Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática

Mensajes etiquetados blockchain

Entrega de acreditaciones a la primera promoción de Certificaciones CCII de Desarrollador/a Blockchain Alastria

El pasado 9 de julio se celebró en Madrid la entrega de Certificaciones CCII de Desarrolladores Blockchain Alastria a los 32 técnicos que componen la primera promoción de programadores certificados en blockchain.

 Las certificaciones son un instrumento esencial en el mercado laboral informático, de ahí su impulso por el Consejo General de Colegios de Ingeniería Informática (CCII), en colaboración con la asociación Alastria, que está liderando una estrategia española blockchain con la participación de las multinacionales españolas más importantes. Así como la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR) que ha sido la primera universidad española en promover que su formación en blockchain proporcione a los alumnos la posibilidad de certificarse como Desarrolladores  Blockchain Alastria.

El acto estuvo presidido por la Directora General de Alastria, Montserrat Guardia, el presidente del CCII, Juan Pablo Peñarrubia, y por el Director Global de Ingeniería y TecnologÍa de PROEDUCA, Rubén González. Interviniendo además durante el programa del acto Sandra Alfonso, Responsable de Trasformación Digital de Endesa/Enel y Sponsor de la Junta Directiva y de la Comisión de Innovación y Talento de Alastria, quien ejerció como “madrina” de la promoción y realizó el discurso de honor, Pablo Moreno, Director de la Escuela Superior de Ingeniería y Tecnología de UNIR, Alberto Toribio, miembro del equipo de Apoyo de Tecnología de Alastria, y Director del Título de Experto Universitario en Desarrollo de Aplicaciones Blockchain de UNIR, así como el alumno Alonso García, quien intervino en representación de sus compañeros de promoción.

El CCII ha estado colaborando con Alastria desde el momento de su nacimiento para materializar certificaciones de cualificación de profesionales en el ámbito de las tecnologías blockchain, de modo alineado al mercado y al escenario tecnológico de las infraestructuras y servicios existentes en el marco de Alastria. Siendo la primera certificación materializada la Certificación CCII de Desarrollador Blockchain Alastria, cuya primera promoción de técnicos certificados se presentó en julio.

Fuente: CCII Colegios de Ingeniería Informática (CCII)

Big Data, IA, blockchain, ciberseguridad y realidad digital mejorarán los servicios públicos, según Minsait

(Europa Press) Las elevadas capacidades analíticas que proporciona el Big Data, la revolución de la Inteligencia Artificial (IA), las oportunidades que brinda la realidad digital, la necesaria e imprescindible ciberseguridad o el prometedor blockchain constituyen la base del proceso innovador que están afrontado las administraciones públicas para mejorar la prestación de sus servicios y la calidad de vida de los ciudadanos, según un estudio de Minsait, una compañía de Indra.

El informe ‘Innovación Pública: las tecnologías disruptivas que transformarán las Administraciones’ de Minsait analiza las posibilidades de uso y beneficios de estas tecnologías disruptivas, que ya están impactando en los modelos de negocio actuales y en la forma en que las administraciones públicas van a tener que ofrecer sus servicios a la sociedad.

Para Minsait, la innovación de los servicios públicos depende de la voluntad y motivación de los gobernantes, que deben elegir las soluciones digitales que contribuyan a aumentar la equidad de la sociedad y generen confianza gracias a la transparencia de sus políticas públicas. Es por ello que una correcta elección de las inversiones en tecnologías disruptivas de los gobiernos en los próximos años es «clave» para el futuro del estado de bienestar.

«Nos encontramos en un momento de intenso cambio de la economía y la sociedad, en el que se ha pasado de un entorno en el que prima lo físico a otro en el que prima lo digital y en el que las administraciones públicas deben dar una respuesta integral a los retos y oportunidades que se les presenta en un contexto de cambio acelerado», destacan desde Minsait.

En el ámbito del Big Data, los nuevos modelos y métodos algorítmicos como la analítica predictiva y prescriptiva permitirán crear escenarios para la definición de las mejores políticas públicas en ámbitos como la sanidad, la justicia, la educación o la lucha contra el fraude. Así, detalla que la analítica predictiva emplea datos históricos para identificar patrones y tendencias que ayuden a anticipar lo que puede suceder en el futuro.

APOYO DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

En el caso de la Inteligencia Artificial, Minsait resalta que complementará el trabajo de los empleados públicos y ayudará a prestar servicios de mayor valor añadido y a crear una ciudad más segura. Por ejemplo, gracias a las tecnologías de ‘machine learning’, las plataformas conversacionales o chatbots permiten dar respuesta «de forma inmediata y en cualquier momento» a demandas de información del ciudadano que, de otra forma, podrían exigir múltiples contactos con la administración.

El informe elaborado por Minsait también remarca que la realidad digital, término que engloba a la realidad aumentada, virtual y mixta, contribuye a impulsar el turismo de calidad «atrayendo a los visitantes a espacios físicos y haciéndoles partícipes de experiencias satisfactorias».

Por otro lado, incide en que las administraciones públicas requieren de soluciones de seguridad integral que permitan proteger la huella digital y los datos en un mundo híper conectado en el que el cibercrimen tiene un impacto global de cerca del 1% del PIB mundial. El informe también hace alusión a la necesidad de invertir en concienciación social para que los usuarios tengan suficiente información y usen los dispositivos con acceso a una red de la forma más segura.

Por último, apunta que la utilización de tecnologías basadas en blockchain permitirá optimizar la forma en que se relacionan las administraciones públicas con los ciudadanos y empresas. Así, afirma que aporta grandes beneficios como dotar a los servicios de mayor transparencia y seguridad, reducir los costes de las transacciones e impulsar una participación más activa en las decisiones de las autoridades garantizando la identidad digital y el anonimato.

Ver noticia original en La Vanguardia