidad da Coruña está entre los diez finalistas mundiales de Master the Mainframe, un certamen que organiza IBM en el que estudiantes universitarios de todo el mundo tienen la posibilidad de adquirir experiencia y mostrar sus habilidades con los sistemas mainframe de IBM, una arquitectura orientada a los procesos críticos de las grandes
empresas.

IBM seleccionó a 65 estudiantes de entre los más destacados de 26 países para competir por un puesto en la fase final. El ganador de la edición española, Antonio Álvarez Rodríguez, graduado en Ingeniería Informática por la UDC y que actualmente cursa el máster en la Facultad de Informática de la universidad, ha sido elegido uno de los diez finalistas mundiales.

Nacido en Vigo en 1992, Antonio vive, estudia y trabaja entre A Coruña y Vigo, y aún le queda tiempo para sus aficiones, entre ellas el deporte y el piano. A mediados de septiembre competirá en San Francisco en la fase definitiva del certamen, informa la UDC -miembro de CODDII- en un comunicado.